martes, 4 de julio de 2017

Hora a hora


El Athletic comenzó ayer la pretemporada en Lezama con veintisiete jugadores, a la espera de las incorporaciones de Arrizabalaga, Williams y Yeray, a las órdenes de José Ángel Ziganda, por ahora, junto al resto del staff técnico, la única novedad en el plantel. Tras los estiramientos y los ejercicios físicos y con balón del entrenamiento matinal, por la tarde llegó la hora de la primera comparecencia en rueda de prensa del nuevo míster en traje de faena. En respuesta a la batería de preguntas que los periodistas fueron formulando, el Kuko dejó varias ideas que nos aproximan a lo que pretende que sea el equipo en esta nueva etapa.

"Es cierto que partidos de preparación de aquí al 27 hay los que hay, los que se pueden dar por las fechas en las que nos vamos a mover, pero sí que vamos a tener entrenamientos buenos y de calidad y luego es verdad también que el día tiene muchas horas y las horas son para aprovecharlas. [...] Ha habido algún dicho o lema de 'partido a partido', el nuestro va a ser el de 'hora a hora' [...] y lo que tenemos que hacer es ocupar y aprovechar el tiempo".
Kuko Ziganda ha respondido así a la cuestión de si es un problema el poco tiempo de puesta a punto que la plantilla va a tener antes de afrontar el partido de ida de la primera ronda clasificatoria para la Europa League, que se disputará el día 27 de este mes. Cualquiera que lleve más de un cuarto de hora viendo futbol sabe que la expresión 'partido a partido' es más vieja que la orilla de la mar. Junto a otras, tan típicas como tópicas, del estilo de 'no hay enemigo pequeño' o 'nada está dicho hasta que pita el final el árbitro', han sido muletillas habituales que la mayor parte de los entrenadores, salvo algunos suramericanos, ciertos rapsodas y Lillo, han utilizado habitualmente para comentar algo sin decir nada. Una costumbre que se remonta a decenios pasados, pero que el crepuscular periodismo deportivo actual ha atribuido, otorgándole la patente y los subsiguientes derechos de explotación, al Cholo Simeone. En los tiempos líquidos en los que nos movemos, en esta sociedad postmoderna, piltrafa posthistórica, ruina postindustrial y todo los demás post que se quieran añadir, decir 'partido a partido' es nombrar el punto uno de la 'filosofía cholista'. Atendiendo a esta lógica, el nuevo entrenador del Athletic pudiera haber formulado el principio básico por el que se regirá el 'kukismo': ¿cómo se plantea la apretada pretemporada? hora a hora; ¿qué horizonte se contempla en la liga? hora a hora; ¿y en la copa? hora a hora...

La pregunta es, ¿qué esconde esa declaración de intenciones del entrenador navarro? ¿Qué puede hacer un equipo de futbol para mejorar, para rendir cada vez mejor y lograr el éxito 'hora a hora', más allá de los entrenamientos? A botepronto, hay varias rutinas que los profesionales, desde jugadores al resto del staff, pueden hacer fuera del césped de los campos de entrenamiento: el descanso, la recuperación, las charlas técnicas, lo que ahora se llama el 'scouting' de los rivales, etc. ¿Se refiere Kuko a esto cuando habla de 'ocupar y aprovechar el tiempo'? Es probable, aunque se percibe algo más y quizás tenga que ver con su principal activo como entrenador durante las temporadas que ha estado en el banquillo del filial: conseguir una implicación total de los jugadores con el equipo y un crecimiento personal destacable a lo largo del curso. Cabe suponer que en entre 'hora y hora' el entrenador rojiblanco hablará con los jugadores, les reforzará en el acierto, intentará corregir el error y, sobre todo, tratará de que todos y cada uno se identifiquen con el equipo y se lo crean. 'Identificarse y creérselo' es algo que para él está en la base del equipo competitivo que hemos visto los últimos años.



Trabajar, física y mentalmente, 'hora a hora' exige mucha voluntad, compromiso y ambición, algo que Ziganda, que ha dicho conocer bien a muchos y muy bien al resto de sus jugadores, sabe que no va a faltar en su plantilla. Por ahora no es más que una declaración de intenciones, un anticipo del capítulo uno del 'kukismo' que deberá ser contrastado con su versión empírica sobre el césped. La letra parece buena, en las próximas semanas empezaremos a ver qué tal suena la música.