jueves, 17 de mayo de 2018

Sobre rugby y la despedida de la temporada en San Mamés

Nos despedimos de esta triste temporada el próximo domingo a las 16:15 frente al Espanyol. A continuación se celebrará el partido de ida de la primera eliminatoria del play-off de ascenso entre el Bilbao Athletic y el Villareal B.

Volveré a San Mamés después de mi experiencia rugbística. Tres finales, tres, he podido ver en dos días. Las de San Mamés las vi una presencialmente y otra por TV, y la de Fadura, de la que apenas se ha hablado, también en vivo.

Al final, el peor partido fue el de la final más importante, siendo la Challenge Cup y la Continental Shield mucho más entretenidas.

Ha sido bonito este fin de semana: disfruté de los partidos y de las dos "fan-zone", pero con ciertas matizaciones:
  1. Las fan-zone están bien para ver el ambiente y darse una vuelta, pero si quieres tomar algo vete a la hostelería bilbaína de toda la vida. Al menos yo pienso así.
  2. Se habla del precio de la caña en la fan-zone del Arenal, pero a mi me pareció mucho peor lo de San Mamés: 6 euros por una caña de 0,0 no muy grande. Un abuso en toda regla.
  3. En lo de los hoteles pienso como al alcalde (mi proceso de jeltzalización, que tanto preocupa a KROMA, continúa): la ley de la oferta y la demanda está bien, pero sin pasarse. No por generosidad (soy fan de Adam Smith), sino por una mirada a largo plazo que preserve la imagen de la ciudad y apoye al conjunto del tejido económico y social.
Y os dejo ya, que como habréis deducido por mi prolongada ausencia, ando hasta las cejas con otras ocupaciones.

P.S. Sobre Israel: no me gusta el abuso del término "fascista", pero por contestar algo a lo que ha dicho Eneko en la entrada anterior, ese mantra que defienden algunos tertulianos de que Israel es "la única democracia" de la zona sería para mearse de risa si no fuera por los muertos y el sufrimiento. Vamos: que quitando la cuestión semántica, estoy bastante de acuerdo con el bravo eibarrés (me refiero a Eneko, no a JOL, aclaro apresurado antes de que a KROMA le dé un pampurrio)

viernes, 20 de abril de 2018

Quid est veritas?

Eso le preguntó Pilatos a Jesús, según el evangelio de San Juan, y eso me pregunto yo después de ver los tres últimos partidos del Athletic: ¿Qué es la verdad? Aunque sería más exacto decir: ¿Cuál es la verdad? ¿La de Villareal y Madrid? ¿O la de San Mamés ante el Deportivo?

Lo que se presentaba como un final de liga anodino mira por donde cobra un cierto aliciente: ver si el Athletic, al igual el gallego del aforismo, está subiendo o bajando las escaleras, como el gato de esta imagen viral. A primera vista es difícil saberlo, desde luego.

Sospecho que en algún lugar hay un entrenador mirando esta cuestión con más interés que nosotros... Porque supongo que el entrenador del Athletic en la temporada 2018-2019 ya sabe que lo será. ¿Será Berizzo, como adelantan varios medios? ¿Será otro?

Claro que igual estamos todos equivocados. Igual la pregunta es qué pasaría si la mejoría se confirma en las próximas jornadas. ¿Se le daría un año más a Cuco? No lo creo, por la confluencia de dos razones: creo que San Mamés ya ha emitido un veredicto inapelable, y en año electoral no veo a la directiva desoyendo ese veredicto.

jueves, 22 de marzo de 2018

¿Es Merino el Ave Fénix?

Con esto del parón el ambigú languidece...

Así que voy a aprovechar la falta de noticias para recuperar una vieja costumbre de cuando al ambigú no existía y mi ex-socio, Sir Piston y yo, escribíamos en la web amiga; costumbre que a veces hemos mantenido aquí, aunque con menos frecuencia.

Me refiero a lo de mezclar fútbol y ópera.

Pero antes quiero tranquilizaros: no estoy pensando en que Merino muera para ver si es capaz de resurgir de sus cenizas.

La idea se me ocurrió el otro día hablando con el KKK sobre los posibles refuerzos para nuestro necesitado Athletic, y coincidimos en que de entre todos los nombres que suenan, hay uno que despierta adhesiones por encima de ningún otro: Merino. Según el Kamarada, caso único en el fútbol mundial: cuanto menos juega, más se revaloriza. Porque, añado yo, ¿alguien ha visto jugar a Merino? Al menos ¿lo han visto todos los que dicen que es EL fichaje que de verdad merece la pena? ¿La mitad? ¿Acaso la cuarta parte?

Con lo que inmediatamente me acordé de una de mis óperas favoritas: Cosi fan tutte, de Mozart.

Al poco de empezar el primer acto, el cínico don Alfonso les dice a los inocentes Guglielmo y Ferrando que la fidelidad de las mujeres es como el Ave Fénix: todos dicen que existe pero nadie sabe donde está. Como la calidad de Merino: todos dicen que la tiene, pero ¿dónde está, que apenas juega?

Y que conste que no estoy diciendo que no valga. Simplemente, me gustaría saber de dónde sale tanta unanimidad.




(A partir del minuto 1:25 aprox)

lunes, 19 de marzo de 2018

Tercer Gran Slam para Irlanda


El sábado, día de San Patricio, Irlanda ganó el tercer Gran Slam de su historia tras derrotar a Inglaterra en Twickenham por 15-24. Mi enhorabuena a los seguidores del trébol. Irlanda ha confirmado ser un gran equipo, construido sobre una delantera que parece una apisonadora verde, y curiosamente Inglaterra se ha venido desinflando como un soufflé: en modo rugby total batieron sin paliativos a la siempre difícil Gales, para luego perder tres partidos seguidos.

En los otros dos partidos de la jornada final se dieron resultados muy apretados: Gales venció por los pelos a Francia en Cardiff (15-14) mientras que Escocia superaba por 27-29 a Italia.

Hablando de rugby, la noticia desagradable es la derrota de España en Bélgica que le aparta del acceso directo al mundial de Japón. Ahora tiene que afrontar una complicada repesca: primero debe superar a Portugal para poder jugarse la plaza frente a Samoa. Difícil. Creo que de perder contra Samoa habría una última oportunidad, puede que contra Canadá, pero no estoy 100% seguro de como funciona esto de la repesca.

Pero la derrota de los leones es desagradable no por el resultado en sí, sino por lo que la que la ha rodeado.

Os lo trataré de explicar:

Si España ganaba se clasificaba. Si perdía, se clasificaba Rumanía.

El equipo arbitral, designado para el partido hace muchos meses, cuando no se preveía esta situación, era rumano.

España pide a la federación que cambie a los árbitros para evitar suspicacias.

La federación, presidida por un rumano, mantiene el nombramiento del árbitro rumano.

España pierde contra todo pronóstico, con un saldo en contra de 24-4 en el número de golpes de castigo decretados por el árbitro (además de algunas otras decisiones arbitrales algo estrambóticas, siempre favoreciendo a los belgas)

Al final del partido, varios jugadores españoles se lanzan sobre el árbitro, que es protegido por los jugadores belgas.

Mi valoración es que, de entrada, la tangana final fue vergonzosa. Los jugadores españoles implicados deberían ser castigados duramente. Por mucha frustración que sintieran, esto es rugby y ese comportamiento fue inadmisible.

Por otra parte, aunque solo vi la segunda parte, sí que el arbitraje me pareció un escándalo. Lo corroboran muchos comentarios neutrales que he leído en la red. Parece que es evidente que España ha sido víctima de una cacicada, lo que no justifica en absoluto lo que pasó al acabar el partido.

Pero arbitraje aparte, España no jugó bien. Es cierto que el arbitraje les pudo desquiciar, pero creo que les pudo la ansiedad, y que Linklater estuvo muy fallón con el pie en las oportunidades en las que España pudo tirar a palos. Algo de autocrítica no vendría mal, aunque tengo la sensación de que pasara lo que pasara ayer estaba escrito que Rumanía se clasificaba. Lo siento, pero lo escribo como lo pienso.

También quiero decir que siento un relativo desapego por esta selección. Por supuesto que prefiero que gane y tal, pero me desconcierta que un deporte de valores como el rugby tenga reglas tan laxas para que jugadores extranjeros jueguen en selecciones que no son las de su país de origen.

No solo España lo hace: creo que en todas las selecciones del Seis Naciones hay algún jugador del hemisferio sur. La propia Rumanía tiene en sus filas a varios polinesios. Pero a mí está selección española plagada de extranjeros... Vale: es legal y no por eso dejo de apoyarla, pero me deja un poco frío. Creo que alguien en algún despacho le debería dar una vuelta a esto, aunque comprenda que por otra parte esto ayuda a impulsar el rugby en países con poca tradición.

Por cierto, ya que hablamos de la selección española ¿Por qué España es el "quince del león"? ¿No es el toro el animal totémico de España por antonomasia?

Lo que me lleva a meter un off-topic con calzador: días después de cumplir 28 años de alternativa, Enrique Ponce ha salido a hombros dos días consecutivos en la plaza de Valencia. Lo de este hombre parece que no conoce límites temporales, aunque parece que las dos salidas no han estado exentas de alguna polémica.

jueves, 8 de marzo de 2018

Camino a Lyon, escala en Marsella



Olympique Marseille - Athletic Club 
Europa League
Octavos de final (ida) 
Stade Vélodrome (Marsella)
Jueves 8 de marzo de 2018, 21:05 h
Bein Sports



 

jueves, 1 de marzo de 2018