jueves, 16 de marzo de 2017

Llega el ____ : Athletic Club - Real Madrid

Un partido de toda la vida
De unos años a esta parte, a los partidos entre el Madrid y el Barcelona se les llama "clásicos". También lo será, digo yo, el enfrentamiento de uno de ellos con "el otro" que les ha acompañado siempre en primera.

Pero parece que no.

Otra palabra que se podría utilizar para referirse a choque del sábado es el de "Derby"; pero estae término hoy en día parece limitado a su acepción de partido entre vecinos. Además, los de la RSOC se mosquean mogollón si les discutes esa forma de referirse a los enfrentamientos entre zurigorris y txuriurdines. También lo hacen los athleticzales que son víctimas del síndrome de EiTB y se han tragado lo de "La Gran Fiesta del Fútbol Vasco", por cierto.

Así que mira por donde se ha creado un vacío para referirse a partidos como el que origina esta entrada. De ahí el hueco en el título, que dejo para que los clientes de este indigno local lo rellenen a su gusto. Adelanto que a mí me gusta "Derby" pero lejos de mí querer dar la impresión de ningunear a la entrañable RSOC.

El partido creo que nos llega en buen momento: los merengues no están en su mejor momento, mientras que nosotros deberíamos habernos cargado de confianza tras el buen partido de Sevilla y la victoria de Anoeta. Todo ello no quiere decir que ellos dejen de ser favoritos, pero sí que la posibilidad de hincarles el diente no parece tan lejana como en otras ocasiones.

Desde luego yo estoy esperanzado y deseando que llegue el sábado para con el corazón en un puño (y la comida en el esófago) dirigirme a San Mamés.

Como habéis dicho en la entrada anterior, en su crisis de juego el Madrid está encontrando un salvavidas en el balón parado con un Sergio Ramos estelar, lo que añadido a cierta fragilidad defensiva nuestra en ese campo, obliga a limitar el relativo optimismo que mencionaba.

Pero con Ramos o no, yo tengo el presentimiento de que podemos ver un buen y disputado partido.

Sábado, 16:15 con arbitraje de Jaime Latre.

viernes, 10 de marzo de 2017

Matinée en San Sebastián

Decidiendo los horarios
Los hados que, caprichosos, deciden los horarios de la LFP han determinado que este año el partido del año de Anoeta se juegue un domingo por la mañana. No es la primera vez: en la primera temporada de Bielsa ya se produjo esa circunstancia y ganamos, a pesar del espectacular zambombazo que nos coló Iñigo Martínez desde una distancia inverosímil, y que significaba el empate a uno en un partido que finalmente ganamos 1-2.

No vi el partido: salió un día magnífico y me fui con la familia a pasar la mañana en un agradable pueblo vizcaíno del interior. Pero vi el empate donostiarra en un bar en el que entramos a tomar el aperitivo antes de volver a comer a casa, y me enteré del gol de la victoria por la radio. Pese a la natural simpatía que uno siente por los vecinos y su obsesión con estos partidos (significan más para ellos que para nosotros), tengo que reconocer que me alegré: el nuevo entrenador no había entrado con buen pie y no habíamos ganado ningún partido de los cinco disputados en lo que llevábamos de liga.

Cito el dato porque estos partidos de cierta rivalidad regional suelen ser atípicos. Otro ejemplo lo tenemos este año: no solo ganamos a la RSOC en San Mamés, sino que nos los comimos en una espléndida segunda parte; pero sin embargo desde entonces nosotros hemos caído en una especie de indefinición futbolística, en la que sumamos puntos, sí, pero haciendo un juego digamos un tanto deficiente, eliminación ante el Apoel incluida. Y sin embargo ellos, desde ese partido, han ido hacia arriba como un cohete.

Por eso, pese a que la clasificación y el nivel de juego actual de ambos equipos apuntarían a un claro favoritismo de los txuriurdines, creo que el pronóstico es mucho más equilibrado por ese grado de imprevisibilidad que acompaña a este tipo de partidos. También hay un precedente que apunta, sino al optimismo, si al menos a no caer tampoco en el pesimismo: parecía que el Sevilla iba a comernos con patatas y sin embargo no fue para tanto y aún perdiendo, hicimos un buen partido que al menos a mí me sorprendió favorablemente

Parece que puede volver Aduriz.

Domingo 12:00 en Anoeta con arbitraje de Sánchez Martínez, colegiado que, como apunta el Mundo Deportivo, tiene unos antecedentes un tanto preocupantes. Ya veremos, pero no nos pongamos la venda antes que la herida. ¡A por ellos!

lunes, 6 de marzo de 2017

¿UEFA posible?


Nos encontramos en medio de uno de esos momentos inciertos en los que es difícil dilucidar si somos carne o pescado. El equipo está haciendo llorar a las piedras con su juego, pero sólo está a cuatro puntos de poder visar el pasaporte europeo para la próxima campaña. Y digo 'sólo' porque el Villarreal, que es quien nos precede y por ahora ocupa esa plaza 'continental', es uno de los rivales con los que hay que medirse de aquí al final de la liga. Algo similar ocurre con la Real Sociedad, ahora quinto y siete puntos por delante: si el domingo al mediodía se produce esa conjunción astral que nos permita volver a ganar un partido fuera de casa un porrón de lunas después, se reducirían a cuatro y mucha tela aún por cortar en la liga.

Como estoy algo espeso mentalmente y confío más en el buen juicio de los parroquianos del Ambigú para interpretar los datos, me limito a reproducir aquí varios elemntos de juicio y analicen sus señorías si, como diría el recordado Howard Kendall, 'UEFA is posible' o no.

En primer lugar, para delimitar el terreno de juego en el que nos vamos a mover, disputadas 26 jornadas, partimos de esta clasificación...


...y de aquí al final nos quedan estos partidos...


En segundo lugar, una recopilación de varios tipos de datos de las últimas temporadas: los puntos sumados en la jornada 26 y al final de la liga, así como los logrados en las últimas doce jornadas (que en la práctica es el tercio final de la competición) y la clasificación. Mi intención inicial era comparar la situación actual con la misma fecha de la temporada pasada. Me fui liando y seguí profundizando una temporada más, otra más y así sucesivamente. Como en algún momento había que parar, establecí el criterio de reunir los datos correspondientes a lo que podríamos llamar genéricamente 'el Athletic en el siglo XXI'. Por situar un tope (además que así se puede vertambién cómo fueron las cosas en la primera etapa de Valverde como entrenador rojiblanco), nada más que por eso. Ahí van los datos...


Con todo esta materia, Uds que son gentes reflexivas e inteligentes dirán: ¿UEFA posible?

martes, 28 de febrero de 2017

Próxima estación: Sevilla

Un rival que impone respeto
Comentaba alguno de vosotros que el calendario nos había sido propicio al hacer que después del varapalo de Nicosia nos esperara un rival tan endeble como el Granada.

El panorama que nos espera en la próxima jornada, que se juega este jueves a las 21:30, es mucho peor: el Sevilla, tercero en discordia de la liga, nos recibe en su campo, con arbitraje de Ocón Arraiz, debutante este año en primera y que no nos ha pitado nunca. Ojalá tengamos un buen estreno.

Lejos queda aquel encuentro de vuelta de la UEL del año pasado, en el que aunque fuimos eliminados jugamos un gran partido. Hoy en día, el equipo aparenta ser incapaz de repetir una actuación que se acerque a aquella, por lo que la jornada tiene un claro favorito, que es el Sevilla de Sampaoli.

Lo malo es que el calendario también se presenta duro en los compromisos posteriores: si bien el Málaga, que nos visita en San Mamés el domingo, no da más miedo que el que podamos tenernos a nosotros mismos, la siguiente salida a San Sebastián y la posterior visita a la Catedral del Real Madrid dibujan un futuro complicado.

Cuatro partidos y ¿tres puntos? Eso dando por hecho que ganemos al Málaga.

No son suficientes, si queremos seguir peleando por la 6ª o 7ª plaza. Hay que asegurar los tres puntos contra el Málaga, pero además hay que luchar para rascar algo en los otros tres partidos difíciles. A Sevilla hay que ir sin vernos derrotados antes de saltar al campo.

Escribía KROMA el otro día que con lo mal que estamos solo nos queda margen de mejora. A ver si es verdad y en Sevilla empezamos a ver la cara buena del equipo. Que haberla, hayla. ¿Hace falta recordar que de los cuatro partidos que lleva perdidos el Sevilla, uno fue en San Mamés?

viernes, 24 de febrero de 2017

A pensar en el Granada

Anoche andaba yo dándole vueltas a de qué diablos iba a hablar hoy, cuando descubrí que está empezando en Philip Island el campeonato del mundo de Superbyke, lo que se me antojó como una tabla de salvación para poder mantener el blog vivo sin tener que mencionar Alesia.

Pero bueno: hoy veo las cosas de otra forma. Ya ha llovido antes y luego escampa. Además, no tengo ni repajolera idea de qué es una "superbyke", y hasta yo tengo mis límites.

En las horas previas a "lo" de ayer, reflexionando sobre lo que habíamos escrito aquí en el Ambigú sobre la importancia de la actitud de salida del equipo, pensé que no había nada que temer en ese sentido, que Tao tenía razón y que el equipo saldría centrado, que eso no ofrecía dudas; pero sí que reparé en algo que me preocupó: la actitud que tendríamos si, por lo que fuera, no conseguíamos ponernos por delante y eran ellos los que aprovechando el típico despiste defensivo (siempre cometemos alguno) marcaban, ¿se desmoronaría el equipo?

Bueno: ya sabéis lo que pasó. No quiero echar sal en la herida, pero después de una primera parte pasable pero sin gol, lo que hicimos en la segunda fue patético, especialmente cuando nos quedamos con uno más. ¡Qué inanidad!

El asunto tiene tres posibles consecuencias. Todas malas. Una es que siendo como era el General Mariosilov responsable de "adoctrinar" al árbitro, ese segundo gol de penalty me hace temer por su futuro en el Partido. Viendo la repetición, da la sensación de que sí que puede haber algo parecido a una falta, pero de esas que casi nunca se pitan dentro del área: para un penalty se suele exigir algo más claro. Pero bueno: creo que ya estábamos con las costuras saltando y que no se puede decir que el árbitro tuviera más culpa que nosotros en lo que pasó ayer.

La segunda posible consecuencia es que esto acabe por decidir la no continuidad de Valverde, que debe estar algo "decepcionado", si se me permite usar un eufemismo. Pese a que entiendo que algunos penséis que la trayectoria de este año apunta a un "cambio de ciclo", sinceramente, no creo que sea un problema de entrenador, y todos los sustitutos que se me ocurren me parecen peores que el Txingurri.

La tercera es que a partir de aquí entremos en depresión, nos dejemos caer y ayer no viéramos solo el fin del sueño europeo, sino incluso el de la temporada.

Por eso el partido ante el Granada ha cobrado una importancia insospechada. Si pagamos la resaca de Nicosia con una derrota ante un equipo que huele a descenso, nos descolgaremos hacia esa zona insulsa de la clasificación, con el riesgo de que empecemos a no tener objetivos claros y vivamos un despropósito de final de temporada.

Para evitarlo es VITAL ganar el domingo.

El partido será a las 18:30 con arbitraje de Trujillo Suárez.

jueves, 23 de febrero de 2017

La batalla de Nicosia

¡Ay! ¡Ese segundo gol!
Me hubiera gustado abrir esta entrada ayer, pero me fue imposible.

Es una pena, porque a lo largo del día de ayer, y durante lo que llevamos de mañana, habéis escrito en la entrada anterior multitud de interesantes comentarios sobre el partido a cara o cruz que tendremos esta noche.

Tan interesantes que, calentado con la apuesta a un hat-trick de Balenziaga que Tao propone a Nowanda, he apostado a que llegamos a los penalties y que Iraizoz para los cinco. De esta me forro.

En cuanto a la polémica entre vosotros, no creo que sea tan enconada. Me habéis recordado al tendencioso comentario que el asqueroso capitalista interpretado por James Cagney en "1, 2, 3..." hace sobre nuestros camaradas de la RDA que heroicamente guardaban la frontera entre lss dos zonas de Berlín: según Cagney algunos eran rudos y suspicaces, y otros eran suspicaces y rudos. Pues en el fondo me parece que vosotros, queridos clientes, os dividís entre los optimistas pero cautos y los cautos pero optimistas. Todos sois optimistas porque somos superiores y vamos con un gol de ventaja, pero todos sois cautos porque os consta que somos capaces de darnos, no uno, sino varios tiros al pie. Las diferencias entre el optimismo desatado del Maestro y la prudente cautela del General, por poner un ejemplo de cada campo, en el fondo son de matiz.

Ya que hablamos de matices, aclaro que en lo que a mí respecta mi optimismo de fondo está muy matizado por la cautela.

Va quedando menos para que salgamos de dudas y veamos si los nuestros se sacuden la condición de "sospechosos" que se han ganado con sus esperpentos fuera de casa, y es realmente la hora de los valientes y hacen un partido contundente que deje en ridículo las dudas y los miedos.

Espero que esas horas de espera transcurran plácidas para los nuestros que se han desplazado a Nicosia, pese al peligro que parece que se respira en el ambiente.

Arbitra el camarada Bezborodov, con el que ya ganamos al Augsburg en San Mamés por 3-1.