martes, 17 de marzo de 2009

Qué gozada!


Estoy en el limbo.
Sobre todo por la fiesta del miércoles copero.
Puedo afirmar y afirmo que disfruté incluso más que en la final del 84 en Madrid. Es cierto que ver ganar la copa al Athletic en vivo fue algo irrepetible, pero mi extremada juventud de entonces y la brutal explosión de pasión que se desató en una, rebasaron mi capacidad de disfrute.
Aquéllo fue como un polvo largamente esperado y que al final resulta demasiado apresurado por culpa de una ansiedad mal controlada.

Sin embargo el miércoles con la templanza de la edad, pude saborear mucho mejor del partidazo de los leones, de la emoción de ver un San Mamés entregado, y de la fiesta de antes y después por Pozas.

Pero también estoy en limbo por el encuentro de las neskas este domingo.

Ya sé que sólo era un partido más de superliga contra un rival "menor" - con todos los respetos al Atlético que está realizando una gran campaña -, una competición que ya está imposible para las nuestras.
Lo que pasa que tuve la buena idea de colocarme en la grada detrás del grupo de "gaztetxoak", las docenas de chavales ataviados con pinturas de guerra rojiblancas que animaban desde su alegría innata a las nuestras, y me sentí como en los viejos tiempos, llena de ilusión por sentirme parte de este equipo.
Y por eso disfruté como hacía mucho tiempo que no lo hacía, del gran partido de las nuestras; salté con los goles de Eli como un gaztetxo más ( y de los demás también, pero es que me coloqué en ese sitio tras el descanso y fueron los txitxarros que más me motivaron, porque además se los merecía más que nadie por el buen trabajo que estaba realizando), y degusté el gran partido de Amaia, de Iraia y de toda la defensa en general (a pesar de que en el gol de ellas anduvieran pelín despistadas).

Así que estoy en el limbo por todo eso. No sé por qué me da que este año me van a tocar dos finales de copa...

El foco: Penalty en contra. El partido está ya resuelto con un 5-1 creo recordar y las colchoneras tienen la oportunidad de maquillar el resultado.
La jugadora rival coge carrerilla y con un toque sutil, casi a lo Panenka, pone el balón aparentemente lejos de nuestra portera, la cual ya está en pleno vuelo a su derecha. Y es entonces cuando ocurre el milagro: Andere se queda por un segundo eterno como suspendida en el aire, con su cuerpo indefectiblemente escorado en una posición sin vuelta atrás logra sin embargo detener el tiempo por un instante. Igual que hizo Nijinski, el mítico bailarín del ballet ruso hace 100 años; él encandiló a los parisinos de la época con un salto prodigioso que desfió las leyes de la gravedad... como Andere, sacando el balón a mano cambiada cuando todos lo veíamos ya besando la red.

...Y yo me alegro infinito: Merezi duzu, neska!

3 comentarios:

Cincinato dijo...

Nowanda, si siempre gradezco tus apariciones en el blog, esta vez el agradecimiento es doble.

No solo mantienes viva la llama que arde por las neskas en un rinconcito de este ambigú, sino que además nos insuflas algo de optimismo y de buen rollo después del mal cuerpo que nos ha dejado, no ya el partido, sino el rodillo mediático que está reescribiendo lo sucedido en San Mamés.

Me ha encantado sobre todo lo que cuentas del paradón de Andere. Siempre he tenido fe en esa portera y me alegro mucho de que haya merecido tu foco.

Cincinato dijo...

Una cosita más.

La diablesa dixit:

"Aquéllo fue como un polvo largamente esperado y que al final resulta demasiado apresurado por culpa de una ansiedad mal controlada."

No he visto nunca una explicación mejor de cómo recuerdo yo aquello. Sí. Fui muy feliz y disfruté mucho. Pero siempre me ha quedado una extraña sensación que tú has explicado perfectamente.

Rote dijo...

La verdad es que un poco de aire fresco llegó a Lezama el pasado domingo con aquella cantidad de niños y niñas vestidos y pintados de rojiblanco animando sin parar a su equipo. Fue fantástico.
Yo como llevo haciendo desde hace varios partidos me puse en una esquina y con la música del mp4 a tope para no oir comentarios chorras y así no entrar al trapo como ya me ocurrió una vez.
Estoy de acuerdo en que el At. de Madrid fue más complicado de lo que el resultado demuestra. Bien colocadas con las ideas claras.., no hay más que ver sus resultados y que fueron capaces de ganarle al Levante en Valencia.
Lo cierto es que fue un buen Athletic que jugó, tocó y goleó sin Arrate por sanción, Joana por lesión y con mucha sangre fresca y jóven en el equipo.
Esperemosque se cumplan tus pronósticos de bruja y haya dos finales este año.
En lo que respecta a Andere yo también me alegro infinito.