viernes, 4 de abril de 2008

La guerra de Líbano...


¿Os acordáis, amigos y clientes, de Álvaro Líbano, aquel jugador que comenzó la temporada en el Bilbao Athletic, tras hacer una magnífica temporada con el Sestao, y luego fue traspasado a mitad de temporada al Ontenyient porque parece ser que aquí, con Liñero, no acababa de cuajar en su juego?...

Pues esto viene hoy publicado en el semanario Cantera Deportiva, en la Sección de opinión, sobre la trayectoria de este chaval de Plentzia en el equipo alicantino, en donde recaló hará ya tres meses:

La guerra de Líbano

Líbano afronta semana tras semana su particular batalla contra el gol. El delantero de Plentzia cae una y otra vez en la burla de un balón juguetón que parece disfrutar con la guerra psicológica a la que está sometiendo el joven vasco. Convertido en elemento imprescindible de la maquinaria del profesor Aparicio, su presencia en el once casi asegura la victoria de su equipo. Desde que llegó en el mercado invernal ha jugado nueve partidos cosechando ocho victorias y un empate, el cosechado ante el lider y que el mismo pudo cambiar de sino de no haber mandado al limbo una ocasión de oro. Fue su gran momento. El gol ante el Girona hubiese supuesto una victoria trascendental, su Trafalgar particular contra la rebelión del gol. Pero volvió a perder una batalla; el barco de su ilusión sucumbió ante el cañonanzo seco y certero de un esférico irreverente que rematado apenas a dos metros de la meta se fue a buscar a las nubes.

El jugador cedido por el Athletic sabe que vino a un Club marcado por el sambenito de "no tenim gol". Se le apuntaba como el salvador, el nuevo Loinaz que cargado con su carcaj de flechas envenedadas amedrantaría a los porteros que se pusiesen delante. De momento no ha sido así pero su fama le precede. Es un lujo para el Ontinyent, firmado por el Athletic, en dura pugna con equipos como Villareal u Osasuna, procedente del Sestao. Caparrós le hizo debutar con el primer equipo en pretemporada. Ahí es nada. Alvaro acabará la temporada con, al menos, cinco goles. Sólo es cuestión de abrir la lata.

Rematador puro, ariete zafador, hombre de equipo, capaz de meter en vereda a las zagas contrarias, lucha los balones altos, provoca faltas en territorio comanche, no se arruga en el cuerpo a cuerpo y es una clara referencia ofensiva. Ha sido coprotagonista de acciones trascendentales, ha provocado penalties, ha dado asistencias... muchas son sus virtudes que han permitido que el Ontenyient con él en el campo mejore de aspecto. Distrae atenciones para liberar las llegadas de la segunda línea. Montalva coge aire y las bandas ganan en libertad de acción y de opción.

Líbano no está venciendo su batalla particular con el gol, pero está siendo uno de los héroes en la guerra de su equipo por hacer algo grande. Y al fin y al cabo, ganar la guerra siempre es mas importante que ganar una batalla.

Arturo Reig (Jefe de prensa del Ontinyent CF)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me voy a Beirut a tomarme un pinchito de tortilla con un crianza, entre Maronitas que resisten en tierras sarracenas..

Cincinato dijo...

En resumen: ¿vale o no vale?

Leyendo el artículo parece que vale.

Entonces ¿va a volver o no?

¿A dónde? ¿Primer equipo, filial, otra cesión?

¿Y Velez?

¿Y el Llorente del Valladolid, que no se decarta todavía?

Normalmente cada verano nos preguntamos por la lista de altas.

Tenemos una situación económica pésima y una plantilla inflada.

A mí me empieza a preocupar la lista de bajas. La necesitamos como el comer.

Anónimo dijo...

la lista de bajas

Si entre las bajas hubiera alguna lista me la pido.Y tambien me pido a la tonta de altas.....

Pistongorri dijo...

A mi el hecho de que en esa ciudad estén encantados con Libano pese a que no haga gol, , junto con otros hechos acaecidos en el Bilbao Athletic, me invita a una serie de reflexiones:

Una reflexión viene derivada de los comentarios de Taoteking de que en este Grupo nuestro de la 2ª B no se juega al fútbol como en otros. ¿Será esa una de las causas de que Líbano encaje mejor allí que aquí?. Lo dudo, ya que en el sSstao descollaba

Otro pensamiento, derivado del anteriro, viene como consecuencia de ver que también Moya este año está desconocido en cuanto a rendimiento en el campo respecto a la pasada temporada en el Barakaldo, donde con Vélez y Alba fueron los tres jugadores claves de la buena temporada. Si a eso le añadimos que hay jugadores como Beñat, Angulo etc que parece que no son tampoco sombra de ellos mismos... ¿Será que el problema reside en el propio Bilbao Athletic, su idiosincracia y su habitat, diferente al de un equyipo de 2ª b vizcaino, y el problema es independientemente de quien sea el entrenador?.

A este respecto, recurdo que vi jugar a Susaeta un par de veces en el Bilbao Athletic, tras bajarle de nuevo al filial, y no era ni por el forro el jugador brillante de Primera.

O una sospecha final... ¿Todo será meramente a causa de una mala gestión de este equipo desde el banquillo esta temporada puntual?.

Creo que el año pasado también coqueteamos con el descenso...

Luego...

Taoteking dijo...

El asunto de las bajas es muy importante.

En las últimas temporadas todos los entrenadores anunciaban una idea inicial: contar con una plantilla de 20, 22 como máximo, y acababan teniendo que trabajar con ciento y la madre.

En la actual plantilla del Athletic hay, al menos, media docena de jugadores que saben perfectamente que están para cortar el cupón, que muchas cosas tienen que pasar para que jueguen cinco o seis partidos en toda la temporada. Estos jugadores, por muy honrados profesionales que sean, no pueden estar entrenando al nivel que tiene el que sabe que va a ser titular o que tiene posibilidades de serlo. Por lo tanto, lo que están haciendo es bajar el nivel de competitividad de los entrenamientos y, por extensión, de la plantilla en general.

Cambias esos cinco o seis por un fichaje que venga a ganarse el puesto y un par de jugadores que hayan tenido un buen periodo de cesión (como Líbano y Vélez), más tres con ficha del filial pero que trabajen con el primer equipo, y has sustituído a unos jugadores que aquí ya no van a aportar nada por seis que vienen a tope de ilusión, con ganas de triunfar y con la idea de ponerselo dificil a los titulares. Y así consigues una plantilla más competitiva.

Actualmente como no hay nadie que se encargue de planificar algo tan sencillo como esto, me da la impresión que va a tener que ser el propio Caparrós el que ejerza de director deportivo "in pectore".

Taoteking dijo...

Piston, te preguntas por qué Líbano destacaba en el River, o Moya y Vélez en el Baraka, y, sin embargo, no lo hacen en el Bilbao Athletic.

No sabría responder a eso, pero observa un par de datos.

Este año en el Bilbao Athletic han llegado a participar hasta 29 jugadores. Podemos prescindir de Susaeta (Markel) y Vélez que han estado con el primer equipo desde la pretemporada y su participación en el filial ha sido pequeña (4 y 7 partidos, respectivamente).

¿No son demasiados jugadores para un equipo del que sólo ha subido al primer equipo Aitor Ramos (16 partidos con el filial)?

Además, si se observan las alineaciones durante la temporada, no hay un equipo "tipo": continuos cambios, entran unos, salen otros, hoy uno juega en un puesto, mañana en otro...

Esto habría que compararlo con las alineaciones del Sestao o del Barakaldo el año pasado y comparar, ver si había cierto grado de estabilidad en el equipo "base" que permitiera que los jugadores tuvieran mejores prestaciones.