miércoles, 12 de diciembre de 2007

Athletic 451...

No... no son los partidos jugados en Copa... o los goles en competiciones europeas de los jugadores rojiblancos...

La cifra "451" son los grados de temperatura en la escala Farenheit a la que el papel de los libros se inflama y arde.

Guy Montag es un bombero del futuro que pertenence a la "Brigada 451" pero que tiene una actividad muy particular, ya que no se dedica a apagar incendios, sino que los crea quemando libros ya que, según su gobierno, leer impide ser felices porque genera angustia entre los humanos; al leer libros con mensajes contradictorios, y con argumentos opuestos, los hombres empiezan a ser y pensar diferente, cuando resulta que son mas felices cuanto mas iguales son.

La Brigada 451 acude, con su camión "salamandra", a la llamada de emergencia de cada propietario de libros localizado, ciudadanos que son denunciados por sus convecinos (estar en posesión de libros es un crimen en ese régimen), y lanzan petróleo sobre ellos tras apilarlos, para incinerar hasta la última hoja públicamente, ante los ojos de los ciudadanos.

El Capitán de la Brigada de Montag, Beatty, piensa que los libros sólo sirven para hacer sentir mal a las personas, y que los tratados de filosofía sólo dicen que el autor tiene la razón y los demás no. El Capitán afirma que la filosofía es "cuestión de modas". Es un hombre sagaz.

En este aparente "mundo feliz", Montag conoce a una joven, Clarisse, quien le cuenta que a ella y a su familia los tachan de "antisociales" porque formulan preguntas, en lugar de que su entorno las pregunte y las respondan ellos mismos. Al principio, Montag la etiqueta de loca, pero la joven empieza a generar en el bombero la duda sobre si verdaderamente es un hombre feliz.

Montag acude a "un incendio" en el que había que quemar la casa de una anciana que tenía una biblioteca clandestina. Antes de echar el petróleo, Montag coge un libro y lo esconde. La propia vieja prende fuego con una cerilla, y se autoinmola a lo bonzo, lo que impacta aún más a Montag y le hace dudar.

En casa de Montag, su esposa, totalmente alienada, sólo está interesada en lo que emiten tres pantallas de televisión que hay en la sala. Montag quiere compartir con ella sus inquietudes, pero ella se niega a escucharle. Montag comienza entonces a frecuentar los círculos de los lectores clandestinos de libros.

Un día, al llegar a su casa, encuentra a su esposa y a unas amigas hablando. Molesto por su ignorancia y por ver que son incapaces de dar cariño incluso a sus maridos e hijos, Montag saca un libro de poemas y lee uno. Una de las amigas se pone a llorar y otra se enfada con él.

Finalmente decide enfrentarse a su Capitán Beatty, pero éste se muestra muy astuto y no consigue derrotarlo. Suena de pronto en la Brigada un nuevo aviso de alarma y deciden atenderla. Era la casa de Montag. Al llegar el camión-salamandra, su mujer sale corriendo de la casa. El Capitán le dice a Montag que fue ella quien hizo la denuncia. Le ordena quemar a él mismo la casa, a la par que empieza a golpear y a provocar a Montag. Enfurecido, Montag quema vivo a su Capitán con su lanzallamas.

Montag huye ayudado por sus amigos, los poscritos literarios y, a pesar de que se había organizado una intensa búsqueda, logra escapar, dando finalmente con un grupo de académicos, los hombres-libro, cuya misión es memorizar libros para transmitirlos oralmente y así, un día, poder imprimirlos.

La película de Truffau, basada en el libro de Roy Bradbury, pone en evidencia la sociedad orwelliana en la que Montag y sus coetáneos viven adocenados. Una Arcadia aparentemente feliz donde la libertad de pensamiento no está permitida, la lectura está absolutamente prohibida y donde charlar, discrepar, formularse preguntas, debatir, o cualquier actividad que induzca al pensamiento diferente está mal visto por todos. Tan solo está permitida y fomentada la T.V. pública.


A lo largo de estos años he asistido en foros a duros debates sobre la intangibilidad de la filosofía que ha seguido el Athletic. He visto de todo: a numerosos aficonados/socios "puristas" - los mas- defender con vehemencia que sólo pueden tener cabida jugadores nacidos en Euskalherria o formados futbolísticamente en Clubs vascos desde chavales... pasando por hinchas con posiciones intermedias en las que se admitía también a hijos de peñistas foráneos o descendientes en primer grado de vascos de la diáspora,... o incluso nacidos en provincias limítrofes... hasta digamos "apóstatas" partidarios de fichar jugadores de calidad independientemente de su lugar de nacimiento o formación...

La pléyade de epítetos peyorativos y descalificaciones personales que se han dedicado unos a otros para menoscabar al que pensaba diferente podría dar para llenar las páginas de un voluminoso tratado del insulto y menosprecio. Pocas veces se mantienen las formas en el transcusrso del acalorado debate.

Pero hay un hecho de toda esta diatriba "filosófica" que me molesta en sumo grado. La circunstancia de etiquetar como un "traidor" o un "hereje" al que no es partidario de mantener la filosofía y prefiere abrir las fronteras y jugar con jugadores foráneos.

Y viendo esta reacción tan "totalitaria", me surge una serie de inquietudes, como converso que soy de dicha forma de entender la filosofía del Club...


¿A qué tenemos tanto miedo los que somos partidarios de la ortodoxía de seguir jugando con gente de la tierra, si "los infelices" se supone son "los otros" y son además muy pocos los que se hacen preguntas "estúpidas" sobre quiénes somos o adonde vamos?.

¿Acaso cuando te haces socio de este Club, además de la cuenta bancaria, un par de fotos, tu DNI, nombre y domicilio, te piden un juramento de fidelidad a los principios zurigorris?...

¿Dónde están escritos en los Estatutos esos inviolables preceptos que debe cumplir un jugador para vestir la zamarra rojiblanca para que así sepan los socios "conjuros" que herejía han cometido y dónde se encuentra en la carta fundacional del Athletic ese hipotético mapa cartesiano que delimita el lugar de nacimiento ?.

¿Quién ha sido ungido entre la masa social del Club para poder ejercer el papel de Inquisidor y acusar a otro de "impío" y fomentar su destierro a otro Club distinto al que ha seguido desde pequeño?.

Sospecho que detrás de esta sarta gratuita de descalificaciones hacia "los disidentes" se esconde un miedo cerval a que el Athletic pueda ser vivido o mantenido de forma diferente a como cada uno lo sentimos, lo percibimos,... o nos lo han hecho percibir.

¿Por qué hay tanto pavor a que haya muchos socios con el carácter timorato del protagonista Montag que, ante una racha desastrosa a nivel deportivo, crean que la filosofía sea realmente "una cuestión de moda" y se dejen seducir por los posibles títulos a conseguir, como el bombero con la bella joven?.

¿O tan sólo obedece esa reacción visceral al hecho de que como es un sentimiento tan primitivo, tan enraizado, creemos que algo tan atávico debería ser procesado de la misma manera por todos y cada uno de los que sufrimos y gozamos con él?,... como si fuese la sensación primigenia del hambre o de la sed, y no pueda ser modulado con el paso del tiempo...

Craso error...

El Athletic, nos une a todos,... pero no es de nadie... aunque tampoco es un ente apátrida... mas no cabe en él que ondee otra bandera que la rojiblanca...

Y hereje es, en realidad, quien pretende apropiarse de su historia, de su idiosincracia, o de su futuro, en base a sus particulares y sesgadas creencias políticas o personales...

Yo no tengo ningún miedo a que la postura de "los revisionistas" de la filosofía rojiblanca acabe siendo mayoritaria.

Por ello no me altera en absoluto que ellos deambulen por nuestras calles, debatan en los foros, escriban en los periódicos, hagan mítines, o se sienten en un asiento de socio al lado mío.... De ahí que, cuando les detecto (leo), jamás les denuncio a la Brigada 451, ni tampoco acudo a esa llamada de la campana del bombero cuando recibe un aviso de "biblioteca clandestina"...

Yo no recelo de "los libros" aunque contradigan, a menudo, mi pensamiento o mis creencias,... ya que si algo sé que soy fundamentalmente es un ser contradictorio.

Pero no es precisamente en mi forma de entender este Club donde esa cualidad mas se haya hecho patente, aunque debo confesaros una cosa:

Cada vez tengo mas miedo a que el talibanismo excluyente se apodere del Club, ya que observo que la defensa de la filosofía de competir sólo con vascos se propaga facilmente asociada a otros peligrosos compañeros de viaje: la política, el patrioterismo rancio o la xenofobia,...

Hace poco leí a una forera, supuestamente inteligente, que en el Athletic no podían jugar los españoles... Me quedé perplejo...

También percibo con la misma intensidad ese otro odio proviniente del "exterior" hacia nuestro hecho diferencial de jugar con estas condiciones peculiares. Noto ese afán de acabar como sea con nuestra singular "disidencia" a la hora de competir con respecto a todos los demás, supuesta debilidad que nos ha mantenido vivos, en Primera, todos estos años, en un hábitat hostil. Hay también ahí fuera bastantes "Capitanes Beatty" deseosos de aplicar un manguerazo de fuego a todo lo que huelan a euskaldún...

Para finalizar, por si acaso voy a ir escogiendo un libro de mi biblioteca particular, un libro que leí en mi juventud sin comprenderlo muy bien, para ir poco a poco memorizandolo,...

Es por si, en el futuro, acaba triunfando "el pensamiento único" y nos convertimos todos en clones, tipo la oveja Dolly, creados por un único ingeniero genético que nos introduce en el cerebro el mismo chip pnemónico con idénticos recuerdos,... mismo pasado,... igual filosofía... para que así seamos felices mientras visionamos todos los días, y a todas horas, en la pantalla de la caja tonta el único programa que se emite por el Canal 451...

La novela elegida se titula "El lobo estepario"...

Espero que me dé tiempo a leerla, y no acabe teniendo que inmolarme prematuramente con mi libro inacabado, como aquella anciana, cuando lleguen de repente "los bomberos"...



¿Y tú, amigo zurigorri?...

Si tuvieses también que convertirte en un hombre-libro...

¿Cuál aprenderías de memoria para librarlo de la quema?...

14 comentarios:

elwood dijo...

La verdad es que el debatir sobre la filosofía del Athletic , me cansa y me agota mentalmente, además de aburrirme.

Creo que lo que mejor lo defines es la frase "en el Athletic juegan los de aquí" , que he oido siempre y la clave está en la palabra aquí , pues es tan ambigüa que abarca , a los primeros ingleses que vivían aquí por motivos laborales , a los nacidos aquí, aunque solamente sea esto y hayan hecho toda su vida fuera de Euskadi, como por ejemplo Rios al que le he visto por Portu dos veces en mi vida ,a los venidos aquí por motivos económicos y a los que se puedan sentir de aquí , independientemente de lo que diga el DNI , pues al final ,el sentirse de aquí , no es mas que un sentimiento, quizás mucho mas arraigado que el de nacimiento.
Esto es tan ambigüo que nos permire hacer ciertas trampillas de vez en cuanto, pero siendo acusados por los que continuamente hacen trampas y contaminan el campeonato con extracomunitarios, comunitarios-B, matrimonios de conveniencia, falsos pasaportes...

La actúal filosofía del club, es deliciosa y es tan facil seguirla , como la de aplicar el sentido común a la hora de aplicarla. Pero tiene un gran peligro, la política o mejor dicho la politización que de ella quieren hacer ciertos grupos, de ambas ideologías. Los que dicen que solamente pueden jugar jugadores que se sientan solo vascos y no españoles , con lo que ya estarías excluyendo al 50% de los nacidos en Euskal Herria según las últimas elecciones y que ven un arma mas, para luchar contra el imperialismo español y los del otro lado, que acusan a esta forma de ver el futbol, de anticuada , Xenófoba y racista , tambien, pàra luchar contra el nacionalismo.

La actúal filosofía,se forjó despues de la guerra in-civil de 1936. Hasta entonces el Athletic había fichado regularmente ingleses para ganar campeonatos, trayendoles a diversas localidades vizcaínas para no llamar la atención, eran los llamados barakaldesitos, que ocasionó , que en 1910 , el Athletic fuera desposeido de un título, por tener demasiados extranjeros.
Después de la guerra, los dirigentes rojiblancos , eran tan franquistas y tan fachas , que tenían que demostrar su vasquidad, no permitiendo mas que jugar a gente de la tierra , y a partir de aquí se fué formando la actúal tendencia, como cuando un árbitro, para demostrar que no ayuda al Athletic, le pita dos penaltys injustos, para demostrar su limpieza.

Esto no es cuestión de modas, es lo que hace que sea un club diferente y atractivo para la gente, pués destila cierto aire de romanticismo, de revolucionario que lucha contra el poder establecido, de David contra Goliat y si se cambiase, creo que ya no sería el Athletic.

La película con la que ilustras tu magnífico tema, cuado la ví , me causó gran impresión, su ambiente claustrofóbico, el fuego... quizás con 1984, la que mas ma ha hecho pensar.

Me encantan los libros que tratan sobre el Athletic, creo que tengo mas de 20, no solo relatos de su historía , si no temas transversales en el que aparece el club y creo que se debería de estudiar mas estos, pues denotan la verdadera idiosincrasia de este club.
Yo recomendaría leer "Belauste, el cabalerro de la furia". Creo que relata , con la vida de un mito todo lo que es el Athletic, sus leyendas y sus contradicciones , pero el Athletic.

Anónimo dijo...

La filosofia del Athletic como debate me aburre,lo cual no quita para que deje mi opinión, tal valida como otras o tan invalida como otras, pero mia.
Suponer que alguien defiende el "ario" vasco es equivocarse.
Detractores y favorables a nuestra peculiar filosofia tienen sitio en este equipo,liquidacionistas y agoreros tambien.
Evidentemente que existen leyes que te dan la ciudadania vasca, la ciudadania administrativa, y asi debe ser, pero que puedas votar, residir, trabajar e incluso postularte a Lehendakari, no te da derecho a vestir la zurigorri.
El hijo del peñista de Minglanilla puede llegar a presidir el EBB, la BBK, regentar la herriko taberna de Zeanuri, pero salvo que circunstancialmente resida aqui, no podra jugar en el Athletic.
Pero no es ideologia, el mismisimo Jaime Mayor Oreja, prohombre democrata y donostiarra si puede jugar en el Athletic,¿Pero es mas español que la mortadela con aceituna? no importa, entra en la filosofia.
El Athletic aglutina sensibilidades , no soy yo el guardian entre el centeno de la ortodoxia, pero si condiciono mi pertenencia como simpatizante del Athletic a que nos ciñamos a nacidos o criados futbolisticamente en cualquiera de los 7 Herrialdes.
Soy y estoy , el dia que la mayoria quiera clavarle un rejon de muerte a nuestra filosofia, ensanchandola o costriñendola, pues eso, me dedicare a la petanca.
No soy ni racista ni xenofobo, y acepto gentes que no cumplen la filosofia en cualquier otro orden de la vida, todos son bienvenidos al crisol social vasco, y sus natalicios veran algun dia la gloria de corretear por San Mames.
Recordaros que el Caballero Legionario Millan_Astray le espeto a Unamuno ( que si cumplia la filosofia) "Viva la Muerte", de como la Cultura Bilbaina desde siempre ha estado enfrentada con el fascismo totalitario español.....(jajajaja permitirme la licencia)

Pistongorri dijo...

¿En Rekalde no teneis biblioteca?...

Lo digo porque se te olvidó escoger un libro para memorizarlo...

Anónimo dijo...

"De Gernika a Nueva York, pasando por Berlin" probablemnte el unico jugador del Athletic que ha escrito un libro, un tal Jose Antonio Agirre Lekube.
¿Bibliotecas en Rekalde??? y sustraernos del placer de ver arder tanta cultura ........

Kaiser_sacze dijo...

aun no viniendo al caso, si he de convertirme en libro...que sea en La Venganza de Don Mendo...


y que si hemos de ser vejados y vilipendiados...que nos quede al menos el recurso de la Venganza y el pensar que LA HISTORIA SIEMPRE SE REPITE...

Taoteking dijo...

Es necesario acotar el objeto del debate para no caer en discusiones bizantinas.Hablamos de la "filosofía" del Athletic cuando creo que nos debemos estar refiriendo a otra cosa.

Etimológicamente, del griego, filosofía es "amor a la sabiduría". Hablar de la filosofía del Athletic nos llevaría a analizar la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de cuanto es, ha sido y será el devenir zurigorri, de manera que el conjunto del conocimiento de ahí surgido (la filosofía del Athletic) sea expuesto de forma sistemática.

¿Nos referimos a esto cuando hablamos de la "flosofía"? No creo. De hecho, me atrevería a decir que no sabemos si existe "una" filosofía del Athletic, sino más bien varias. Lo mismo que existen diversas filosofías de la vida, de la política, del alma o de la historia.

De lo que estamos hablando realmente es de un concepto que yo esquematizaría en tres círculos concéntricos, cada uno de ellos representativos de tres ideas: modelo, tradición y costumbre. La comprensión de estos tres conceptos es lo que nos permite comprender las características que definen al Athletic.

En primer lugar, el círculo más amplio, que engloba a los otros dos, es la costumbre: hábito o modo habitual de prodecer o conducirse. Se trata de una práctica que, por ser de uso frecuente, ha adquirido fuerza de precepto. La costumbre en el Athletic ha ido caracterizando a la propia institución, no tanto porque se remonte a su origen primigenio sino porque desde hace muchos lustros, a fuerza de repetir unos usos de forma natural, ha ido tomando categoría de norma a respetar.

El segundo círculo, incluido en el anterior, sería el que representa a la tradición: la transmisión de doctrinas, ritos y costumbres hecha de padres a hijos con el paso de los tiempos y la sucesión de las generaciones. Aquí cada uno de vosotros podeis prestar testimonio de lo que la tradición familiar ha supuesto para que por vuestras venas corra sangre zurigorri. Añadamos un matiz: no sólo hablamos de la tradición familiar, la tradición también hace referencia a la manera en que los pueblos o las comunidades de personas conservan y transmiten dichas costumbres. En el caso del Athletic es obvio, por tanto no merece la pena explayarse más.

Finalmente, el tercer círculo, el interior, incluído en los otros dos, que es la parte más visible de la ideosincrasia rojiblanca: el modelo. Es la forma práctica en la que el Athletic adapta sus estructuras deportivas a la costumbre y a la tradición. Es curioso observar cómo Joaquín Caparrós se ha agarrado a este concepto desde que llegó, refiriendose siempre al "modelo deportivo" del Athletic.

Taoteking dijo...

Después de la digresión teórica, voy a deslizarme por la ladera fáctica del debate.

Soy partidario convencido de que el Athletic continue con el modelo deportivo tradicional basado en la costumbre de que nuestra plantilla esté formada por jugadores procedentes de nuestro ámbito más cercano. Este sería el mínimo común del que deberíamos partir, para, posteriormente, ir explorando los aspectos fronterizos del asunto y, si son interesantes a priori, estudiar su conveniencia y encaje en el modelo.

Por ejemplo, un aspecto fronterizo puede ser la consideración de fichable un jugador tipo Gaizka Mendieta o Roberto Rios: vasco de nacimiento, hijo de vascos, pero criado personal y futbolísticamente fuera de Euskadi. Por ahora, este tipo de casos ha sido de general aceptación y se han añadido al modelo de forma natural.

Otro ejemplo, sensu contrario, ha sido el de los jugadores que no son vascos de nacimiento, que no se han criado ni personal ni futbolísticamente en Euskadi, pero que son descendientes (en diferentes grados) de vascos. Aquí, en general, no ha habido aceptación mayoritaria para que esta interpretación se incluya en nuestro modelo (caso Kepa), si bien algunas decisiones desde las respectivas directivas han hecho que casos de este tipo se incorporen por la vía de los hechos consumados (en su día Mario Bermejo o actualmente el portero del juvenil, el chico italiano Imanol).

En realidad, la casuística puede ser muy variada y sería prolijo ir desgranando ahora una por una cada posibilidad. Tampoco es del todo nuevo para el Athletic y para sus aficionados afrontar este tipo de situaciones, lo que ocurre es que antes se optaba por una linea más estricta (¿podrían haber jugado en el Athletic Chus Pereda, Jones o Garate?) y ahora, por diversas circunstancias, hay una disparidad de criterios mayor.

De lo que yo sí huiría como de la peste es de debates de tipo esencialista: ¿un jugador latinoamérica puede considerarse vasco porque lo sean sus padres, sus abuelos o lo hayan sido sus bisabuelos (en el caso del jugador del Espanyol Zabaleta, su pariente vasco más cercano es un bisabuelo)? Esto me parece fuera de lugar. Según esto, se podría buscar en muchos otros sitios. Una curidosidad: la provincia española que, en relación a su número de habitantes, más apellidos vascos tiene es Albacete. Parece ser que se produjo una migración masiva de vizcainos hace tres o cuatro siglos. ¿Dónde ponemos el listón del ascendiente vasco? ¿En el bisabuelo? ¿En el tatarabuelo? ¿Cómo vería Luis Solar instalar escuelas del Athletic en Albacete?

No obstante, la irrupción de Koikili, el interés que parece existir por Toquero o los rumores sobre Joseba del Olmo, lanzan rayos de esperanza para muchos aficionados como yo. La razón es que la existencia de este tipo de jugadores vendría demostrar que hay mucho tajo por hacer aún en las zonas centrales de nuestro modelo, en los caladeros más cercanos, antes de tener que lanzar nuestros aparejos en las cercanías de nuestros límites (por dentro o por fuera de ellos). Si salen jugadores competitivos del futbol vizcaino (o de los equipos convenidos de los otros territorios), ¿para qué meterse en jaleos y en dispendios innecesarios?

Respeto a quienes ven al Athletic de otra forma, aunque discrepo de su punto de vista. No me parece bien que esa posición se "criminalice" (como en Fahrenheit 451 lo eran los libros), pero también habría que puntualizar un par de cosas.

Una, que se trata de un grupo de aficionados minoritario. Eso no los descalifica, pero sí debería otorgarseles la importancia que realmente tienen y no la sobrerrepresentación que desde algún medio de comunicación se les ha pretendido dar. Una magnificación que ha emergido al socaire de los tiempos de crisi e incertidumbre que vivimos.

La segunda matización me preocupa más. Desde este "movimiento de apertura de fronteras" (para entendernos) no son minoría los que tratan de argumentar su posición basandose en una posición de superioridad intelectual e, incluso, moral. No es raro que desde estas posiciones descalifiquen a los que no compartimos esta visión con apelaciones a nuestro supuesto anacronismo o, peor, que nos tachen de xenófobos.

Efectivamente, cada cual es libre de opinar como quiera de algo tan esencialmente afectivo como es el Athletic. El problema es que dificilmente se va a encontrar una posición común si lo que se propugna es la ruptura frente al pasado. Esta vía rupturista dificlmente será una alternativa con ciertas posibilidades en el seno de la familia zurigorri. En el fondo, de seguir este debate en estos términos lo único que se va a conseguir es una desunión nunca antes conocida en esta institución.

Lo más probable, a expensas de unas circunstancias dificilmente previsibles en el mundo del futbol, es que la adaptación del Athletic a los cambios se haga de la forma que se citaba en "El Gatopardo" de Lampedusa, que las cosas cambien para que todo siga igual.

Pistongorri dijo...

Sólo te diré una cosa, taoteking:

Es una frase de Marco Tulio Cicerone en una de sus famosas catilinarias:

Luce sunt clarion tua concilia omnia (todos tus consejos son mas claros que la luz)...

Hacía tiempo que leer a alguien sobre un tema concreto no me producía tanta gratificación...

Me alegro infinito de escribir estas entradas con tintes "cinéfilos o literarios" tan sólo por leer vuestras respuestas...

Pistongorri dijo...

Por cierto taoteking,leyendote, no me creo que no tengas en tu casa una biblioteca clandestina...

Te lo digo porque, finalmente, no has escogido un volumen para memorizar,... y aquí no vale que elijas el libro de Lao Tsé... jajaja

taoteking (en proceso de reconversión) dijo...

"Muerte accidental de un anarquista" de Darío Fo, o quizás "El extranjero" de Albert Camus. No me decido, porque también salvaría "Pedro Páramo" de Juan Rulfo......

Joder, Pistongorri, me has fastidiado la tarde. Hoy no voy a poder dormir: me he dado cuenta de que no tengo un libro favorito.

Me voy a pensar qué libro salvaría (y de paso, por si surge otro día, una película, una canción, ...)

P.S.: De Lao Tze, lo justo, no te dejes engañar por las apariencias. Un día se dieron una serie de casualidades, coíncidiendo una página de un libro abierto que mencionaba el taoismo y la inquietud por no encontrar un nick ingenioso. Si cambio de identidad, aviso.

Kaiser_sacze dijo...

taoteking...de toda tu exposicion, muy acertada por cierto, me quedo con la parte en la que hablas de la irrupcion de koikili o el interes por Toquero o Del Olmo...pues creo que das en el clavo al comentar que HAY MUCHO TAJO POR HACER...y que en realidad no tenemos la cantera de euskal herria tan controlada como seria deseable.

Cincinato dijo...

Piston: si lo que pretendes es rebajar la crispación y favorecer un clima de mayor diálogo dentro de nuestra venerada institución, estoy de acuerdo contigo.

Pero con matices: sin entrar en profundidades reiterativas (ver mi entrada sobre la filosofía) lo cierto es que esta es una señal de identidad. Se ha convertido en algo que es a la vez esencial y diferenciador.

No seríamos lo mismo si cambiáramos, y por otra parte, los que quieren cambiar tienen muchas referencias donde mirarse. Los que no queremos, solo tenemos esta. Se nos haría un daño irreparable.

Creo que no hay que matar a nadie, ni montar un Santo Oficio rojiblanco, pero comprende que los que quieren cambiar al club desde dentro para hacerlo similar a otros no pueden merecer mucha simpatía por parte de los que queremos que siga siendo lo que era cuando nos unimos a él y sabíamos donde nos metíamos y qué riesgos corríamos.

Y no me vengas con que no se exige firmar nada ni hacer juramentos: sin necesidad de hacerlo a todo el mundo se le puede exigir coherencia. Y como dijo una vez Txabiri, no es coherente hacerse socio del club de la corbata para luego pedir que se levante la prohibición de llevar esa prenda en las instalaciones del club.

¿Libro? No tengo un libro favorito.

Pongamos "Las Confesiones" de San Agustín, por decir algo.

Pistongorri dijo...

Ahora que mencionas ese elitista Club, no he leído yo por ningún sitio que algún miembro honorario se haya intentado suicidar utilizando la corbata tras contemplar el fichaje de David López...

Cincinato dijo...

Piston, Piston ...

Yo trato de no repetirme y tú, que less todo lo que escribo -al menos eso dices- ¿me quieres obligar a repetirme?

Como he tratado de explicar en mi larguísima y tediosa entrada sobre la filosofía, las excepciones a la regla:

1.- Hay que tratar de que no se repitan.
2.- No justifican que nos autoflagelemos o nos abramos las venas.
3.- Tampoco justifican un cambio de la misma.

Yo no me hagas razonarlo al detalle, que sería muy aburrido y reiterativo.