jueves, 13 de diciembre de 2007

El 8 esperando a Godot...


Escena final:

En un paisaje desolado donde tan sólo hay un árbol y un camino, que no se sabe de donde viene ni adonde va, dos vagabundos, Vladimir (apodado Didi) y Estragón (Gogó), intentan colgarse de una cuerda para suicidarse. Cada uno coge de una punta de la cuerda y tiran. La cuerda se rompe. Están a punto de caer.

Didi: No sirve para nada (por la cuerda rota).

(Silencio).

Gogó: ¿Dices que mañana hay que volver?
Didi: Sí.
Gogó: Pues nos traeremos una buena cuerda.
Didí: Eso es.

(Silencio.)

Gogó: Didi.
Didi: Sí.
Gogo: No puedo seguir así.
Didi: Eso es un decir.
Gogo: ¿Y si nos separásemos? Quizá sería lo mejor.
Didi: Nos ahorcaremos mañana. (Pausa) A menos que venga Godot.
Gogo: ¿Y si viene?
Didi: Nos habremos salvado.
(Didi se quita el sombrero, mira el interior, pasa la mano por dentro, se lo sacude, se lo cala.)

Gogo: ¿Qué? ¿No vamos?
Didi: Súbete los pantalones.
Gogo: ¿Cómo?
Didi: Súbete los pantalones.
Gogo: ¿Que me quite los pantalones?
Didi: Súbete los pantalones.
Gogo: Ah, sí, es cierto (se había quitado el cinto para usarlo de horca).

(Se sube los pantalones. Silencio.)

Didi: ¿Qué? ¿Nos vamos?
Gogo: Vamos.

(No se mueven)


Esperando a Godot es la obra mas famosa de Samuel Becket, y mas representativa quizás de ese denominado "teatro del absurdo".

Y esta escena última es, de alguna manera, la recapitulación de toda la obra y su avance hasta un punto final que, por otro lado, conecta casi circularmente con el principio: no hay salida. Al final de la obra, ambos vagabundos, siguen esperando entre la alternativa de un Godot que nunca llega y un suicidio que nunca se consuma. Dicen !vamos!... pero no se mueven... estamos ante una situación sin sentido.

Durante toda la obra, ambos vagabundo esperan, al pie del árbol, en una radical soledad e incomunicación que no puede ser disipada ni por la compañía ni por los diálogos. Incluso, cuando fracasan en su intento de suicidio, primero con la cuerda y luego con el cinturón de los pantalones de Gogó, siguen ambos esperando al tal Godot:

Didi: Nos ahorcaremos mañana. (Pausa) A menos que venga Godot.

Alguien que ni siquiera saben a cinecia cierta quién es,... pero que si llega habrán salvado su miserable existencia...


Vladimir y Estragón (Didi y Gogó), aunque en la obra son dos personajes para forzar un diálogo absurdo, en realidad ambos representan a un mismo arquetipo: el de esos seres incompletos y frágiles, manejados por un destino que les excede, que a la vez que intentan comunicarse y ahuyentar el silencio, estando constantemente tentados a abandonarse y acabar trágicamente, aunque es esa compañía, en última instancia, la única que les hace más soportable una espera no se sabe muy bien de quién o de qué, pero en definitiva de algo o de alguien - encarnado en Godot- que les libere, por fin, de esa soledad insulsa en la que viven y de, por fin, un cierto sentido a sus vidas...

El caso de Julen Guerrero presenta muchas similitudes a mi entender, con la obra de Becket, precisamente por la absurdez y el sin sentido que preside actualmente el mismo.

Alguno podría espetarme que donde veo yo ese paralelismo entre la existencia de un ex-jugador de futbol multimilonario, idolatrado hasta en su ocaso, y la de dos simples y mediocres vagabundos...

Pues es fácil encontrar esa similitud, si escarbamos un poco ese fragil oropel que recubre esa figura sublimada de Julen.

Pero hagamos un poco de historia para refrescarnos la memoria y contextualizar mejor al personaje principal y su actual destino...

Primero se dejó engatusar por Lamikiz con un contrato "indefinido" como futuro entrenador de Lezama, aceptando así un indigno colofón a su etapa final como jugador, ya que, aunque no se sabía entonces su contenido, entreveraba una salida mas bien mediocre. Muchos tuvimos la sensación entonces de que Julen se vendía por un plato de lentejas y que sus lágrimas ese día eran de verguenza...

Pero mas grave aún fue comprobar con estos ojos cómo una de los mayores emblemas que ha tenido este Club repartía papeletas de un candidato, como cualquier otro chaval contratado por Ercoreca para hacer propaganda de la kalitatea de sus supermercados... algo que ningún empleado del Club había hecho hasta entonces...

Si hay algo que define ahora la situación del 8 zurigorri es su soledad actual frente a su mundo Athleticzale... tras haber dilapidado absurdamente una gran parte de su inmensa fortuna rojiblanca atesorada durante esos gloriosos años de jugador, y vendido el cariño de la afición como moneda de cambio al diablo por querer como Fausto ser inmortal,....

Ahora Julen se encuentra ante ella, - la afición- como Dida y Gogo sufren ese escenario desolador que representa su mediocre existencia,... como otro vagabundo cualquiera, sin sentido de la vida, incomunicado,... a la sombra de un árbol que representa "el castigo" y en la encrucijada nihilista de ese camino que no sabe a donde va... esperando como un pedigüeño de acera igualmente la llegada de algo que le devuelva de nuevo a ese pedestal de gloria que nunca debió poner en peligro por un plato de lentejas...

Y por si acaso aún os quedan dudas de que la situación actual de "limosna" de Julen tenga ese paralelismo con ambos personajes del drama de Becket, leamos otro fragmento de la obra, donde dialogan ambos vagabundos:

Gogó (inquieto): ¿Y nosotros?
Didí: ¿Qué dices?
Gogó: Digo, ¿y nosotros?
Didí: No comprendo.
Gogó: ¿Cuál es nuestro papel en este asunto?
Didí: ¿Nuestro papel?
Gogó: Tómate tiempo.
Didí: ¿Nuestro papel? El de suplicante.
Gogó: ¿Hasta este extremo hemos llegado?
Didí: ¿El señor tiene exigencias que hacer valer?
Gogó: ¿Ya no tenemos derechos?
(Didí empieza a reír a carcajadas pero se reprime y se lleva la mano al pubis, el rostro encrispado)
Didí: Me harías reír, si me estuviera permitido.
Gogó: ¿Los hemos perdido?
Didí (con claridad): Nos los hemos vendido.

(Silencio. Permanecen inmóviles, con los brazos colgantes, la cabeza sobre el pecho, las rodillas dobladas.)


Si se me permite un humilde consejo, mi admirado Guerrero, yo no esperaría más,...

Me calzaría las botas de nuevo, me pondría la gorra de Lucky, cogería mi hatillo rojiblanco, y emprendería la senda de ese duro y árido camino que tal vez conduzca "a ninguna parte",... y allí, adonde llegue, por muy humilde que sea el destino (equipo), empezaría una nueva existencia... tal vez no tan gloriosa como la de jugador, pero seguro que a la larga mucho más honesta y, sobre todo, menos absurda que ésta de ahora, sin moverse,...







¿Y quién sabe?...

Tal vez, aunque haya muchos buitres acechando, la senda no sea un camino sin retorno...

10 comentarios:

Anónimo dijo...

- ¿Y si nos arrepintieramos?
- ¿de qué ?
- Hombre no hace falta entrar en detalles.
- ¿De haber nacido ? ....

Julen Guerrero Irlandes nihilista??? Julen esceptico??? probablemente la unica semejanza entre Samuel y Julen sea que uno es un dominador de lo absurdo y el otro esta dominado por lo absurdo.

Lo ves Juancar, al final llegaremos a Cioran.

Mariosila80 dijo...

Llegaremmos, otra vez a Cioran, la vuelta a casa, para descubrir que algunos , sin saberlo, ya habían hecho el mismo viaje.

Decía Emil que nadie puede conservar su soledad si no sabe hacerse odioso. !Como para no pensar que Julen lee a Cioran!, me le imagino en las concentraciones del equipo, apartado, con el "Silogismos de la Amargura" bajo el brazo.

Esta historia es un tormento, me resulta insoportable. A veces me siento solo frente a ella (bueno, solo no, acompañado de Txabiri)incapaz de comprender que de una figura hija de dioses menores como son el Egoismo y la Comodidad se haya intentado levantar semejante mito.

Y es entonces cuando disfrazado de Cioran me pregunto ¿es que soy demasiado consciente de la realidad y los demás viven en un sueño de idiotas del que no les apetece despertar o soy yo (y Txabiri) el estúpido que cree ver demasiado, sin ver nada?.

Claro que ¿cómo le dices a la sufrida y mecesitada masa zurigorri que los reyes son los padres?

Ya quisiera que Julen fuera tan "cioranista" que él también quisiera salir sin hacer ruido, sin que se note su ausencia, como si nunca hubiera estado....

Cincinato dijo...

Mario: en el tema Julen, hasta donde yo sé, el problema precisamente es que la masa zurigorri no se ha dado cuenta de que Julen, fuera no del campo, no existe. Que fuera del campo, efectivamente, "Julen son los padres".

Mariosila80 dijo...

A pesar de lo confuso de su alegato, creo haberle entendido cónsul.

No es que me guste romper ilusiones, ni hacer nada para quitar vendas de los ojos, pero creo recordar que respecto a este tema tenemos una conversación pendiente....

Anónimo dijo...

¿Sobre el olentzero??? Mira que sois raritos postergando conversaciones sobre el carbonero.

Cincinato dijo...

Observo desolado que en mi comentario anterior hay un error. Y no puedo editarlo.

Sobra un "no". La frase es que Julen fuera del campo no existe: son los padres.

Aun así MarioSila me ha entendido. Y se remite a conversaciones futuras, como hace desde que nos conocemos.

¡Mujeres! Todas son iguales.

Mariosila80 dijo...

Lo que está por venir, admirado cónsul, es la tabla a la que agarrarse, cual naúfrago, en estos tiempos. Eso o caer en brazos de Cioran, lo que no recomiendo a nadie.

"Fe, Esperanza y Caridad" y "La Esperanza ancla del alma" son expresiones con las que te supongo familiarizado.

Anónimo dijo...

Juancar mentando las virtudes teologales, Dios miooooooo donde hemos llegado.

Mariosila80 dijo...

Pruébalo, rekaldiano, verás que tiene su morbo.....

Cincinato dijo...

El Athletic necesita más, en este momento, de las cardinales.

Me habéis dado una idea para una entrada, para cuando pase la Asamblea.