viernes, 12 de septiembre de 2008

Aquel autogol de Txutxi...

Navegando hoy en mi sala cibernética del Walhall, ajeno a los avatares del día a día zurigorri y sin apenas vida social, he encontrado en el espacio virtual estas historietas del fútbol de los años 60, narradas por dos personajes inigualables, compañeros y rivales, que tanto me han hecho disfrutar en su época: Amancio "el gallego sabio" y Jose Ángel Iribar "el Txopo".

Se trata de una entrevista que les ha realizado el trasnochado Relaño en AS en la que rememoran anécdotas de su tiempo y comparan algunas situaciones de antaño con el fútbol actual (los subtítulos en verde son de mi cosecha). Ambos, con sus recuerdos, han removido mis sinapsis paleocortianas mas primitivas y han hecho aflorar imágenes entrañables, unas agradables y otras cuasi cómicas o trágicas.

Casualmente, entre los recuerdos de ambos comunes que afloran, se saca a colación aquel famoso gol de Aranguren a Iribar en San Mamés, y que al igual que aquel otro de Uriarte -por cierto: el sábado madrugada he acabado el prólogo- o el famoso Telegol de Argoitia, ya os he comentado en varias ocasiones (éste de Aranguren en concreto en alguna de nuestras reuniones gastronómicas sektarias regadas con tetrabrik de Pommard y garrafón de Chinchón seco).

Por cierto, la pareja legendaria habla con admiración de dos de los mas grandes jugadores -no puede decir españoles por Fidel ni tampoco peninsulares por Pirri- que yo haya conocido jamás. Casualidad Fidel Uriarte se fue a terminar su singladura deportiva al equipo contra el que hoy domingo jugamos: el Málaga.

!Lo que darían ahora en Madrid por tener a una réplica exacta del ceutí en vez de a Guti y nosotros a un cibor del sestaoarra por Yeste!....

Que disfruteis, amigos "casposos" y clientes de este decadente casino-ambigú!... jajaja

Marchando una de nostalgia!...


El penalty imaginario:

Amancio ejerce de gallego: "Lo que estáis viendo y pensando (por la fotografía) es mentira". Todo un titular para aclarar el malentendido, que para ellos nunca existió. "Otras veces fue al rev me hicieron penalti y los árbitros no lo pitaron", filosofa Amancio. Iribar se encoge de hombros: "Es que con éste suelto en el área podía pasar cualquier cosa". A los pocos días, la Prensa del momento le preguntó a Amancio por la jugada. "Dije que no había sido penalti y en el club se enfadaron conmigo".

El No-do engañador:

El madridista recela de todo tipo de cámaras, también las de televisión. "Lo de este penalti imaginario se puede entender, la foto lleva a engaño. Más gordo fue lo del segundo gol a Rusia, cuando ganamos la Eurocopa del 64". Iribar era el portero; Amancio, el 7 de aquella Selección. Los goles los marcaron Pereda y Marcelino. Este verano, cuando la Roja de Luis Aragonés se disparó hacia el título, cierto canal de televisión le pidió a Amancio que les acompañara al Bernabéu, escenario de aquella final. "Me quedé pasmado cuando me preguntaron si era verdad que yo le había dado a Marcelino el centro del 2-1. ¿Después de cuarenta años me haces esa pregunta?, les contesté".

Y es que también había truco. El No-Do de la época acostumbrada a enlazar jugadas de los partidos si le faltaba la acción completa. No había la cantidad de cámaras de hoy siguiendo a los jugadores. Y en el gol del 2-1 faltaba el centro que fue obra de Chus Pereda y no de Amancio. "Como la toma general de la jugada, las imágenes del partido corrido, no eran buenas, tomaron un centro mío y le añadieron el cabezazo de Marcelino. Cualquier buen observador vería que por la dirección de la pelota era imposible que aquel centro acabara en el cabezazo glorioso. Pero como es lo que se vio por la tele años y años".

El centro fue de Pereda. Tan cierto como que Iribar no le hizo penalti a Amancio, que sigue a lo suyo: "Lo que estáis viendo y pensando es mentira". Aquel Madrid-Ahletic acabó en empate a cero, ya digo.

Un millón de los de entonces por cada uno:

El Real ganó aquella Liga con 42 puntos, el Barça fue segundo con 39 y Athletic, séptimo, con 32. Nuestra Primera División la formaban entonces 16 equipos y las victorias valían dos puntos. La rivalidad entre Amancio e Iribar (en aquel entonces y a nivel popular lo que son hoy Rafa Nadal y Pau Gasol para los españoles) ya tenía su historia. "Los dos debutamos en Primera, en el Madrid y en el Athletic, en 1962, pero uno antes, Amancio en el Deportivo y yo en el Basconia, me metió el gol más rápido que he encajado en mi vida", recuerda Iribar. A Amancio no se le olvidó: "Sí, fue en Riazor. Sacó de centro Veloso (con el que coincidiría después en Chamartín), dimos dos toques y marqué". "De mi equipo no lo tocó nadie", apostilla el Chopo, al que Amancio define así entre risas: "Era un porterito que despuntaba".

Un millón de pesetas de la época pagó el Madrid por Amancio, al que seguía el Valencia y sobre todo el Atlético. O más que el Atlético, Antonio Collar, hermano de Enrique, el 11 legendario de los colchoneros. "Jugaba conmigo en Coruña y llamaba continuamente al Atleti, ¡llevaros a éste, llevaros a éste! Nunca me llamaron". Sí lo hizo el Barcelona poco antes de firmar por el Madrid. "Tenían los azulgrana un directivo, Tamburini se llamaba, con negocios textiles y aparecía mucho por Galicia. Un día me citó en el hotel Atlántico y me hizo una oferta... que no me acabó de gustar".

Iribar pasó del Basconia al Athletic. Antes jugó un partidazo frente al Barcelona en partido de Copa. "Me metieron nueve, pero es que jugamos con dos menos medio partido. Kubala me preguntó sí quería fichar con ellos. Se adelantó el Athletic. Con 30 años cumplidos vino el Madrid a por mí: no le di permiso al presidente para que negociara. ¡Si le llego a decir que sí me hubiera vendido, que era mucho dinero! Pero yo no quería moverme, estaba en mi casa".

Aquel autogol de Txutxi:

La rivalidad Amancio-Iribar vivió otros episodios deliciosos, como el del abrazo del madridista a Txutxi Aranguren, el lateral zurdo de aquel Athletic. "Fue en San Mamés", se arranca Amancio. "El campo estaba embarrado y fui a presionar a Aranguren", continúa y le para Iríbar. "Como entonces se podía pasar la pelota al portero, que la cogía sin problemas, Aranguren me la dio y Amancio siguió insistiendo. Quise darle con el pie, mandarla lejos, fuera del estadio, pero dio un bote raro y se me coló por debajo de la bota. ¡Vaya gol!".

Inmediatamente llegó la guinda del momento con Amancio: "Yo me fui a abrazar a Aranguren, me salió del alma y casi me dio un puñetazo". El Chopo, siempre grande, tercia: "El error fue mío, no os metáis con Txutxi. En San Mamés, y en otros campos, estaba mal visto echar la pelota atrás para perder tiempo y yo quise que siguiera en juego. Fue un desastre".

Amancio asegura que jamás en su vida ha visto un portero como Iribar: "Este ha sido el más grande, lo veías en la portería y pensabas: ¡a ver cómo me las apaño para meterle un gol! Era un espectáculo, él cogía lo que no se podía coger". El Chopo apostilla: "Sí, todo lo que no se podía coger menos la cesión aquella de Aranguren". Iribar, por su parte, considera que Amancio ha sido su peor 'cliente'. "Los días antes de jugar con el Madrid me preguntaban por él y yo contestaba que nada, que tranquilos: "Que venga Amancio o quien quiera, que no pasa nada". Pero por dentro, amigo, yo sabía que Amancio era mucho Amancio, un delantero fabuloso".

Pancho y Paco:

En aquel Madrid estaba Puskas, otro terrible de los porteros. Una vez, Iribar le pidió que tirara un penalti fuera. "Sucedió en el último partido de la Liga 62-63 en San Mamés, el año de mi debut. Ganaba el Madrid 0-1 y faltando un cuarto de hora, Manolín Bueno, que salió en lugar de Paco Gento, fue objeto de falta dos metros fuera del área por parte del bueno de José Mari Orué, que en paz descanse. El árbitro pitó penalti y entonces sí se armó un gran escándalo. Fue en la portería de La Misericordia. Llovieron almohadillas, se armó una buena. Yo, debutante y pardillo, me fui para Puskas que tenía la pelota en el punto de penalti y le dije: "Lo deberías tirar fuera o de aquí no salimos". Pancho me miró de arriba abajo y me contestó: "Sí, 'hipojuta', sí. Luego me enteré que lo de 'hijoputa' lo decía continuamente y de modo cariñoso Total, que la cosa acabó con tiro de Puskas a la escuadra, gol y el partido no pudo acabarse".

En la conversación ha salido el nombre de Paco Gento y Amancio se revuelve inquieto en su silla. "¿Saben? Cuando en el Madrid me dicen que me van a dar algo a mí, una insignia, un homenaje, les preguntó enseguida: ¿y a Paco ya se lo habéis dado".

Fidel y Pepe:

Gento es la debilidad de Amancio mientras que sobre compañeros que le han dejado huella, ninguno para Iribar como Fidel Uriarte. "Era un Pirri con muchos goles", le pone el toro en suerte Amancio.

"De lo mejor que he visto", insiste Iribar. "Los ocho años que estuvo en San Mamés fueron extraordinarios, llegó a ser Pichichi incluso. Otro fenómeno fue Txetxu Rojo, distinto a Fidel que con 28 años se marchó al Málaga y dejó un hueco dificilísimo de llenar. Jugadores como él salen muy de vez en cuando".

Uriarte y Pirri jugaron en cierta ocasión un mano a mano en un tremendo Athletic-Real Madrid en San Mamés. "Eran terribles", recuerda Iribar. "Yo sacaba y se la daba a Uriarte; Miguel Ángel, portero del Madrid, hacía lo mismo con Pirri. Fue un choque de trenes durante noventa minutos, eran tal para cual. Ganamos nosotros, por cierto".

Fútbol de otra época, héroes eternos Amancio e Iribar, que manda un saludo en la distancia a Marcial Pina, el único que le hizo un 'hat trick' en San Mamés. "Fue otra delicia de jugador Marcial. Nos ganaron 2-3 y me hizo los tres goles". El Chopo recuerda cuando aprovechaba los viajes al extranjero para comprar las últimas novedades en material deportivo, "guantes sobre todo".

Los killers de antaño:

Amancio pone cara de póker para establecer la que cree es la mayor diferencia entre sus tiempos y hoy: "Los campos, que están perfectos, y las cámaras de televisión. Hoy no se podrían dar las patadas de entonces". La conversación se empina por caminos tortuosos y divertidos. "En Córdoba estaba Costas, un canario, (en este momento Iribar interrumpe mínimamente la exposición de Amancio con un sentido ¡ooooh!), que era terrible. Pegaba tanto que una vez me dijo Puskas: ¡métele tú un plantillazo! Lo hice y me tuve que retirar".

En Granada, aquel inolvidable Fernández le produjo a Amancio la lesión más grave de su vida, una patada que le reventó un muslo. "La suerte que tuve es que no me pude levantar; si llego a hacerlo me remata Aguirre Súarez". Aquel Granada repleto de zagueros argentinos y uruguayos era temible. Iribar no tiene problema alguno en reconocer que "los leones del Athletic, la parte de ataque sobre todo, sufría la semana previa a los partidos en Córdoba y Granada unas extrañas molestias, ¡ja, ja!".

Casillas horrendo:

La conversación deriva hacia la Selección, Casillas y el Balón de Oro. El Chopo ha sido, probablemente el mejor saliendo de portería. ¿Tenía truco lo suyo? Dice que no: "Lo único cierto es que siempre encontraba un espacio por donde llegar a la pelota, era algo innato supongo. En las salidas es importante el tren inferior, que Casillas tiene bastante bueno".

El vasco ve a Iker con méritos para ganarlo: "Es el mejor portero del momento". Amancio no creyó nunca en estos premios. "Una vez me dieron el de bronce y lo tiré. El de oro se lo dieron a Dennis Law, delantero escocés del Manchester United. Era bueno, sí, pero yo mejor. Nunca me he creído esos premios ni a quienes votan". Premios para hacer justicia a Amancio e Iribar no se inventaron todavía

10 comentarios:

pistonprescindible dijo...

Fue en un partido de Liga, el gol fue en la Misericordia, una cesión de Txutxi dessde el medio campo, sin ningún peligro. El Txopo fue pararla con el pie - que era malísimo- y no miraba al ablón porque estaba oteando el horizonte para cogerla después con la mano y sacar rápido a un compañero con ese saque suyo sesgado como en cesta punta), el balón le botó mal, a la para quey cuando íbamos , al final, acabamos perdiendo si no recuerdo mal 1-1 o perdimos 0-1.

Taoteking dijo...

Por edad (tengo la misma que una canción de Serrat) a Amancio creo que no lo he visto jugar o quizás era muy pequeño (me empezaron a llevar al futbol con cuatro años). De Iribar tengo un recuerdo mayor de su última etapa, que no parece ser la más brillante en el Athletic. Sin embargo, siempre he tenido presente esa figura majestuosa en el campo. Si Valdano hablaba del "miedo escénico", aún nadie ha definido convenientemente la impresión que debía tener el delantero rival frente al Txopo.

De los nombres que salen en el relato, de quien más y mejores recuerdos tengo es de Txetxu Rojo. De niño era mi jugador favorito.

Sobre la charla entre Iribar y Amancio hay una cosa que he observado entre más jugadores históricos de Real Madrid y Athletic. Son los recuerdos imborrables que suelen tener de aquellos enfrentamientos: eran auténticos derbys, o como se solía decir "partidos de la máxima [rivalidad]".

Es curiosos como Amancio, que se ha enfrentado a muchos equipos poderosos del panorama mundial a lo largo de su carrera, se deshace en elogios con Uriarte y eso también sepuede escuchar a Di Stefano o a Gento hablando de los jugadores rojiblancos de su época.

La pregunta es, qué pasaría si dentro de 30 años le preguntan a Sergio Ramos o a Raúl por sus partidos contra el Athletic. ¿Serían capaces de recordar un solo nombre de uno de los nuestros?

pistonfugit dijo...

Se acordarán de Gurpegui...

Cincinato dijo...

Y dependiendo del peinado con el que le hayan visto, puede que también de Yeste.

Cincinato dijo...

Al hilo de estos comentarios, una pregunta para carrozas como Piston.

Esa diferencia de "peso" de nuestros jugadores actuales con los de antaño, ¿que es más? ¿una cuestión de calidad o una cuestión de personalidad?

Mariosila80 dijo...

Sabe mi Almirante lo sentimental que soy...snif, snif...

Gracias.

Anónimo dijo...

Fa vint anys que tinc vint anys?

pistoncurroelpalmo dijo...

Anónimo dicit.

Fa vint anys que tinc vint anys?

Ah!... Joan Manuel y su frescura cuando cantaba con la guitarra

http://www.youtube.com/watch?v=lhYjr_YMcWA&feature=related

Aunque a mi me guste mas para describira ahora lo que siento ahora por el Athletic, la versión de Serrat de la canción de Aute:

De alguna manera
tendré que olvidarte

De alguna manera
no es fácil,... !lo sabes!

Taoteking dijo...

Anónimo dijo...
Fa vint anys que tinc vint anys?


Con el permiso de Jota Pedro y los abajo firmantes.

euup dijo...

Gracias Piston,

Un gusto leer la entrevista. La admiración que desprenden las respuestas me impresiona.