miércoles, 17 de septiembre de 2008

¿Una llamada del más allá?

Lo que me pasó hace dos noches me pareció increible. Tanto que entendería que no me creyeráis y pensaráis que es un recurso literario para hilvanar una entrada.

Pero sin embargo la cosa pasó tal y como la voy a explicar. Y yo creo poco en las coincidencias, por lo que me he quedado muy impresionado.

Después de esta introducción, igual la cosa os parece una chorrada y que no era para tanto, pero precisamente porque es verídica, a mí me ha llamado la atención.

Hace muchos años, cuando era soltero y vivía en el nido zurigorri de mi aita, husmeando en su biblioteca encontré un libro de Séneca y me pareció interesante así que lo cogí. Me pasé varias semanas con las "Epistolas Morales a Lucilio" como libro de cabecera.

Cuando mi aita murió hace años, me quedé con ese libro por razones sentimentales. Y me lo llevé a mí casa. No lo había abierto en todos estos años.

Hace dos noches, como en la TV daban el Bilbosport de los lunes, hice bueno el dicho de que "la mala TV fomenta la lectura" y me fui pronto a la cama. Me apeteció volver a echarle una ojeada a mi olvidado Séneca -seguramente mi subsconsciente hizo una asociación de ideas Bilbosport-Athletic-necesidad de ser estoico)

Al abrir el libro en la semioscuridad de mi dormitorio, un recorte de periódico cayó sobre las sábanas. Una hoja de El País del 5 de abril de 1993 que sin duda mi aita había encontrado interesante y había guardado en ese libro (cosa por lo demás sorprendente: mi aita nunca compraba El País)

Desplegué la hoja y me encontré con un reportaje a dos páginas sobre el Athletic.

Bajo un título genérico "Nuevos tiempos para el Athletic de Bilbao", había dos artículos: uno titulado "Cambio de hora en la catedral" y otro "Heynckes, un entrenador alemán para la reconversión".

Por puro azar, mis ojos se posaron directamente sobre esta frase:

"Heynckes quiere que juguemos al fútbol. Es la mejor manera de ganar los partidos. De la manera contraria es mucho más difícil. Pero a la gente le cuesta entenderlo" (Ander Garitano)"

Y yo me pregunto, amigos zurigorris, ¿todo esto es una casualidad? ¿no será que mi aita, viendo el devenir del Athletic, me manda este mensaje postumo para que recordemos que jugar al fútbol puede ser una buena alternativa al sistema actual como medio de ganar partidos? ¿Soy El Elegido para transmitirle este mensaje a Lezama? ¿ No cuesta mucho no pensar en el de Utrera y sus jugadores cuando uno lee "a la gente le cuesta entenderlo"?

Ando mal de tiempo y lo dejo aquí. En al artículo hay otro par de perlas curiosas. Las comentaré otro día.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Batante mejor que un articulo de El Pais del 93, hubiera sido un mapa-plano de algun tesoro enterrado en Ereaga........

Legolas_Bilbao dijo...

Que pena que el alemán tuviese enfrente a todo el mundo porque había hecho un equipo competitivo

Cincinato dijo...

¿Tesoro?

Te parecerá poco tesoro recordarnos que jugar al fútbol es un buen sistema para ganar partidos.

Me gusta: es original, inesperado, hace mucho que no se intenta ...

Quien sabe: igual hasta funciona.

Mariosila80 dijo...

La expresión "jugar a futbol" me produce cierta alergia, quizás porque de ella se han apropiado los apóstoles del toquecito en medio campo, la gambeta , el tiki-taka y del desprecio absoluto por otras formas de entender este juego.

Dicho esto y reconociendo que al fútbol se ha de jugar tanto cuando se tiene el balón como cuando no se tiene y que el que no sabe jugar cuando no tiene el balón evidencia una clara debilidad y también se merece perder por esa causa.....dicho eso, insisto.....hay que reconocer que podemos mejorar y mucho, sobre todo cuando tenemos el balón.

Entiendo que "Jugar bien " para nosotros se sustancia en:

a) Ser un equipo sólido y rocoso sin balón. Presión axfisiante sobre el contrario. Morder como posesos y hacerlo cerca de la guarida enemiga.

b) Con el balón, velocidad en las acciones, pocos toques y mucho remate.

Cuando jugábamos así hace casi 30 años, el "soso" Gallego decía que eramos una pena para el futbol y que era triste para este deporte que fuéramos campeones. Allá él. Yo me lo pasaba "pipa".

Anónimo dijo...

Nostálgico del alemán, como Mariosila, soy propenso a las urticarias con el jogo bonito y demás gilipolleces varias. Evidentemente, a mí también me gusta el buen fútbol: ahora que "mi buen fútbol" es la antítesis de los malabarismos en la sala de espera de un aeropuerto.

bienzobas.

Anónimo dijo...

Me sumo al carro, a mi el toque insulso en horizontal, tenerla por tenerla, el "efecto cartero" de llevarla de un lado a otro me jode las amigdalas.Los taconazos me gustan cuando los lleva Deborah.

Ahora bien la, geometria renana de Jupp añadida al espiritu racial hacen que me caigan lagrimas de emocion.

Taoteking dijo...

José Luis Mendilibar dispara con "perdigón lobero" en una entrevista al decir que no cree que Javi Martínez, Llorente o Susaeta deban ser los referentes en el Athletic, preguntandose: "¿Y qué hacen Yeste, Orbaiz o Etxeberria, por ejemplo?".

Quizás, al margen de esquemas tácticos, estilos futbolísticos, jugar más al toque o más al patadón, Mendilibar nos esté dando una clave para comprender por qué este grupo de jugadores, a priori mejor de lo que demuestra, lleva tanto tiempo fracasando con diferentes entrenadores: ¿podemos estar ante un caso típico de vestuario "tóxico"?.

Igual saco demasiadas conclusiones (incluso equivocadas) de una frase, pero es que ha sido leerla y pensar en esto.

Mariosila80 dijo...

¿La generación perdida?.

A ver si llega pronto la siguiente al poder.

Legolas_Bilbao dijo...

Partiendo de la base de que mendilibar me parece un gilipollas de puta madre, que nos vendieron la moto de un entrenador de la casa,etc. Jugar con una defensa adelantada como la nuestra era una locura, la plantilla estaba fuera de forma, una pretemporada de risa.

Que tuviese problemas en el vestuario la verdad que tampoco me sorprendería, ¿pero si eso fuera cierto porque esos jugadores no estaban en la grada? muchos cojones para hablar como haría yeste pero 0 cojones para hacerlo.

El que se tiene que imponer es el entrenador no los jugadores.

Por cierto el susodicho también comento que era seguidor de la real, ya entiendo por que era tan coleguita del infame abogado.

Anónimo dijo...

Legolas si Mendilibar te parece un gilipollas, ansioso estoy por conocer tu opinion sobre Sarriugarte, o sobre Mane.

Ademas de imponerse a una plantilla, suele ser bueno que el entrenador cuente con el respaldo de la directiva.

Recuerdo a un Presidente del Athletic que estaba haciendo el gilipollas en tierras Germanas, siguiendo el brillante acontecer de la Roja en el Mundial que acudio presto para despedir a Clemente, clamoroso triunfo de los mingafrias que andaban currando fuerte por los pirineos.

Mendilibar es cuanto menos honrado, otros licendiados universitarios no llegaban ni a eso.

Legolas_Bilbao dijo...

Sobre sarriugarte ya sabes donde esta, un marrón que le llego encima sin estar cualificado.

Sobre el respaldo de la directiva.¿lo tuvo valverde cuando dejo a del horno y a yeste en la grada? Si no recuerdo mal estaba ese abogado de las tierras germanas.

Mane, me gusto saco lo mejor dle equipo, le falto valentía para sacar algun canterano pero la situación no era la mas propicia.

Yo espero que mendilibar no vuelva a entrenarnos.

Por cierto ya que le gusta rajar porque no le ha echado un capón a su segundo de a bordo?

Anónimo dijo...

Ha dejado medianamente claro que su relacion con Caparros es buena.

elwood dijo...

Hace tiempo que vengo diciendo que el Athletic tiene que jugar al futbol, no al rugby, pero no creo que el ejemplo de Heinkes, sea el mejor.
Hubo un Heinkes, en una primera época, que era soberbio, innovador, amante del rombo y descubridor de valores, como Valencia, Carlos Garcia, Julen....que se fué al tenerife por que su mujer no se edaptaba a Bilbao, y un segundo, que vino por dinero facil,tirando de prestigio, plegandose a las exigencias de los jugadorcillos y diciendo aquello del volksvagen, sin atreverse a cortar el bakalao, por que su caché de entrenador estaba bajo mínimos y necesitaba el curro y la pasta.
Hay que jugar al futbol con mayúsculas y aqui hace falta, un dictador (en las dos acepciones de la palabra) que corte por lo sano. Que mande a la calle a los jugadores que crea que no valgan, con respaldo de todos, mirando al futuro de la institución y no a l suyo.
Un mirlo blanco, como diría el vinatero.
Laudrup y sobre todo Dechamps, me gustaría ver en el banquillo de San Mamés.