jueves, 14 de mayo de 2009

La Final: La otra crónica

La final de anoche tiene más facetas que lo que atañe al juego desplegado por ambos equipos durante los 90 minutos y al propio resultado.

Así que me váis a permitir que ya que Trichet dice que la crisis está llegando a su punto de inflexión, aporte mi granito de arena recuperando el género del ladrillo, que tanta fama ha dado a este ambigú.

Pese a todo, estoy contento

Por supuesto que escuece perder una final. Pero aun así estoy contento. Una vez pasado el mal trago hay que hacer balance y lo mire por donde lo mire, éste es positivo.

Hace dos años, tan solo dos, un nutrido grupo de habituales de este blog y otros foreros de la web amiga celebramos una comida el día del partido contra el Levante en el que nos jugábamos lo que podría haber sido una hecatombe: nuestro primer descenso a segunda división. (Nunca olvidaré la palidez de MarioSila)

Si aquella tarde de 2007 nos hubieran dicho que en dos años la mayoría de los asistentes iban a celebrar otra comida horas antes de otro partido trascendente, pero que no iba a ser contra el Levante, sino contra uno de los mejores Barcelonas de la historia, y no por evitar el descenso, sino por conseguir un título, creo que no nos lo hubiéramos creído.

Todo lo contrario: una de las cosas que manifestábamos algunos era la añoranza porque ese nerviosismo, esa expectación que sentíamos por el partido contra el Levante, la sintiéramos no por evitar una catástrofe, sino por conseguir un premio digno de nuestra historia. Y nos preguntábamos cunto tiempo pasaría hasta poder llegar a esa situación. Creo que algunos, aunque no nos atreviéramos a manifestarlo, incluso dudábamos si seríamos capaces de conseguirlo algún día.

Pues está aquí. Ha llegado en un plazo sorprendentemente corto. Y ha llegado en un momento muy necesario.

Hacía falta

La tremenda ilusión que se vivió en toda Vizcaya en vísperas del partido de vuelta contra el Sevilla, y la posterior explosión al lograr el objetivo en un partido vibrante en el que nos merendamos a uno de los gallitos de la liga, despertaron a la población de su letargo.

La angustia de los dos años bordeando el descenso, el periodo más largo de nuestra historia no ya en ganar un título, sino ni siquiera en jugar una final, estaba aletargando el sentimiento zurigorri en algunos sectores de la sociedad.

Sí; ya sé que cuanto peor estábamos más llenábamos San Mamés, dando una lección a otras hinchadas que desertan cuando vienen mal dadas. Pero estábamos perdiendo a un sector de la chavalería. Nunca se habían visto tantas camisetas de otros equipos, Barça y Madrid principalmente, en los patios de los colegios, en las calles y ... ¡hasta en Lezama!

Nuestro club solo era noticia por episodios como el positivo de Gurpegui, escándalos como los del juicio del contrato blindado de Nuñez o el malhadado "Caso Zubiaurre"

Nuestros derbis ya no eran contra Madrid y Barcelona, sino contra equipos casi deshauciados.

Y en tan solo unos pocos años, las maternidades de Vizcaya iban a alumbrar a la primera generación a la que sus padres no les contarían los éxitos que ellos habían vivido, sino ¡los que habían escuchado a los abuelos!

Aunque al final la copa no venga a las vitrinas de San Mamés, la ilusión que hemos vivido, el ambiente de las calles, las banderas, los reportajes en TV ... Todo ello ha supuesto un chute de sentimiento zurigorri que necesitábamos como el comer. A los chavales ya no hay que explicarles lo que significa el Athletic: lo han vivido y hasta están ya capacitados para explicárnoslo a nosotros. Eso sentí anoche cuando trataba de engujar las lágrimas de mi hija y me acordaba de la frase de MarioSila: una vez que uno llora por su equipo, la cosa esta terminada. Ya no hay vuelta atrás.

Pero además, creo que hasta los más iconoclastas de nuestros seguidores, esos que quieren que nos dejemos de romanticismos y fichemos extranjeros, han de reconocer que la final de ayer, aunque saldada con una derrota, ha sido el trinfo de la mal llamada "filosofía"

Lo que nos hace fuertes

Hace apenas unos días dieron la vuelta al mundo las imágenes del Barcelona noqueando al Madrid en su propio feudo con un contundente 2-6. Y pudieron ser varios más de no ser por Casillas.

Ningún equipo, salvo tres o cuatro de la élite mundial, hubiera dado un duro por su propio pellejo ante la perspectiva de jugar una final contra ese equipo.

Y sin embargo, ahí estábamos nosotros, con un equipo mediocre como el nuestro, creyendo contra toda lógica que podíamos ganar la final. Y no lo decíamos como el niño que va cantando por el pasillo a oscuras para ahuyentar sus miedos, no: lo decíamos en serio. Y yo lo sigo diciendo: podíamos haber ganado.

Esa confianza en la victoria es condición necesaria, aunque ayer vimos que no suficiente, para ganar a un equipo como el Barcelona. Y esa confianza, muy superior a la que hubieran sentido equipos mucho mejores que el nuestro, procede de nuestra singularidad. Procede de haber tenido la sensación, desde hace semanas, que el fútbol no son siempre once contra once, sino que cuando nosotros andamos por medio puede convertirse en cosa de toda una provincia contra once futbolistas. (Por no hablar de la impagable afición que tenemos fuera de Vizcaya)

Así eliminamos al Sevilla: no fue por la pizarra de Caparrós, por la clase de Toquero, ni por nada semejante: fue por el empuje de una afición que se siente diferente. Y esa diferencia nos da superioridad numérica aunque juguemos contra un equipo en racha de una ciudad mucho más grande y mucho más cercana y mejor comunicada con el escenario del encuentro que la nuestra.

Los que desde dentro nos quieren cambiar deberían darse cuenta que las mediocridades -no tenemos pasta para más- rumanas o argentinas que pudiéramos traer, tal vez parchearían el equipo en un par de demarcaciones y presentaríamos alineaciones que "sonarían" mejor. Pero habríamos hecho como Sansón al cortarse el pelo: nos habríamos privado de nuestra mejor arma. Fichar extranjeros tal vez sume algo, pero también resta mucho. Que no se nos olvide.

¿Un paréntesis cerrado?

No comparto esa teoría de que culés y athleticzales seamos como hermanos enfrentados al enemigo común, el centralismo filofranquista encarnado por el Madrid. Ello van a lo suyo y nosotros a lo nuestro. Y futbolísticamente no nos parecemos ni en el blanco del ojo.

Pero de ahí a añadir al Barça a esa lista negra de enemigos irreconciliables que parece que nos empeñamos en hacer crecer año tras año, hay un paso. O más de uno. Y no quiero darlos.

A mí me basta con mi odio atávico al Madrid y con sufrir pacientemente el que nos tienen los vecinos de Donostia. No necesito más. Me gusta que el fútbol me sirva para hacer amigos, no enemigos.

¿A qué viene esta moralina?

Recuerdo la final de 1984. Antes de la misma, como el ambiente estaba caliente por la pasada lesión de Maradona, en una entrevista a Piru Gainza en TVE, el mito rojiblanco manifestó su preocupación por el hecho de que dos aficiones que nunca se habían llevado mal anduvieran a la greña. Luego pasó lo que pasó al acabar el partido. Y luego han venido otras cosas, como los gritos de "a segunda" que no hace mucho nos cantaban en Camp Barça.

Pero aún así, anoche cuando ví imágenes de barcelonistas en la carpa de Athletic paseándose con total normalidad, y ví también a culés entre la afición bilbaína, y athleticzales entre el público blaugrana sin que hubiera problemas de convivencia, me llevé una gran alegría. Y me quedo con la imagen de los jugadores del Barça dando la vuelta de honor aplaudiendo y recibiendo los aplausos de nuestra afición. Prefiero esa imagen mil veces más que la de la exhibición de kárate de hace 25 años (aunque más hubiera preferido ver a Etxebe levantar la copa, y no a Puyol)

No digo con esto que ahora vayamos a ser amiguetes y tal, no. Pero espero que se haya cerrado el ciclo de la agresividad. Y no pude por menos de acordarme del gran Piru: estaría contento.

El futuro inmediato

Y queda la UEFA. Y la Supercopa. Vamos a volver a Europa y en un par de meses nos vamos a jugar otro título contra el Barça, incluyendo un partido en San Mamés en el que igual se impone la lógica pero en el que seguro que volveremos a vivir la magia de la ilusión zurigorri.

Y en cuanto a la UEFA, ya se, renano, que a no ser que lleguemos muy lejos los partidos que vamos a poder ver van a ser contra equipos tan poco glamurosos como el Partizán de Bollullos o el Dynamo de Villaconejos, pero necesitamos el dinero de la recaudación, el que, poco o mucho, aflojen las TV y sobre todo reafirmar aún más nuestra autoestima y dar otro paso adelante en nuestra recuperación.

El tema espinoso que queda es que si preparar bien la copa casi nos cuesta volver a sudar sangre para no bajar, a ver qué pasa el año que viene con liga, copa, supercopa y UEFA. Sobre todo teniendo en cuenta que la eliminatoria previa de la UEFA (no pasarla sería como no haberse clasificado) y la supercopa nos van a llegar muy pronto y nos van a complicar la pretemporada, tema este al que ya sabemos que somos muy sensibles.

Pero de eso, la planificación de la plantilla y la temporada que viene, ya hablaremos otro día.

24 comentarios:

bienzobas dijo...

Amen a casi todo. Yo también estoy muy contento. Ya lo estaba desde esa recuperación del viejo león de la que hablábais tras zamparnos al sevilla y asumí de buen grado la "doctrina Mariosila" en cuanto a nuestra imposibilidad de hacerlo de manera habitual y el objetivo de ir ganando frecuencia en la cadencia de esta bendita resurrección.

También creo tener claro qué es lo que nos hace fuertes, aunque mi fundamentalismo al respecto casi me obliga a decir que tengo claro qué es lo que somos. De ahí quizás que matice en buena parte el papel de nuestros antagonistas. Suelo utilizar con frecuencia las negaciones para definirme y el Barça es un buen totem al que agarrarme cuando quiero hacer proxelitismo de mi fervor zurigorri. Intentaré reflexionar sobre lo que escribes mas no te garantizo nada: soy de bilis fácil.

Del futuro inmediato hablaremos seguro así que de momento voy a regodearme un ratito más en la decepción.

Anónimo dijo...

Yo me quedo con que con la UEFA alguno podra rotar sus compromisos

Anonimo pasado a electricista

Anónimo dijo...

Pues para no ser menos, yo tambien estoy contento por todo lo acontecido en el día de ayer, por todo salvo por lo deportivo ...

Contento por hacer de anfitrión a una gente de la que no me canso de repetir que, no hay calificativos suficientes para poder definirles ...

Contento por hacedme pasar uno de mis mejores días como zurigorri y en el ámbito personal, uno de los mas felices de mi vida ...

Contento por permitidme compartir mesa con la piedra filosofal del zurigorrismo horchatero, mi padre, haciéndole pasar un día inolvidable ... Aquellos que lo vivieron me entenderán perfectamente.

Contento por la admiración que proceso a cada uno de vosotros, tanto los que no viniesteis como los que por aqui se dejaron caer, sois de otra pasta, lástima vivir tan lejos .... Ibón, que grande eres ..... espero que Euppp te de el abrazo (sin derecho a roce) que te mandé con ella ....

Y finalmente, por ponerle un final, contento y orgulloso, muy orgulloso de ser del Athletic, de ser un insignificante granito de arena dentro de la afición, de esa afición que ayer, una vez mas y van ...., dieron muestras de que lo nuestro es ... otra cosa, muestras a los jugadores de que lo importante es el escudo que defienden (a ver si se les mete ya de una santa vez en la cabeza) muestras de que ese sentimiento esta por encima de todo y que otras cosas mas o menos superficiales quedan apartadas por el Athletic.

En definitiva, contento con ser del Athletic.

AUPA ATHLETIC y gracias a todos de corazón.

Firmado, el albufero en estado de hipersensibilidad

Anónimo dijo...

Por cierto, disculpad por la chapa.

Cincinato dijo...

Anónimo albufero: tus chapas son y serán siempre de curso legal aquí en el ambigú.

Las codiciamos más que las chapas de Athletic Iria.

Lamento no haber ido. Un abrazo a toda la familia albufera.

Anónimo dijo...

Cincinato DICIT...
Anónimo albufero: tus chapas son y serán siempre de curso legal aquí en el ambigú.

Las codiciamos más que las chapas de Athletic Iria.

Lamento no haber ido. Un abrazo a toda la familia albufera.

Abrazo recibido.

No me extraña que sean codiciadas esas chapas, deben de haber muy poquitas, de las que habia muchas era de Athletic Hiria jajajaja

Cincinato dijo...

Ya me había dado cuenta, joder!

Pero como no se puede heditar. Juas!

Taoteking dijo...

Cincinato, he llegado tardísmio a casa esta tarde. He tenido lo que se llama un día estresado, no he leído periódicos, ni he visto la tele ni la radio. He escrito rápidamente el ladrillo prometido y acabo de entrar al ambigú a relajarme un poco.

¿Qué pasa? Que me encuentro con tu joya, de la que suscribo desde el cabo hasta el rabo y me pregunto: ¿no podía haber avisado este hmbre antes y no me hubiera pasado la noche en vela presionado por mi compromiso adquirido?

Sólo una matización. Las bases están puestas: hay afición, hay mimbres para hacer un equipo, aunque quizás no los sufientes para una plantilla. Hemos de mejorar en el aspecto institucional y organizativo muchísimo. El diagnóstico está hecho. La temporada próxima puede ser muy ilusionante si se hacen las cosas bien. Y por favor: cantera, cantera y cantera.

Piston casi parapléjico dijo...

He llegado zombie mentalmente tras casi 24 horas de adrenalina liberada a tope y mas de 1300 km a mi espalda, y digo bien a mi espalda, porque mi lomo se ha vuelta resentir de la lumbociática y como Rambo, ya no noto de nuevo la planta del pie y la bola del gemelo la tengo contraida como Toquero ayer despues del partido tras correr como un pollo sin cabeza...

Pero la verdad es que uno se siente reconfortado al leer estas crónicas de mi socio y de Tao como cuan Sigmund le diese a beber un vaso de hidromiel Sieglinde tras días de huida por el bosque huyendo de los welsungos...

A ver si mañana me siento inspirado y escribo una entrada titulada "Bajo la carpa", y os cuento mis vivencias desde el muro que servía de marco a la zona de Athletic Hiria y que es el lugar donde mas tiempo pasé ayer en Valencia durante la jornada histórica del 13 de mayo...

Beti-zurekin dijo...

No sé por qué todo el mundo y especialmente los jugadores lo sienten por los que nos hemos desplazado a Valencia. ¡¡¡¡Si lo hemos pasado en grande!!!! Ha merecido la pena absolutamente y nos hemos traido momentos, emociones, la copa no pero el zurrón lleno de cosas que ni siquiera ganando sé si los podíamos haber traido y que ningún equipo del mundo con todo el dinero que manejan lo pueden tener; no se fabrica, el dinero no lo compra, ni se copia, ni se imita...



Volveremos.

euup dijo...

Albufero, y gran anfitrión,

gracias por todo. Un placer auténtico, conocerte, a tu hermano a tus padres y a los otros foreros que no conocía. Un placer... la única pena es no haber llevado un tupper para meter toda la paella que sobró, porque nos pusimos ciegos a entremeses.

Compartir esos momentos de fiesta es impagable. Incluso compartir el final, o post partido también impagable. La tristeza final... en mi caso no era tal tristeza. Era un estado raro... estaba tan sumamente orgullosa de ser del Athletic que toda la trsiteza desapareció. Y si se me cayeron algunas lágrimas, no era por la tristeza, sino más bien poir el orgullo y la alegría de ser del Athletic.

La frase que más he repetido hoy en el trabajo ha sido que AHORA SOY MÁS DEL ATHLETIC QUE EL MARTES (PARECÍA DIFÍCIL... PERO QUE VA... SOY MÁS DEL ATHLETIC QUE ANTES)

GRACIAS ATHLETIC

euup dijo...

Por cierto, albufero, el abrazo para Anónimo se lo daré de tu parte encantada(incluso a pesar de que él quiere comprobar si soy combustible), aunque cuando lo pienso... digo... tanto bebí en la comida para prometerte eso???

Qué no!!!! qué no!!! encantada de darte el abrazo... pero y Deborah...? No será celosa...

Beti-zurekin dijo...

De tristeza, nada.

Estuve en el Bernabeú con mis aitas en la última final contra el Barcelona. De Mestalla aun perdiendo, salí más contenta que aquel día. No sé explicarlo... es que fue todo, el ambiente en la zona zurigorri, el comportamiento ejemplar de las dos aficiones antes, durante y después del encuentro, la alegría, el civismo, el saber estar de todo el mundo, la dignidad y el orgullo en la derrota, el encuentro con Ondarru en el ascensor del hotel, con Dani media hora en la barra de un bar tras el partido, el saludo a Aurtenetxe al entrar al estadio, la foto con Salinas, los niños del chupete de Larrabal que hay que ver lo que han crecido, Aduriz que tienes que volver a casa,... era como entrar en una película.

Y hasta el viaje de vuelta ni había reparado en ello, pero ahora sólo tengo una cosa en la cabeza: quiero la Supercopa.

Beti-zurekin dijo...

Arrate, Arrate. No Aurtenetxe.

Inconscientemente se me ha ido la olla al campeón. Juas.

Cincianonadado dijo...

¿Le saludaste al vinatero?

Beti-zurekin dijo...

Sí. Era la hora de entrar en Mestalla. No había tiempo para más.

Cinci dijo...

¿Pero fue un saludo cortés o le soltaste una fresca?

No me fastidies, Beti, que estuviste amable con semejante pieza.

La próxima vez que te consiga una entrada para una final, recuérdame que anexe un folleto de instrucciones: "Forma de proceder en el caso de encontrarse con un impresentable en los aledaños del campo"

Beti-zurekin dijo...

Cónsul, no era el momento. Estaba yo tan ilusionada, tan contenta... acababa de bailar una sardana con unos culés al son de un txistu... iba a entrar en el escenario de nuestra victoria...

¿No te interesa más la conversación que tuve con Ondarru en el ascensor? Hablamos del partido. Ocho pisos.

Sentencia: nosotros no hemos jugado bien.


Y hablando de entradas, ahora que ha pasado todo, tengo que hacerte una pregunta. ¿Ves alguna diferencia entre estas dos frases?

- Tao no va.
- Tao no puede ir.

Cincinato dijo...

Sí la veo.

De hecho podría pasar que Tao no fuera aunque pudiera ir.

Y también podía suceder por el contrario que Tao, no pudiendo ir, sin embargo se portara como un inconsciente y fuera.

Al final Tao no fue. No tanto porque no podía sino porque pensaba que no debía.

Cincinato dijo...

Sobre Arrate, pues vale. Si no te salió, pues eso: no te salió.

Eso sí: si me pasa a mí y la emoción o las ganas de evitarme problemas me hubieran hecho callarme lo que pienso de él, tampoco le habría saludado.

Lo de Ondarru es cierto.

Este año hemos dado lo mejor de lo que podemos dar, con nuestras limitaciones, frente a Sevilla, At. Madrid, Valencia ...

Teniendo en cuenta que era la primera final en 24 años, ¿era mucho pedir que jugáramos, no al nivel del Chelsea o el ManU, pero sí al nuestro de esos días?

Por lo visto sí era mucho pedir. Aunque lo comprendo: al fin y al cabo lo hecho era suficiente para un homenaje.

Lo del homenaje, y me repito, me resulta estomagante. Ya les aplaudimos en el Carlton, el Loiu, en Mestalla, en Loiu otra vez ...

Creo que exageramos. Suscribo lo que ha dicho Pakito: estamos perdiendo el norte con nuestro onanismo de "somos la mejor afición del mundo". Que lo somos.

Anónimo dijo...

Eupp me alegra que conocieras al Albufero, es buena gente.

Deborah es bastane celosa, pero que se joda, te dare el abrazo y dos tiernos besos en la mejilla ( si Txetxu autoriza)

El Aitite genial como siempre????

euup dijo...

Anónimo,

Txetxu autoriza sí. Pero aunque no autorizase mi palabra dada a Potito es mi palabra. Así que abrazo, y besos.

Y sí, el aitite genial como siempre (como la otra vez... porque sólo le he visto dos veces). Al acabar el partido nos encontramos con De Andres y Aitite casi casi le juró pleitesía. Y no le pidió que volviese a jugar de auténtica chiripa. La verdad que visto el resultado que dio el centro del campo en la final a mí también me hubiese gustado ver a De Andres en Mestalla. De Andrés estuvo majo.

euup dijo...

Beti,

A mí me pasó lo mismo que a ti. También estuve en la final del 84, y por supuesto que acabé contentísima porque ganamos. Pero el orgullo que he sentido en ésta final, a pesar de perder ha sido enorme. Pertenezco a esta afición y a este club (aunque los directivos no quieran compartirlo...).

Claro que hubiera preferido ganar, está claro. Pero, una vez perdido, hemos que sabemos perder y estar con el equipo.

Aúpa Athletic!!

Zoilberg dijo...

Coincido en casi todo con Cincinato.

Solo discrepo en una cosa...me gustaría haber visto el "buen-rollismo" culé de haber ganado el Athletic...que es ni más ni menos lo que pasó hace 25 años.

El Athletic caballero al ganar, más caballero al perder...ya lo decía la canción.