jueves, 8 de noviembre de 2007

La encrucijada zurigorri vista desde Donostia



Copio un mensaje que he recibido de un visitante guipuzcoano de nuestro ambigú.


Apreciado Cónsul:

Desde Donostia seguimos con interés la crisis institucional de los bárbaros occidentales (así os llaman por estos pagos)

Con la sabiduría que hemos adquirido en estos últimos años, y ya que pertenezco a esa rara subespecie de mi raza que os tiene como segundo equipo, me atrevo a aconsejaros.


No perdáis el Tao, como lo hemos perdido nosotros. (Aunque estamos en el camino de recuperarlo. ¡Y de qué manera!)


Como sabes, la filosofía tradicional guipuzcoana tiene dos grandes corrientes: la taoista y la confucionista. Los fundadores de ambas (Lao-Tsé y Confucio) tenían puntos de vista tan irreconciliables como correponde a un donostiarra y a un irundarra (recientes estudios encargados por la Diputación de Gipuzkoa y financiados por la Leal Sociedad, aún no publicados, demuestran de manera "fehaciente" que esos fueron sus lugares de nacimiento)

Ya sabrás que una de sus principales diferencias era su posición frente al arte de gobernar y regir los pueblos.

Confucio cifraba el éxito de ésta en la preparación de la clase funcionarial y la formación adecuda de élites, todo ello con una observación estricta de rituales y un fuerte culto a los antepasados. Eso llevaría a la transformación del país.



Pero las virtudes sociales de la casta dirigente (directivos) y los funcionarios (jugadores) le parecen artificiales a Lao-Tsé. No sirven de nada cuando falta la virtud fundamental: el Tao. Sin poseer el Tao, los rituales son vacios y el culto a los antepasados, aparente.



El concepto Tao es intraducible. El ideograma que lo representa esta formado por los conceptos "cabeza" y "marchar": una cabeza que avanza por un camino. El Tao, cuando se le deja actuar, tiende por sí mismo al equilibrio, porque él es el equilibrio. No un equilibrio entre contrarios, sino entre complementarios (yin y yang) que no pueden existir el uno sin el otro y que se alternan. El Tao es el camino, pero también el fin. Es el principio regulador del universo y es anterior a él.



En vuestro caso el Tao sería eso que también es impreciso y que algunos llaman "Sentimiento Athletic".


Lo mejor que puede hacer un gobernante, según Lao-Tsé, es no hacer nada: dejar fluir el Tao. El pueblo posee el Tao. "Si el gobernante no actúa, el pueblo se rectifica a sí mismo".


Desde el lejano oriente de la A8, vemos que, al igual que nosotros hicimos, estáis abandonando el Tao, dejando que os gobierne una casta de mandarines que simplemente guardan las formas pero que no poseen el Tao, y que os están mandando a la ruina.

Escuela de Funcionarios Zurigorris


A sus órdenes, están los jugadores-funcionarios, que elegís conforme a unos rituales ancestrales (algo devaluados: pérdoname que te lo diga) pero que también han perdido el Tao.

Reaccionad antes de que sea tarde. Dejad que el Tao fluya a través del pueblo zurigorri. Sustituid a los mandarines y reformad la escuela de los funcionarios. Cultivad el Tao en pueblos y barrios y no déis tanta importancia a haberse formado en esa escuela de funcionarios. Abrid vuestro cuerpo de funcionarios a los monjes que tengan el Tao pese a no haber pasado por la escuela imperial, o que precisamente lo tengan por no haber pasado por esa escuela y no haber ahogado el Tao bajo esos rituales vacíos. Tenéis un ejemplo en el guerrero Koi-Ki-Li, reproducido en este grabado.




Igual todavía estáis a tiempo de no acabar como nosotros.

Atentamente,


Gui-Pu-Chi

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Un chino del este que me ha leído el pensamiento.

Este ambigú cada vez tiene clientela más interesante.

Otro doble, por favor.

Taoteking.

Cincinato dijo...

¿Clientela?

Antes de aquí también me acusen de ser un infame clonador, quiero aclarar que la invención de Gui-Pu-Chi ha sido un recurso literario.

El autor de este "cuento chino", como se ha apresurado a calificarlo la otra mitad del blog, no tiene ojos rasgados, sino una túnica romana.

Anónimo dijo...

Interesante y elegante punto de vista , que en mi opinión explica lo que ha pasado y pasa al equipo de Gipuzkoa y en cambio, no refleja lo que pasa aquí.

Reconocer que mis conocimientos de la filosofía oriental son muy escasos y se ajustan a un par de frases;
"si un amigo te clava un puñal por la espalda, desconfía de su amistad"
" A noche, sobre la luna, ví claramente reflejado un dragón, con plumas. Debo de beber menos".
Filosofía oriental de Les-Lu-Thiers.

Bromas aparte,ciertamente refleja lo que le pasó a la Real Sociedad, una crisis del Confucionismo, con Astiazarán, Fuentes y De la Peña a la cabeza y un alejamiento de las posturas del Taoismo, extranjeros, pero no lo que ocurre al equipo Txim-bo.

Quizás aquí se nos puede acusar de que el Confucionismo, mas arraigado que nunca, en una clase elitista del poder, está en crisis, pero en crisis porque el pueblo llano ha empezado a ser contestatarío al mismo en cierta medida.
El Taoismo en cambio, como tu nombras en el sentimiento rojiblanco, está mas vivo que nunca.
El Taoismo ha salvado al club estos dos últimos años a pesar de que tu lo calificas de anacrónico y nos recomiendas una cierta modernidad , veladamente.

"No desprecies a la serpiente porque no tiene cuernos, se puede reecarnar en dragón" Kung-Fu.

Felicitacones al autor.
Elwood

Cincinato dijo...

Elwood, me has entendido mal.

Seguramente no lo he explicado suficientemente por dar por hecho que sabéis de que pie cojeo.

Claro que el Tao sigue vivo. Pero no lo veo ni entre los directivos ni entre los jugadores.

Cuando hablo de sustituir a los mandarines pienso en candidaturas populares (al estilo de Athletic Eup, aunque no necesariamente esta por razones explicadas días atrás)

Y cuando hablo de abrir el escalafón funcionarial a gente de fuera de la escuela, me refiero a que en 2ª B o incluso en 3ª puede haber jugadores vascos (especialmente vizcainos) que sin ser cracks posean el Tao y puedan ser buenos jugadores de club, como creo que va a ser Koi-Ki-Li.

Saludos.

Cincinato dijo...

Esto de no poder editar las entradas es una mierda.

No he querido decir que ningún jugador posea el Tao. Pero sí que igual no todos lo tienen. Ni tampoco en Lezama creo que lo desarrollen todos.

Y si los jugadores pierden el Tao, la filosofía es solo apariencia.

Anónimo dijo...

Cuando hablo de que el taoismo está mas vivi que nunca , me refiero al aficionado rojiblanco de base, no a los jugadores.
A estos los considero grandes funcionarios dentro del Confucionismo, con igual o incluso mas poder que estos y desgraciadamente, salvo contadas excepciones sin el barniz del taoismo rojiblanco.

W.Allen en su libro "como acabar con la cultura" , refleja en un capítulo , como acabar con las dictaduras latinoamericanas.
"Viva Vargas" . En este , un grupo de guerrileros inicia una revolución para acabar con el poder dictatorial y promete elecciones libres con ellos en el poder. Ganada la revolución y tras varios años de gobierno guerrillero , un colaborador de Vargas le pregunta, ¿no prometimos elecciones libres cuando gobernásemos ? a lo que Vargas respodió ,"no veo al pueblo lo suficientemente maduro para elegir en libertad lo mejor para ellos, nuestro deber es esperar".
¿no ocurriría lo mismo con una candidatura popular?
Elwood

Cincinato dijo...

Todo en la vida tiene riesgos.

Los riesgos de seguir como hasta ahora los veo claros:

1.- Acabar bajando a 2ª.
2.- Ir a la quiebra.
3.- Terminar en SAD.

Los de la candidatura popular los ignoro. Pero ¡qué quieres! Con este panorama, casi me atrevo a probar.

Anónimo dijo...

cuando las barbas de tu vecino veas cortar .............

Pistongorri dijo...

Si lo he calificado como un "cuento chino" es simplemente porque ese Gui-Pu-Chi no tiene ni zorra idea de lo que aquí, en Tximbolandia, nos traemos "entre manos".

El ideograma del Tao, que parece ser está formado por los conceptos "cabeza" y "marchar", - una cabeza que avanza por un camino-, nunca puede repesentar al "sentimiento zurigorri"... ya que no hay en él ningún pictograma que sea reflejo de "los remos"... elementos que son lo que nos hace avanzar y ya forman parte consustancial a nuestro Gure Stiloa...

Anónimo dijo...

Comparto en parte tu análisis pero no soy tan catastrofista.

Una candidatura popular es practicamente , que no imposible que triunfe , por que se necesitan que muchos factores se conjuguen para ello.
Se necesita una reflexión muy profunda de la situación y del por que se presenta . Para 10 minutos de gloria no merece la pena.
Elegir personas con un alto caché , profesional , personal, de instrucción, cultas , que amen al Athletic y sin pasado (politico, de anteriores elecciones....)abogados , economistas, periodistas, marketing, comunicadores....
Elaboración de objetivos claros y que coincidan con la masa social.
Infraestructura (locales , dominio de los medios)....
Muy dificil pasar la criba y solamente hay una oportunidad por lo que las cosas se tiene que hacer bien desde el principio.

totus tuus dijo...

Jugaría haber puesto algo parecido a esto .....

que se preparen los chinos que aquí llega el catolicismo

Cincinato dijo...

Vale. Me he equivocado. Debí darte una oportunidad.

Esto está abierto a quien quiera aportar. Pero aportar no es hacer comentarios como ese.

Yo no voy a tu web a tocarte las narices. Espero la misma cortesía.

Hace tiempo, en el off-topic, tuvimos una interesante y educada discusión. A mí me pareció enriquecedora. No me importaría verte por aquí se recuperamos ese tono.

Saludos

Anónimo dijo...

Ayer hice un comentario sobre la distinguida clientela de este ambigú.

El tono de la respuesta de Cincinato me pareció un poquito destemplado, como si yo hubiese buscado un doble sentido con esa palabra o con la expresión "otro doble" (a la que sólo faltaba, mea culpa, acompañarla de la palabra "camarero").

Debo decir que mi intención no ha sido molestar y si mi humor chusco se ha entendido mal, lo lamento. No todos utilizamos los recursos literarios con igual fortuna.

En suma, aquí estoy porque he venido, porque he venido aquí estoy. Si no les gusta mi canto, como he venido, me voy.

Tao.

Cincinato dijo...

Tranquilo, Tao.

No hubo ningún mosqueo.

Simplemente tu comentario de ayer podía contribuir a que se pensara que Gui-Pu-Chi era real, y que la entrada no era obra mía.

Me pareció que con la paranoia que reina por otros pagos (y por supuesto no me refiero a tí) convenía aclarar, para que no hubiera malentendidos, que la carta era obra mía y Gui-Pu-chi no existía.

Un cordial saludo. Y gracias por seguir este blog.