viernes, 30 de noviembre de 2007

El futuro de la llamada filosofía

Es triste pero es cierto: cada vez es menos infrecuente encontrarse con gente, del propio Bilbao, que te dice que somos un anacronismo, unos anticuados, unos pueblerinos; que nos hace falta modernizarnos y ensanchar horizontes, dirigir una mirada al mundo; que nos hemos hecho ya muchas trampas en el solitario; y sobre todo que tenemos que acabar con el vergonzoso abuso de unos jugadores que se aprovechan de la filosofía sin sentir lo que nuestra forma de entender el fútbol lleva consigo.

Ante eso, cabe preguntarse qué futuro tiene la tan manida “filosofía”, expresión que no me gusta pero que usaré por estar generalmente aceptada.

Adoptaré la forma de un diálogo, al estilo de Platón, fingiendo una discusión entre un ejecutivo de éxito de una empresa vasca globalizada, al que llamaremos Antxón Urrutia, y yo. Utilizaré las siglas AU y LQC para ahorrar energías dactilares.

AU: Con tantas trampas que os habéis hecho en el solitario, al final ¿A qué le llamáis filosofía?

LQC: Yo lo defino como la peculiaridad de “Jugar con jugadores vascos o formados en el País Vasco”

AU: Pero hay gente jugando que no cumple con eso. Lo estiráis como una goma a voluntad. El criterio que usáis es tan amplio que ya no vale para nada. Para eso quitarlo y dejar de hacerse trampas. O al menos definirlo en los estatutos.

LQC: Definirlo es imposible. En primer lugar, si lo pones por escrito estarías incumpliendo un montón de leyes nacionales y comunitarias. Sería nulo de pleno derecho y nos pondría en el punto de mira de una polémica que muchos estarían deseando atizar para desprestigiarnos, acusarnos de xenófobos, racistas, etc.

Y además el criterio es necesariamente ambiguo y no puede cubrir a priori todos los casos. En primer lugar decimos “Jugadores vascos”. ¿Cómo no va a ser nuestra filosofía imposible de fijar exactamente previéndolo todo si de entrada es difícil definir “vasco”? De hecho, ¿parte de nuestro problema vasco no es que no nos ponemos de acuerdo en qué significa ser vasco?

Siendo legalistas, podemos adoptar la definición del Estatuto de Gernika, aún vigente, ampliándola (el estatuto solo afecta a tres herrialdes) al conjunto de lo que nuestra mayoría social entiende como Euskal Herria,

Pero esa definición se queda corta. ¿Acaso no puede considerarse vasco un hijo de vascos nacido fuera de EH? Dependerá, en gran parte, de los sentimientos que él mismo tenga respecto a su identidad. ¿Y qué haces? No le puedes medir eso. Ahí siempre tendrás un problema que solo se puede resolver sobre la marcha, con sentido común y buena voluntad.

Y en otros casos se queda larga: si Ballesteros se viene a vivir aquí y se empadrona, adquiere enseguida la condición legal de vasco ¿cumple la filosofía? Creo que no.

AU: Pues quita la definición legal y pon el lugar de nacimiento.

LQC: Entonces, ¿cualquiera que nazca aquí, aunque sea en una escala de un viaje organizado, es más vasco que uno que sea de familia vasca, que quiera al Athletic por tradición familiar, que hable euskera, nacido y formado en Uruguay o México por razones familares?

AU: No, pero son casos extremos. Haces trampa.

LQC: Trampa hacéis vosotros cuando habláis de otros casos extremos que se han dado, y que a veces hemos resuelto mal, para descalificar la filosofía en su conjunto. Pero ambas cosas demuestran un hecho: es imposible hacer una formulación que prevea todas las situaciones y deje todos los casos resueltos. Siempre habrá dudas. El problema es cómo ve la filosofía el encargado de aplicarla. Si como tú o como yo.

AU: Explícame eso de “cómo tú y como yo”

LQC: Tú la ves como una debilidad o al menos una limitación. Yo como una fortaleza. Tengo la sensación de que desgraciadamente tenemos a gente dentro que piensa como tú, que no se atreve a cuestionarla pero que la ve como una pesada herencia. Cuando surge un jugador que les parece interesante cerca del borde, pero por fuera, estiran ese borde para meterlo dentro. Y se creen que han sido muy listos y han hecho un bien al club. Yo sin embargo, creo que hay que velar por esa fortaleza, y que por mucho que pueda dar de sí ese jugador, el daño a largo plazo de mover el borde es mucho mayor que lo que el jugador pueda aportar.

AU: Estas admitiendo que habéis hecho trampas ya. Si ya habéis roto la filosofía, ¿por qué no acabar con ella? El daño ya está hecho.

LQC: No estoy de acuerdo. Las rupturas no han sido flagrantes y la masa social no tiene aún la sensación de haber traicionado la filosofía y haber perdido nuestra identidad. Ésta se mantiene, con algún remiendo, pero se mantiene. Estamos a tiempo de mantener las cosas donde tienen que estar. Además: nadie nos ha obligado a ser así. Solo respondemos ante nosotros. Mientras queramos mantener nuestra identidad, los errores pasados no importan: nadie nos puede poner un sello de “impuros”. Dependemos solo de nosotros mismos y no tenemos que justificarnos ante nadie.

AU: Eso de no tener que justificaros ante nadie, ¿quiere decir que podéis cambiarla cuando os salga de las pelotas? ¿Hacer lo que dice Athletic Eup? ¿Abriros a la diáspora?

LQC: Yo personalmente estoy en contra de ambas cosas. Yo no haría ninguna de ellas indiscriminadamente. Yo aplicaría el criterio de toda la vida y analizaría casos extraños uno por uno, sin hacerse trampas y con buena fe. Pero desde luego el Athletic es de los socios. Podemos decidir lo que queramos. Pero de nuevo hay que matizar. En este caso tres cosas:

1.- Se habla de referéndum. Si propones abrir el abanico de una u otra forma y sale que no, ya la has liado. Lo conviertes en norma, y no solo en práctica, y estaríamos incumpliendo las leyes. Recuerda lo que he dicho de los peligros de poner estas cosas por escrito.

2.- Lo que se haga hay que hacerlo por convicción, no por malos resultados. Me niego a abrir este melón mientras no estemos en una racha deportiva razonablemente tranquila. El debate estaría contaminado. A nadie le gusta negociar si le están amenazando, pues yo tampoco quiero entrar en debate si estamos en riesgo de descenso.

3.- Lo que se haga ha de respetar la tradición. Si se decidiera lo de montar Lezamas en África, yo rompo el carnet. Una cosa es adaptar o reformular la filosofía con coherencia y otra dar un salto en el vacío. Admiro a Groucho, pero eso de “Estos son mis principios: si no le gustan, tengo estos otros” no va conmigo. No voy a identificarme con un club que cambia en lo sustancial su postura sobre este tema. Hay que mantener la personalidad del Athletic.

AU: La personalidad que yo recuerdo es la de 11 jugadores que lo daban todo en el campo, que se comían al contrario y que simbolizaban las virtudes tradicionales de los vascos: fuerza, profesionalidad, sentido de identidad, cultura del esfuerzo ... Ahora tenéis a unos mindundis que os toman el pelo, que ganan más que lo que ganarían en cualquier otro sitio, que a veces juegan en primera solo por la filosofía. La filosofía para mí era compromiso y yo veo otros equipos con extranjeros más comprometidos que vuestros jugadores. Ya no tenéis Zarras ni Uriartes; ni siquiera Liceranzus

LQC: Ese es, efectivamente, el punto más flaco de todo el asunto. Pero maticemos:

En primer lugar, es una exageración. La prensa y los bulos propagan y a veces exageran los comportamientos de algunos, y no se dice nada de otras cosas que “venden” menos. Yo sí creo que hay jugadores profesionales, y que hay jugadores que sienten los colores. Tal vez no todos, pero más de los que creemos cuando nos ponemos a despotricar sobre lo mal que juegan.

Pero aunque fuera cierto, o mejor dicho, siendo cierto en parte, ¿eso es por la filosofía o por los agujeros que le hemos hecho a esa filosofía? Por no hablar de la vida fuera del fútbol. Nuestros jugadores son el reflejo de la sociedad. Si se esfuerzan mucho o poco es el reflejo de los valores que imperan en la sociedad en su conjunto. Esa es la grandez y la miseria de nuestra filosofía. No es que sean nuestros jugadores: es que somos nosotros jugando. Son la parte de nosotros que ha llegado a jugar en primera con los colores del Athletic.

Por otra parte, la forma de hacer las cosas favorece poco el espíritu de lucha y las virtudes de las que hablabas. Eso se puede cambiar. No sigo: que de esto ya escribí en la entrada “¿Qué ha sido de nuestra alma?”

AU: Todo eso son teorías. Lo cierto es que a este paso bajáis. Y no me digas que todos los que bajan tienen extranjeros y que me fije en la Real. Nosotros no somos la Real. Esos que bajan, Real incluida, vuelven a subir e igual se clasifican para Europa o ganan una copa dentro de tres o cuatro años. O juegan al menos una final. El Athletic está claro que a lo máximo que puede llegar es a no bajar. Tenéis que abrir la mente al mundo, quitaros la boina y salir de las cuatro paredes en la que vivís, que el fútbol y la vida han cambiado.


Una que no se quiere quitar la boina


LQC: Vamos por partes. El Athletic a lo mínimo que quiere llegar es a seguir siendo el Athletic. Y el Athletic no es tu empresa. Si lo mides por el criterio coste/beneficio es que no has entendido nada. El Athletic es un sentimiento. Un sentimiento de ser diferentes, que se basa en la filosofía. Cárgate la filosofía y te habrás cargado al Athletic para dar paso a otra cosa. A un equipo indistinguible de cualquier otro equipo de otra ciudad mediana.

Ese sentimiento es tan fuerte que los resultados deportivos, que nadie puede garantizar si cambiamos, no lo compensaría. Esa copa que pronosticas para algún equipo ascensor, conseguida con extranjeros, es una copa prescindible. Se me ocurre algo para hacer con ella ...



Y lo de abrirnos al mundo, me suena de nuevo a demasiado empresarial. Ya estamos abiertos al mundo. Tanto que proponemos al mundo y representamos un modelo diferente y único de hacer las cosas. Y tenemos éxito: mira las peñas. El tercer equipo en peñas por toda España. Y sin ganar nada. Y sin que los peñistas o sus hijos puedan jugar por no ser vascos. Eso no se explica sin filosofía.

Y el fútbol ha cambiado. Claro que lo sabemos. ¿Nos tiene que gustar el cambio? ¿Nos tiene que gustar que jugadores mercenarios cobre sueldos escandalosos? ¿Qué los clubes se compren y se vendan por millonarios desocupados ansiosos de notoriedad? ¿Qué nos globalicen con cada vez más negocio-espectáculo en PPV a ver equipos con los que no tenemos nada que ver, con jugadores que cambian de camiseta de un año a otro?

AU: Todo eso es demagogia barata. Mira al Liverpool: comprado por un millonario, con mercenarios, más comprometidos que nuestras estrellitas, mercantilizado a tope, y con la afición apoyándole a muerte. Son grandes. ¿No podemos seguir ese modelo?

LQC: Del Liverpool solo sé lo que veo por la TV. No conozco como forjaron su personalidad, ni lo que piensa un aficionado que va a Anfield. Se cómo forjamos nosotros la nuestra y lo que llevamos en el corazón cuando vamos a San Mamés. Y eso está basado en la filosofía.

Porque lo que nos ha hecho grandes y ha mantenido la afición es la filosofía. Mira las peñas que tenemos en toda España. ¿Qué les mantiene vivas? ¿Los títulos? No hemos ganado nada en 23 años. ¿La simpatía que se nos tiene? Sabes que seguir a este equipo, con el clima político que hay, requiere un plus vocacional. La única explicación es la filosofía. La filosofía que nos hace diferentes y que nos garantiza nuestra base de aficionados incluso cuando vienen mal dadas. Y no solo fuera: también aquí. ¿En qué otro equipo la gente responde como aquí en los dos años que hemos pasado? En ninguno. ¿Por qué? Por la fuerza que nos da la filosofía. Lo que hay que hacer es canalizar esa fuerza y utilizarla en el campo para aspirar a algo más.

AU: Tu sueñas. A ver durante cuanto tiempo se mantiene eso. La gente de esas peñas, o los que han llenado San Mamés estos dos años han conocido los triunfos de los 80. O al menos la champions con Luis Fernández. Y los que no, han sido educados por padres que sí los vivieron y mantienen el sentimiento. Pero esta generación que no ve nada de nada, ¿qué sentimiento Athletic va a transmitir a sus hijos? ¿Qué amor a la filosofía? Despierta: vete a ver un partido de chavales de deporte escolar y mira cuantos van con camisetas del Madrid, del Barça, del Arsenal, del Milan ... y cuantos con las del Athletic.

Con la TV, los chavales pueden ver partidos de la champions y compararlos con lo que hace el Athletic. ¿Y en quien se fijan? ¿A quien quieren emular? Nosotros, incluso en épocas de sequía, teníamos a un Iríbar al que admirar. Pero ahora, como no le admiren a Yeste.

LQC: Ahí la has dado. Eso es cierto. Ese es mi miedo. Cada vez tengo más amigos cuyos hijos son de otros equipos y pasan del Athletic. Creo que hasta en Lezama han tenido que prohibir que los chavales vayan con camisetas de otros equipos, por imagen. Nada bueno puede salir de eso.

Efectivamente, Antxón, los hijos de nuestra generación van a ser menos del Athletic que nosotros, van a sentir menos aprecio por la filosofía, y aunque todavía la mantengan, dudo mucho que, de no pasar algo espectacular, en dos generaciones se haya perdido, o solo la defiendan una minoría y algunos radicales que lo hagan solo por razones políticas.

AU: Bueno. Es cierto. Había olvidado que la IA siempre defenderá la filosofía. Igual los talibanes como tú no lo tenéis tan mal.

LQC: Pero eso tampoco es, Antxón. En primer lugar, yo también pensaba que vosotros, los simpatizantes del PNV, no ibais nunca a querer extranjeros. Y cada vez sois más los que sí. Y aquí me tienes a mí, que no soy nacionalista, discutiendo contigo, que como tu empresa se ha globalizado y le va bien, y crees que el Athletic es como una empresa, solo que fabricando goles en vez de bienes de equipo, nos quieres deslocalizar como has hecho con esa planta que habéis montado en China. Y aunque no fuera así: si la filosofía y el Athletic se mantienen como reducto de radicales, me puede valer como mal menor, pero no dejaría de ser un mal: habríamos perdido el carácter de representar a toda Vizcaya, y a algo más que a Vizcaya, por encima de diferencias políticas, religiosas y sociales. Ya no sería el Athletic como yo lo concibo. No de manera tan flagrante como si jugara Messi, pero ya no sería el Athletic.

AU: Tú mismo me acabas dando la razón.

LQC: No. Porque digo que, a pesar de todo, merece la pena correr el riesgo; porque sigo teniendo fe en que nuestra filosofía, bien gestionada, pueda sumar más que restar; que volveremos a competir, al menos eso, con los grandes; y que la tendencia se invertirá: las nuevas generaciones seguirán siendo del Athletic como lo conocemos.

AU: Bonito sueño. ¿Y si no?

LQC: Al menos habremos hecho lo que debíamos y habremos sido fieles a nuestras ideas y a nuestra historia. Y además: siempre nos quedarán las neskas.

Ellas sí que son filosofía

Pero de eso hablamos otro día ...

miércoles, 28 de noviembre de 2007

El tesoro de los zurigorris (I): La oportunidad... (by Peibolin)

Hasta nuestro Ambigú ha llegado un papiro con este sugerente cuento para disfrute y goce de toda nuestra selecta clientela


16 de marzo de 2007. Sábado a la noche, Partido en La Catedral contra Osasuna. El Athletic hecho unos zorros con el agujero negro de la Segunda División abierto de par en par. El barco a la deriva, una Señora que parece tener buenas intenciones, y da bien en la foto, no sabe si reir o llorar en el palco. Dos de nuestros actuales jugadores (Muñoz y Lopez-sentimiento Athletic 100%) reventándonos la portería y la esperanza aquella jornada 27 de Liga para olvidar. En descenso, con 26 puntos y 13 partidos perdidos. Todas nuestras carencias destapadas, el alma marchita, y un grito impotente desde el exilio de Villabona.

Algo hay que hacer!,... dice, mirando cariacontecido la televisión en la que ha malsoportado el triste espectáculo y al charlatán de feria con pajarita, un pobre socio rojiblanco desesperado que al día siguiente aguantará la mofa y befa de sus vecinos rojillos y blanquiazules.

El caldo de cultivo es perfecto para la revolución. Un club centenario, de los socios, que lo hemos interiorizado hasta sentirlo parte de uno mismo pero lo hemos pasivamente dejado como modo de divertimento y enriquecimiento de las castas dirigentes de nuestra provincia, es ahora un juguete roto.

Ahí está LA OPORTUNIDAD. Y el principio del cuento.

Siempre que hay un tesoro, nuestro Athletic, el oro del socio, del pueblo, aparecen caudillos, corsarios, aventureros, piratas y algún que otro inconsciente. Esta fortuna, por cierto, es peligrosa como el anillo de Frodo y compañía, y muchos de los que lo han poseído no viven (con la salud mental necesaria) para contarlo.

Vamos a analizar los personajes.

Nos encontramos con el actual “dueño del tesoro”, un Gollum protegido por el poder, herido y con dificultad para mantener su posesión. No se merece el tesoro y deberá pasar cuatro años de hambre y sed para recuperar su belleza y hacerse acreedor a el.

Se aferra con dureza, porque el poseedor del tesoro conoce también su secreto. El tesoro está sucio, lleno de lodo y desechos provenientes de su desatención. Gollum no quiere que esto se sepa.

En segundo lugar está El Príncipe, una especie de Juan Sin Tierra, conocido y a la vez admirado y temido por el pueblo.

Es astuto y tiene sabios asesores y brujos que ocultarán su fealdad y avaricia durante 40 días, y siempre que aparezca en el Coliseum. Su única ansia es poseer el tesoro, porque sabe que tiene la propiedad de hacerte más poderoso si lo usas para tu interés. No le importa que el tesoro esté sucio.


En tercer lugar aparece El Corsario; sabe que puede robar el tesoro si actúa rápido y con mano firme.

Ha visto que los guardianes están dormidos pero no se fía de su tripulación, reclutada por las tabernas y lupanares del universo zurigorri. Esa lucha en solitario y con el único objetivo de ser recordado en los libros de historia en su fracaso será su final.

En cuarto lugar están Los Durmientes, seres que debieran poseer el tesoro y cuidarlo con cariño para el pueblo, pero son demasiado pusilánimes, y Gollum y El Príncipe les han adormecido con sus brebajes.

El quinto protagonista es el que os escribe. Todavía vive, aunque algo machacado por la primera pelea de la que no salió bien parado. Es un ladronzuelo de poca monta, como Abu, el adolescente vivaracho que sobrevive por las callas de Bagdag, y que se esconde en una tinaja cuando le persiguen los guardias del sultán, pero de buen corazón, y que quiso robar el tesoro, limpiarlo, y dárselo al pueblo que es su auténtico dueño.

Ve el hueco para llegar al tesoro. Nunca ha estado tan fácil. Se echa a correr en compañía de sus colegas de correrías, los únicos en los que puede confiar, disfrazados para penetrar en los palacios de Gollum y El Príncipe. Pero este disfraz, que les permite vivir, también les juega una mala pasada: El pueblo, como el falso dueño y el pretendiente, no les distingue como lo que son, parte de su corazón.

Por ello, nuestro pícaro, enseguida ve que para saltar los grandes muros de los palacios de Gollum y El Príncipe, y atravesar las áridas llanuras dónde vive el pueblo que recela de él, se necesita tiempo y una doble táctica. No puede luchar a campo abierto. El Elegido deberá ser fuerte como un titán y quitarse cualquier trapo que oculte su rostro para que el pueblo realmente confíe en él. Pero el ladronzuelo ha tenido suerte, ha despertado a algunos aldeanos nobles que lucharán para que el tesoro quede limpio y vuelva a su dueño y los usurpadores del tesoro no han acabado con él que es lo que debieran haber hecho.

Hay otros dos protagonistas. El sexto, El Bufón. Quiere afear la conducta del ladronzuelo mofándose de el, pero está ya caduco y sus bromas ya no hacen gracia a nadie.

Y por fin el protagonista principal, El Pueblo, dueño legítimo del tesoro, adormilado desde el año orwelliano de 1984, y entregado a los opiáceos que le suministra "el Gran Hermano" a través de los pajes de Gollum y el Príncipe, y que quizá algún día despierte.



Es la clave para que este cuento termine bien,... pero ¿se da cuenta de ello?....


Tras una batalla campal, Gollum lame sus heridas y ahora el Príncipe tiene el tesoro. ¿Qué hará con él?. No lo sabemos.

Lo que estoy seguro es que, sino lo limpia y lo da al Pueblo, su dueño, esta vez no será un pequeño rapazuelo el que quiera devolverlo, sino el Elegido que derrotará a todo el que no tenga ese fin.

Sí... Habrá otra OPORTUNIDAD,... siempre que El Pueblo despierte pronto de su sueño.

Y yo, Pablo, alias Peibolín, todavía creo en los finales felices…



martes, 27 de noviembre de 2007

Las Neskas y los Fetiales del Ambigú

En la antigua Roma, el acto de declaración de guerra era muy solemne.

Los fetiales, magistrados encargados de juzgar si la guerra era necesaria o no, una vez tomada la decisión desarrollaban unos complicados ceremoniales al final de los cuales un iaculum (jabalina) era lanzado en el campo enemigo.

Ahora son los fetiales zurigorris del ambigú los que pueden ser convocados para reunirse en cualquier momento.

El ambigú nació en tiempo de paz. Cierto que ejercemos nuestro derecho a la crítica, pero dentro de un orden. No nos consideramos en la oposición frente a Macua. Hay cosas de Macua que no nos gustan, pero estamos en la fase de criticar acciones concretas; no de hacer una crítica global a su mandato. El templo de Jano, que permanece abierto en tiempo de guerra, está pues cerrado.

Pero negros nubarrones se acercan al ambigú. Llegan rumores de que la directiva baraja ahorrar en el perejil de la merluza, castigando al inocente solo porque además es débil. Y todo ello en un vano intento de cuadrar unos presupuestos desangrados por la desvergüenza y el despilfarro de otros. Otros que, eso sí, son más fuertes y temibles.

Pero cuidado: no seremos muchos, no; pero los dispuestos a pelear por ese perejil somos perseverantes y decididos.

Nuestros armeros han tallado ya un asta de la mejor madera. Una punta de hierro vizcaíno ha sido templada y fijada a ese asta. Nuestro iaculum está ya preparado por si hay que lanzarlo hacia los jardines de Ibaigane. Los sacerdotes de Jano han engrasado las puertas del templo.

Sir Piston y yo estamos afilando nuestras espadas. Él ha vendido parte de su bodega y yo algunas de mis tierras para sacar dinero con el que levantar y armar cada uno unas cuantas legiones. El golpe, si llega, no nos cogerá por sorpresa.

Las vestales rojiblancas pueden estar seguras: si Octavio (Macua) intenta algo contra ellas, no estarán solas. Como Bruto y Casio lucharon por la república, así Sir Piston y yo estamos prestos para el combate. Sabemos de nuestras fuerzas y de las del contrario, pero no tememos un nuevo Filipos. Nunca se sabe qué puede pasar, sobre todo cuando este Octavio está muy solo y no tiene un Antonio que le ayude; y aunque las cosas se tuerzan y acabemos inmolados, la nuestra sería una hermosa causa por la que morir.

Y si ganamos, será un gran momento cuando Sir Piston y yo, como en su día Brenno ante las murallas del Capitolio, lancemos sobre la balanza que contrapese el oro de Macua, las cuatro copas de la Superliga al grito de ¡Vae Victis! (¡Ay de los vencidos!)


lunes, 26 de noviembre de 2007

El hombre que sabía volar.

Si hay en un equipo de fútbol un puesto distinto, uno que contraste con el resto, que destaque por la abundancia de mitos, leyendas, anécdotas, extravagancias, romanticismo y épica, ése es el puesto de portero, guardameta, arquero, cancerbero o como queramos llamarle. Curiosamente, una demarcación con muchos nombres y una sola misión.

Los grandes porteros tienen, en cierto modo, la locura de los poetas, y están hechos de las fantasías de los partidos de barrio. Es en sí mismo un ser singular, el que se viste distinto, alguien que usa las manos en un universo de "mancos", en un país de gentes que corren hasta la extenuación el portero debe emprender el vuelo e irse hacia arriba como si fuera humo, piloto de un vuelo sin motor, alguien que debe , en definitiva, saber volar.

Entre una legión de obreros sudorosos que luchan por un balón solo el portero, y él lo sabe, es un dandy entre patanes, un caballero rodeado de asesinos, un héroe. Aquel que ve llegar el balón como un arma que zigzaguea, como un puñal, un dardo que quiere clavarse en nuestro corazón.

Aprendí a admirar la figura del portero en la niñez. Curioso, porque se trata de esa edad en la que nadie quiere ponerse en la portería. Y es que ya de niño intuyes que ser portero es entrar en un territorio oscuro e ingrato al que nadie aspira voluntariamente y, al que no se llega por elección propia, sino por descarte. Basta con recordar los primeros partidos en el barrio o en el colegio, cuando, después de escoger los equipos, había que tomar la decisión nefasta de quién diablos se iba a poner entre las dos bolsas que marcaban la portería. Entonces, si no había un loco que se ofreciera voluntario, todos los ojos se clavaban en el gordito, en el hermano menor o, en el más malo del equipo, que, resignado, caminaba hacia el rincón de los desplazados.

Mi admiración surgió de la figura de Ayala, el portero de nuestra clase, 5B, en esos duelos a muerte librados contra otros cursos en la Plaza Nueva. Le veía al fondo, situado entre los arcos, como un desterrado, recibiendo aquellos pelotazos en el cuerpo, en la cara, aquellas estiradas de su cuerpo diminuto, de columna a columna, cayendo una y otra vez sobre el duro cemento, salvando el resultado muchas veces y otras tantas la cabeza de alguna señora. Sí, Ayala, quizás no te lo dije nunca pero yo ya te consideraba un héroe.

Y ,de ahí , a San Mamés. Aquel héroe vestido de negro, que parecía un caballero andante en busca del Santo Grial. De figura formidable, sobria, segura. Verle ahí, con su jersey oscuro, sus rudimentarios guantes y rodilleras era alimento para la épica de un niño. Cuantas veces le vi solo bajo la lluvia, azotado por el viento, guardameta en el barro, siempre pararrayos en la tormenta del ataque rival. Felino ágil a ras de hierba, llave que cierra a cal y canto nuestra sala del Tesoro, con aquellas manos que parecen imantar el balón.

Te sorprendió el fotógrafo en el momento más bello, tumbándote en el viento, en una estampa que ya es, para nosotros, eterna. Pasen y vean, es el Txopo. Mírenlo, y admiren su grandeza. El caballero de la estampa es uno de los nuestros. Señoras y señores, respetable público, he aquí fotografiado el hombre que sabe volar.



Imposible olvidar su sangre, su impulso, su salto, su eterna estirada. La seguridad que llegaba, inevitable, con la primera parada. Ese hermoso viaje en cámara lenta de un vuelo impecable. La velocidad y la fuerza de una salida certera.

Posteriormente, durante muchos años hemos vivido del recuerdo. Cualquier tiempo pasado fue mejor, decía Jorge Manrique supongo que refiriéndose a nuestra portería. Han sido años en los que los fantasmas han hecho bajo nuestro larguero su morada. Hasta que hace algunas semanas le vi salir, de nuevo, vestido de negro. Fue la vuelta al viento, la vuelta al corazón de la esperanza. La vuelta del hombre que sabe volar. Alas rojas y blancas, poderosas alas, combativas. De nuevo parece que el aire tenga piernas, tenga brazos y tenga cabeza. Se llama Gorka y me hace, otra vez, respirar tranquilo.

Ayer, por culpa de una lesión, volvieron a anidar los fantasmas. Como bien sabéis Cancerbero es, en la mitología griega, ese fabuloso perro, de tres cabezas, que guarda las puertas del infierno, situado a la otra orilla del lago Estigia. Su principal cometido era no dejar salir a los muertos y no permitir entrar a los vivos, y cumplía muy eficazmente su misión.

Está claro que Aranzubía no es Cancerbero, a lo más, es un simple portero de tierra, un portero que no sabe volar, que, en definitiva, solo puede estar en el portal....de Belén....sustituyendo al burro, aunque ayer haya hecho magníficamente bien el papel de Rey Mago.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Salta Javi!... Salta!....

Sucedió tal día como hoy... Un 23 de noviembre de 1969, domingo.... hace justo ya 38 años...

Faltaban algo menos de cinco minutos para el final del encuentro....

El marcador de la Creu Alta reflejaba que el Athletic ganaba en ese momento por 1-2 al Sabadell en partido oficial de Liga. Era aquella una gran temporada con Ronnie Allen, el inglés que vino a Bilbao, en el banquillo, que había reemplazado a Rafa Iriondo ese año.

El rival de aquel día, el Sabadell, pese a ser un equipo catalán, no era un equipo temible como lo podían ser el Espanyol o el todopoderoso Barça. Sus jugadores mas destacados en aquella época de los 60 eran Pini, Montesinos, Pereda, Garzón, etc. No obstante, justo la temporada anterior los arlequinados se habían clasificado 4º en Liga y jugaban por ello la Copa de Ferias.
.

Marañón es el segundo de arriba de la derecha

Por el otro lado, el inicio de temporada de aquella escuadra rojiblanca de la Liga 69-70, comandada por Ronnie Allen, se asemejaba mas a aquellos míticos equipos campeones de los años 50... San Mamés olía a una nueva época gloriosa, tras ganar unos meses antes la Copa al Elche, tras 11 años de sequía de títulos...

Recuerdo que íbamos líderes cuando rendimos visita a los arlequinados y, dentro de esa aguerrida formación, Javier Clemente Lázaro, a sus 19 años, se había hecho ya un hueco en la alineación titular. Su zurda prometía.

Clemente había debutado en el Athletic un año antes, a los 18 tacos, el 1 de diciembre de 1968. Javi empezó jugando al fútbol en aquel patio del Colegio de Los Hermanos de La Salle, justo enfrente de su casa de Barakaldo. Allí le conocí yo por primera vez.

La enorme clase y desparpajo de aquel chaval rubio y menudo no pasaron desapercibidos a los ojeadores y en seguida fue al juvenil del Baracaldo. Seguido recaló a los 16 años en el juvenil del Athletic, fichado por Gaínza e Ipiña.

En su primera temporada como rojiblanco ya despertó pasiones en los graderíos, y le apodaron como el nuevo "Bobby Charlton", por su estilo similar elegante e inteligente de juego,... aunque no faltaba, con razón, quién argüía que andaba escasito de fuerza el delicado jugador fabril...


Fue tan impactante su irrupción en aquel equipo que muchos coches de Bilbao comenzaron a lucir en su luna trasera la pegatina que rezaba:

.

«Clemente, el 10 del Athletic».

Y todas las madres de Bizkaia suspiraban por llegar a criar un chico tan majo como ese tal Clemente...


Pero volvamos a la Creu Alta,... a aquella tarde fatídica...

Poco antes de que acabara el encuentro, una jugada típica de contraataque por banda izquierda,... probablemente una galopada de Txetxu,... centro pasado raso al área blaaquiazul que nadie remata en primera instancia y la bola pasa al segundo palo...

Allí llega de atrás el rubio rojiblanco, como cuan welsungo, para enchufar la zurda y certificar el 1-3, en una posición similar a la de la fotografía...

Pero a la par en la zona entra en escena un barbudo arlequinado que se tira algo lateral a Javi en segada metiendo la pierna en plan plancha a media altura de la tibia,...

Entre el murmullo del público, antes de rematar, un grito sonó en el campo :


- Salta Javi!... Salta!......

Era la voz en grito de su amigo Fidel Uriarte, el sestaoarra a quién ese mocoso le había robado el 10 dejándole echo un 8...

Pero Javi no le oyó. Su destino estaba escrito aquel día de anetmano sobre el verde césped... y el fino interior de Barakaldo, como en un acto reflejo irremediable, en vez de dar un brinco, metió el interior del pié con fuerza al balón, con esa nobleza que siempre le caracterizaba... a la par que los tacos de la bota del "malencarado" Marañón (véase cromo) impactaban con algo mas duro que un cuero,....

Y de repente aquel rubiales con cara de crío un poco chulillo, y que como dirían ahora iba para "crack", sintió la onomatopeya pero de otro "crack"... Ahora era su tibia la que "hablaba"...

Seguro que Javi, como buen discípulo de La Salle, se diría asímismo, al verse en el césped inmóvil y dolorido como nunca antes...

Vamos Lázaro!... que no ha sido para tanto... Levántate y anda!...

.
Pero en la Creu Alta no había lugar para los milagros, amigos zurigorris...

Las crónicas de aquel día resaltaron que, en principio, la lesión no parecía de mucha entidad, aunque Clemente tuviese que abandonar el campo en camilla.

Luego, lo que en principio iba a ser un accidente para quince días, se convirtió en un problema muy muy serio.

Después de cinco operaciones, - !aquel famoso Dr. Trillat!- todas ellas infructuosas para devolverlo al césped, nuestro menudo jugador tuvo que abandonar el fútbol quedándose en una incógnita las verdaderas posibilidades de ese chico "10" para la familia zurigorri...

Meses después, su compañero de media, Igartua, sufría una lesión similar en Balaídos, ahora a pies del tosco Pedrito del Celta.

El 19 de agosto de 1975 se le realizó un emotivo homenaje a Javier Clemente en San Mamés frente al Borussia de Moenchengladbag de Heynckes Bonhoff, etc, siendo sostenido por las muletas y arropado por sus compañeros y afición en ese amargo "agur" a su trayectoria como jugador a los 25 años de edad.

Clemente sólo tuvo tiempo de ganar una Copa como jugador y fue con aquel mítico equipo del 69 que entrenaba Iriondo, y del que todos los chavales nos sabíamos de carrerilla la alineación titular: Iribar, Saéz, Echeberría, Aranguren, Igartua, Larrauri, Argoitia, Uriarte, Arieta, Clemente y Rojo.

Respecto a su vida como jugador, en comparación con su posterior etapa como entrenador, Clemente comentó: "Es totalmente distinto ganar un título como jugador que como entrenador. Como entrenador te toca siempre una pequeña parte del triunfo, lo demás pertenece a los jugadores. La verdad es que disfruté mucho más como jugador, no hay comparación."

Tal vez el dramatismo de su prematura retirada haya contribuido en gran medida a acrecentar la épica de su juego, y a engrandecer, de forma nostálgica, aquellas virtudes suyas, pero acaso no tan extraordinarias, para convertirse el simple jugador en un mito irrepetible en donde siempre la leyenda traspasará la realidad...

Nunca lo sabremos!...

Pero lo que si sé, es que nunca jamás he sentido tanto la pérdida de un jugador rojiblanco como la de un tal Javier Clemente Lázaro,... guapo, rubio, chulo....

Y de Barakaldo, jolín!...

El Bobby Charlton rojiblanco

Tengo miedo ...


... dicen en la radio que el domingo vamos a jugar con rombo:


Orbaiz más retrasado.

David López y Gabilondo en las bandas.

Yeste de mediapunta.


Un solo pivote. Y encima mermado físicamente (al menos yo no le veo bien)


Y sin Iraizoz.


Sí: tengo miedo.


¿Alguien puede tranquilizarme?

¿Sería tan mala una S.A.D.?

Desde que se aprobara aquella ley que instauró las SAD, a orillas del Nervión hemos estado muy orgullosos de haber podido mantenernos al margen.

Desde el principio intuimos que adoptar la forma de una sociedad mercantil, en la que votan las participaciones iba en contra de nuestra forma sentimental y tradicional de entender el fútbol, de nuestro sentido de pertenencia, y del carácter democrático popular que deseábamos fuera acorde con el voto de las personas, sin ponderar por razones económicas.

Los hechos posteriores, con empresarios que han comprado literalmente clubes de solera, como han sido los Jesús Gil, Lopera, etc. unido con dos ejemplos próximos como el triste devenir de nuestra vecina de San Sebastián y el bochornoso espectáculo vivido por el Alavés a manos de Dimitri, no han hecho sino confirmar esa sensación.

Pero ¿realmente estamos seguros de que una SAD sería tan mala?

Yo no quiero una SAD, pero en este blog, nacido para exhibir a MarioSila y reflexionar sobre el Athletic, no está de más que dediquemos un día a pensar sobre el tema.

Los males del Athletic

Creo que hay un cierto sentir respecto a que los males principales del Athletic son:
  1. Fractura social. Como comentó Iragorri el otro día, las elecciones han traido consigo una fractura social al Athletic, que podemos considerar enquistada. Somos dos mitades. Y eso es una fisura que lejos de desaparecer crece y crece.

  2. Contratos blindados y sueldos vitalicios. En ese ambiente de enfrentamiento, cada presidente quiere llevar a Ibaigane y a Lezama a los suyos. Y para que le sigan, para garantizarles que no sea un trabajo de cuatro años (o menos) si no repiten, no tienen otra que firmarles contratos fuera del mercado. Así aumenta el gasto, el número de empleados, y la cantidad de gente que da, recibe y paga favores a costa del Athletic.

  3. Falta de continuidad en el trabajo de cantera. Parecido. Cada directiva quiere dejar su impronta en Lezama, se cambian los responsables y los métodos. Un trabajo que ha de ser a largo plazo o no ser, se ve sometido al albur de un proceso electoral cada pocos años. El mal resultado de Lezama no creo que sea ajeno a ello.

  4. Idem con los entrenadores. Pobres de nosotros cuando al entrenador le pilla un periodo electoral. Se interrumpe su trabajo, o se le renueva a destiempo por los que le han traído para que los que vengan le tengan que indemnizar.

  5. Fichajes caros y a destiempo. Los entrenadores y los jugadores no se traen cuando hacen falta. Se traen cuando hay elecciones, y al precio que sea, ya que son necesarios para ganar la elecciones. Este año hacían falta jugadores, es cierto, pero a nadie se le escapa que la forma y las fechas de negociar han encarecido los productos. Por no hablar de la última venida de Jupp en unas condiciones desorbitadas, o de Clemente con Lertxundi como consecuencia de un pacto para luego echarle (e indemnizarle) Otra forma de gastar de más.

  6. Impunidad. Los directivos pueden hacerlas pardas, como lo de Zubiaurre o los contratos de Otxoa y el Txato, que aquí las directivas nunca son responsables. Los avales, teóricamente una garantía para el socio de a pie, no se ejecutan nunca, o son por unos importes ridículos para la naturaleza de lo que se habla. No se me olvida que se pueden liberar avales generando superavit mediante la venta de jugadores (Del Horno) con lo que se incentiva que los dirigentes descapitalicen deportivamente al equipo para proteger sus patrimonios. Ya vendrá otro a levantar el muerto.

  7. Falta de sentido de propiedad. Así, los avales son solo un filtro para que únicamente una clase de socio pueda dirigir el club, y encima lo haga jugándose el dinero de otros que no el suyo. Así, se consagra un divorcio entre la clase dirigente y la masa social, y una de las ventajas de ser un Club -el sentido de pertenencia- desparece.
  8. Estamos en la ruina. Hace falta una ampliación de capital y no veo al socio de a pie muy dispuesto. Y además, dar más dinero para seguir administrándolo igual, sería una locura.

Sin embargo, en una SAD, seguramente se cubriría esa ampliación de capital, y si se forma un núcleo duro de accionistas fuertes que se pongan de acuerdo, no habría elecciones, ni alternancia. Se cerraría la sangría electoral, no habría necesidad de colocar con premura a los “suyos”, el trabajo de cantera se haría a largo plazo, los fichajes de jugadores y técnicos no serían bazas electorales. Y sobre todo los gestores se jugarían su propio dinero, no el de una numerosa masa de socios individuales (e indefensos). Se notaría un huevo. Y se liberarían recursos para lo que interesa: fortalecer lo deportivo.

Inconvenientes de la S.A.D.


Se me ocurren dos:
1.- Aun menos sentimiento de pertenencia. Pero como he dicho, al paso que vamos ese sentimiento es cada vez menor. Es muy difícil ser socio del Athletic hoy en día y sentirse dueño del mismo. Pero se nos haría raro que un grupo de empresarios se reunieran y decidieran por nosotros el Presidente y el Consejo de Administración. Sería una diferencia más psicológica que real, pero existiría: y no hay que menospreciarla. A mí, por ejemplo, aunque sea algo un poco infantil, me molestaría. Por no hablar de la aversión que una parte de la masa social siente hacia todo lo que huela a capitalismo, que podría abrir más la herida interna. (Es un poco ridículo, ya que a solo un ingenuo le puede parecer que el sistema actual de aplicar el modelo es menos capitalista, pero bueno: después de leer que a los que votaron al encorbatado Erkoreka les molestan las corbatas de Athletic Eup, ya me puedo creer cualquier cosa)


Consejo de Administración del Athletic Club S.A.D.


2. Riesgo de perder nuestra filosofía. Sí, pero menos. Por dos razones:



a) En el Athletic, su filosofía es el principal banderín de enganche de socios y simpatizantes. Es su patrimonio, la característica de su marca. Aunque nos dirigieran con métodos estrictamente empresariales, se lo pensarían muy mucho antes de dilapidar un activo así. Correrían el riesgo que quedarse sin clientela.


b) Ya hemos tragado por muy club que seamos. Jose Marí, Ezquerro ... los propios David López y Aranzubia ... Se han ido metiendo jugadores de tapadillo y no hemos protestado. Solo lo de Kepa, por ser en periodo electoral, lo hemos podido frenar. La amenaza a la filosofía para mí puede venir más de un cambio que se está dando en Vizcaya (y no hablo de la inmigración) que de un Consejo de Administración que sepa lo que se hace. Igual desarrollo el tema otro día.

En suma. No me gusta la SAD. Pero a fuer de sincero tengo que admitir que, por lo menos en lo que a mí respecta, y visto lo visto, las ventajas prácticas superarían a los inconvenientes sentimentales.

Y es que, vamos a ver ¿acaso aprovechamos las ventajas de ser club? ¿algún socio se ha planteado demandar a Arrate? ¿y a Lamikiz? ¿de qué nos sirve ser dueños del club si no ejercemos? Yo lo diré: para ser los que pagamos.




¡A las armas, zurigorris! ó Beti guiando a la afición



Si no estamos dispuestos a hacer de dueños, e ir a la guerra para echar a la casta directiva, yo cada vez veo más cerca el día en que esté dispuesto a entregar la cuchara y reconvertirme en cliente del Athletic, pagar mi entrada (pero solo mi entrada), y animar (¿de qué me suena esto?)

¿No os gusta? Vale. Pues al juzgado. Si otro da la cara, yo estoy dispuesto a participar en los gastos.

Espero que no interpretéis esta reflexión como una propuesta de conversión a SAD, como si fuera la panacea de todos nuestros males. Simplemente quiero hacer notar que ante la forma que hemos tenido de gestionarnos como Club “a la antigua”, hemos asumido todos los inconvenientes y tan solo las ventajas sentimentales de no ser SAD.

Además, con nuestra situación económica, me temo que la SAD es nuestro destino, y antes que en el suicidio prefiero empezar a pensar en prepararme para una conversión al estilo de la fábula de “la zorra y las uvas”.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Hoy es Santa Cecilia


Pues sí, amigos y visitantes de este ambigú. Hoy se celebra la patrona de los músicos.


Quiero hacer pues un alto, al menos en lo que a mí respecta, en esta sucesión de entradas nostálgicas sobre nuestro pasado y deprimentes acerca de nuestro presente.


Quiero también oxigenar esto un poco después de que el merengón y el gay que viven atrapados en el cuerpo de poteador zurigorri y hetero de Piston asomaran ayer un poco la nariz, aquí, en el ambigú.


Así que hoy quiero rendir un tributo a la música y un homenaje a los músicos: desde los grandes solistas a los anónimos violinistas (y maltratados violas) de las orquestas. Desde los grandes directores a los músicos ameteurs de las bandas populares. De los millonarios a los que llegan a fin de mes con el complemento de las clases particulares.


A todos ellos: felicidades y gracias. Gracias por hacer posible que los cazurros como yo podamos disfrutar del maravilloso don de la música que interpretáis, de todos los estilos y géneros, y sin la cual la vida (al menos la mía) sería mucho más triste y apagada.


He seleccionado un video. Ni es el mejor entre los millones que hay en youtube ni pretende serlo. Pero al pensar en Santa Cecilia me vino a la cabeza la película que he visto que, en mi opinión, mejor ha captado la naturaleza de la música. Música que está presente no solo cuando suena, sino también en los dialogos, en la fotografía, en los silencios ...


Esta gran película, que recomiendo especialmente ver en V.O.S. (sin la musicalidad del francés no es lo mismo) es "Todas la mañana del Mundo" que cuenta la relación entre dos músicos de la época de Luis XIV: Sainte Colombe y Marais. Uno lleva vida de asceta desde la muerte de su mujer, y consagrado a la música por la música, desprecia el éxito, la fama y el dinero. El otro, su mejor discípulo, vende su arte a la corte donde hace una gran carrera, pero añora la profundidad y la verdad desnuda de la música de su maestro.


Es una película emocionante para los que aman la música.


En esta escena vemos a Sainte Colombe tocando en soledad, mientras añora a su mujer prematuramente fallecida. Al conjuro de sus notas, hasta llega a evocar su presencia ante él. Os dejo ya en su compañía (nota: sabiendo quienes visitan este blog, puede que a algunos os parecezca un coñazo, me temo)




video

miércoles, 21 de noviembre de 2007

El himno del Athletic tiene dos autores...

Este curioso artículo de Alberto Bacigalupe me ha remitido nuestro "músico" del Ambigú, el virtuoso lagun trompalari "Elwood Blues,... para que sea publicado hoy jueves, 22 de Noviembre, día de su Patrona, Santa Cecilia....



"El himno tiene dos autores"

El himno actual es adaptado por Carmelo Bernaola, que partió de una partitura compuesta por Beobide, llamada "Altza Gaztiak".

Esta marcha fué publicada en 1933, por la editorial de música vasca de Tolosa. En el catálogo figura como pasacalles, añadiendose que es una obra dedicada al Athletic club, idéntico epígrafe al que figura en la cabecera del pentagrama, impreso con carácteres mas grandes y un paréntesis que hace constar como Himno de los mendigozales.


Pero al parecer, Beobide ignoraba que la segunda melodía integrada en ella no era una melodía popular sino popularizada, y que había sido compuesta en 1904 por José Olaizola y estrenada por la banda de Txistularis de Zarautz el día 5 de febrero de 1905, y conocida como "Aupa Mutilak".


Añadió esta melodía pero sin la intención de plagiar, pues creía que eran sones, propagados por la tradición. Las partituras se pasaban de mano en mano, sin mayor formalismo, se copiaban a mano y muchas veces el autor se perdía en el trascurso del intercambio.



En su nº 10, correspondiente a los meses de septiembre y octubre de 1929, la revista Txistulari publicaba una biribilketa firmada por Isidro Ansorena con el título "Pusketan", con una nota que decía: "Melodía original de José Olaizola", refiriendose al "Aupa Mutilak", lo que confirma la existencia previa al Altza Gaztiak de Beobide.

Cuando en 1969 falleció Olaizola, sus herederos hallaron una partitura para piano de Aupa Mutilak, autografiada, además de señalar su año y estreno.

"Aupa Mutilak" figura inscrita con el P. número 222, de fecha 29 de diciembre de 1973, en la Cámara de Propiedad de Gipuzkoa.


El 23 de septiembre del 2004 en la Comisisón de dictámenes y conflictos se celebró un acto de conciliación para determinar la autoría del Himno del Athletic, que dictaminó lo siguiente:

En las partituras del himno del Athletic Club deberán constar: Himno del Athletic Club. Música: Feliciano Beobide y José Olaizola. Arreglos y Dirección: Carmelo Bernaola. Letra: Antxon Zubikarai. Coros de la ABAO.

Como vemos, las músicas del Athletic tienen raíz foránea. Primero fué el Alirón de Teresita Zaza, de Madrid, y ahora resulta que el himno del Athletic tiene compositores guipuzcoanos. Queda el consuelo que Bernaola era de Otxandio, a pocos metros de Alava, pero bizkaino.

Aaaaaattttthhhhlllleeeeettttiiiiiccccc!!!!!... Eeeeeeeuuuuuupppppp!!!!!!....

.



Athletic gorri ta zuria


danontzat zara zu geuria


Erritik sortu ziñalako


maite zaitu erriak


Gaztedi gorri-zuria.....

Ese obscuro objeto de deseo...


Quién no recuerda esa última película de Buñuel en la que un hombre maduro, (Fernando Rey), ocioso y con dinero, se encuentra con una muchacha mucho más joven que él. La chica es de origen español (Ángela Molina), aunque trabaja en Francia. Pronto ella se siente atraída por él, a la vez que éste la desea. La chica manifiesta mucha ternura, pero quiere conservar su virginidad hasta después del matrimonio. El hombre se obsesiona con poseerla hasta la locura.

No parecería una película de Buñuel en su aspecto surrealista si no fuera porque el papel de la joven está interpretado indistintamente por dos actrices, una jovencísima Ángela Molina y Carole Bouquet (morena y rubia, respectivamente), sin venir a cuento y sin razón aparente, ni simbólica, ni de edad, ni nada, ni siquiera se parecen la una a la otra, las actrices se intercambian según la escena. Es parte del surrealismo absurdo, provocador, y muchas veces divertido del genio aragonés.


Ya sabeis todos que me gusta ser también un poco provocador y socarrón como el de Calanda; y tengo así mismo pensamientos absurdos, casi dalinianos...

Hoy quiero pues confesaros amigos zurigorris que yo también tengo un "obscuro objeto de deseo" futbolero ... y le veo en mis sueños, vestido con la zamarra zurigorri, pantalón negro,... la melena al viento,... otras veces con el pelo mojado por el sirimiri apretando el puño a lo Vicario,...

A veces hasta creo verle celebrando con volteretas por la sabana verde de La Catedral un gol de esos suyos entrando al segundo palo "con todo",... como antaño entraban los nuestros al remate en los corners y faltas...
.
Y es que hay que reconocerlo, amigos zurigorris...
.
Qué pedazo de jugador!...


Cosas de nuestro Athletic


BILBAINO Y ROJIBLANCO ( K-TOÑO FRADE)

¿Por qué soy del Athletic? Porque soy bilbaino. Y siendo bilbaino ya se nace con el amor a los colores rojiblancos.... Ademas soy del barrio de "La Casilla", barrio que vivio la apoteosis del Athletic el 13 de mayo de 1923, cuando gano la final de la Copa por 1-0, jugando contra el Europa en las Corts, siendo "El heroe de la tarde" el portero del Athletic, Manolo Vidal, que a su vez lo era del casillero Club Abandotarra que, ademas de club de futbol, fue "universidad" de bilbainos "tremendistas". Manolo Vidal fue "prestado" por el Abandotarra al Athletic para jugar la mencionada final. Luego, es natural, se quedó en nuestro primer club, siendo indiscutible durante muchas temporadas.

No vean como estaríamos los chavales del barrio famoso con nuestro héroe y vecino Manolo Vidal. Por eso, aquella espléndida tarde del día 10 de junio de 1923, en que el Athletic celebraba su 25 aniversario, todo el barrio se fue a San Mamés para ver a "su Manolo" defendiendo los colores del Athletic contra un combinado formado por jugadores de otros equipos como Zamora, Vallana, Arrate, Samitier, Santiago Bernabeu. Gano el Athletic por 2-1. Tenía yo en aquella fecha 9 años, y al partido me llevo mi vecino e inolvidable amigo Jesus Urtiaga Madariaga, que fue durante muchos años popular agente vendedor, y luego jefe comercial de Chocolates Bilbainos.

Para el acontecimiento mi buena "amatxu" me vistio "de punta en blanco". Parecia un don Tancredo, pero era un chaval. Me puso una banderita de papel, con los colores del Athletic en la mano... !Y a San Mames!. Cuando yo me vi "oficialmente" como espectador en la general de "La Catedral" fue el no va mas. Pero mi amatxu al ponerme "de punta en blanco" no habia contado con la escarabilla de la localidad y a que yo era bastante inquieto.... !Y no vean como regresé a casa!... parecía un escarabillero de Simondrogas!... Y así fue "mi debut oficial" como espectador de San Mamés en su famosa general de escarabilla.

Porque mi debut como jugador en "La Catedral" tiene "su miga". Los chavales de "La Casilla" teníamos un equipo denominado "Abando Txiki". La plaza nos servía como campo, otras veces "la campa de los ingleses".


En "nuestro campo" jugaban también, como estudiantes de ingenieros que eran,y por estar allí en la escuela, Ramon Lafuente, Ignacio Aguirrezabala, "Chirri II", "Chitin", Castellanos, Anatol,... todos famosos jugadores del Athletic,... y Jose Luis Isasi "Boby", hijo de don Tomas Isasi "Rolando, famosos cronista "Futbolero" de "El Liberal". El bueno de "Boby" escribia "Ecos de Sociedad" en el diario deportivo Excelsior y, a su vez, estaba muy metido en el Athletic, siendo manager del "Athletic junior", y el fue quién concertó el partido entre su equipo juvenil y el Abando Txiki.

Era la tarde del 13 de mayo de 1928 cuando el "Abando txiki" saltó al cesped de San Mam´´es luciendo su camiseta morada con pantalón blanco, menos el portero que lucía un jersey verde hierba, que abría el apetito a la vaca inapetente. El portero era yo. Debo de advertir que este partido de juvenil se jugó "como aperitivo" del partido Athletic-Cette de Francia. En este partido, el Athletic probó como delantero centro a José Zuazo, tambien de La Casilla, y que jugaba en el Indautxu.
Y comenzó el partido. Yo en la "portería de Capuchinos" y a los pocos minutos ya me habían colado un "chicharro". Y luego otro... y otro. Así hasta cuatro. Y a cada "chicharro" que me colocaban, dos espectadores que estaban justo detras de mi, me increpaban diciendome: !A la Misericordia,hijo!... Al cuarto "chicharro" ya no me pude contener y de forma airada me volví hacia ellos y les dije:"A la Misericordia va a ir su madre!". La que se armo "fue manca". Menos mal que a los pocos minutos terminó el primer tiempo.

En el segundo tiempo me sacaron de medio, permutando el puesto con Rafa Marina; le colocaron dos "chicharros" mas.
El resultado fue de 6-1 a favor, claro, de los juniors del Athletic. Rafa Marina fue luego durante muchos años pintor industrial del Athletic.
Las señoras que se metieron conmigo fueron dos "forofogoitias" muy populares, siempre con sus bufandas rojiblancas.Tuvieron una confitería famosa en calle famosa.
El poco público, por coincidir con la estancia del circo Krone en la Campa de los Ingleses, y para presenciar tan monumental espectaculo circense acudían verdaderas multitudes.

!Ah!... Y ahora para terminar me marcaré "un farol".

¿Cuántos como yo pueden decir que estuvieron en el 25, 50 y 75 aniversario de la fundación de nuestro querido Athletic? !Ahí queda eso potxolos!. Un abrazo.

P.D.: Gracias a Gorka (Bender para los amigos) por hacerme en su día partícipe de esta historia. Tengo varias mas, las cuales, creo que merecen la pena ser leídas ..... otro día

Un saludo

martes, 20 de noviembre de 2007

Aquel "gisasolazo"



Dicen que la vida es como un pueblo con una sola calle, la misma de llegar y la misma de marcharse. Esa calle tiene dos horizontes, de frente la esperanza, a la espalda....los recuerdos que es una forma de evitar el olvido....Supongo que en épocas rojiblancas en las que el presente ofrece tan poco y el futuro es incierto refugiarse en el pasado da descanso al alma.

Y así esta madrugada me he despertado con una imagen que hacía tiempo no recordaba, un partido contra el Valencia a finales de aquella temporada de 1977 de tan buen futbol (ya sabeis que para mi ese Athletic es el que mejor futbol he visto desplegar jamás) y sin un título que llevarse a la boca.

Recuerdo que era un partido muy importante en la lucha por la clasificación UEFA que aquel año estaba muy, muy competida. Era necesaria la victoria aquella primavera frente al Valencia de aquel tridente mágico formado por Rep, Diarte y Kempes. (Uno de aquellos equipos a los que nuestra plantilla actual, según alguno, ganaría a la pata coja...en fin).



La cosa no comenzó bien con un gol de Rep, aquel extremo derecho de larga melena rubia que era un primor. Felizmente a los pocos minutos, Dani, de penalti, establecía la igualada.(¿Por qué no fallarías ese penalti, Dani, a cambio de acertar en la final de Copa?). El caso es que el empate tampoco bastaba.

El segundo tiempo fue un total acoso y derribo al Valencia, que contragolpeaba , eso sí, con mucho peligro. Las ocasiones se sucedían pero nadie era capaz de marcar. Tal y como lo recuerdo un partido de poder a poder, un auténtico lujo. Nos metíamos ya en los últimos minutos con un Athletic que empezaba a estar agotado cuando a todos se nos heló la sangre.....un pase largo dejaba solo a Diarte que con su larga zancada había dejado atrás a nuestra defensa volcada arriba y encaraba solo, melena al viento, el área.....


Interrumpo aquí el relato para añadir algunos datos sobre el "Lobo" Diarte a quién los más veteranos seguro recordais. Ese delantero paraguayo que aquel año era el ariete de moda por el que el Valencia había pagado 75 millones al Zaragoza, una auténtica barbaridad en aquellos tiempos. El "lobo" estaba haciendo goles , aquel año, como por un tubo, una auténtica pesadilla para las defensas. Su elevada estatura y su cuerpo fornido no le impedía ser muy rápido en carrera, cuando arrancaba con sus largas zancadas era imparable, y además definía en el área como los ángeles.

Pues bien, aquel "lobo" asaltaba, rondando el final del partido, nuestro "establo"....lo ví llegar hacia la portería de Ingenieros como una bala...entró en el área con el balón perfectamente controlado....el "lobo" contra el "txopo".....quien había ya iniciado su salida....el gol se cantaba....todos esperábamos la fatal finta del delantero que le dejaría solo para empujarla....y lo que sucedió fue tan extraño que creo no haberlo vuelto a ver jamás....el "Lobo" no pudo hacer la finta...porque la finta se la hizo primero el "txopo"...así como suena!....Iribar hizo un amago de caerse a su derecha....mientras que con la mano izquierda levantaba el balón de la bota del sorprendido Diarte....que no daba crédito a lo que acababa de suceder y no entendía como , en un abrir y cerrar de ojos, cuando el portero parecía vencido se había quedado sin balón......todavía recuerdo el suspiro de alivio de la grada....

La jugada continuó.....Iribar lanzó con la mano el balón a Gisasola....quien emprendió el trote hacia el medio campo.....llegó hasta él y apenas lo cruzó....el grito de la grada fue unánime y espectacular....!!!tiraaaaaa....tiraaaaaaaa....tiraaaaaaa!!!!!!.....sabedores del poderoso disparo del eibarrés....el conocido "gisasolazo"......


Yo no ví entrar el balón, lo juro, solo lo ví salir de la bota de Agus y luego en un instante en el que supongo que parpadee, lo vi saliendo de la porteria (entonces había unas redes bastante tensas y si el balón golpeaba muy fuerte en ellas terminaba saliendo de puerta)....y del área....menudo trallazo....menuda coz...ríete de Koeman.....impresionante....más de cuarenta metros de "gisasolazo"......un gesto de incredulidad invadió el rostro de Pereira, aquel portero de negra barba, que no sabía si el balón habia entrado o no y por donde.....el júbilo de la grada lo inundó todo....en unos segundos habiamos pasado del 1-2 al 2-1....aquel año terminamos terceros después de derrotar en el último partido de San Mamés , otra vez, por 2-1 a ese Las Palmas de Carnevalli y Brindisi (otro equipo al que hoy tambien maltrataríamos sin piedad....segundo "en fin")que también luchaba por la UEFA.

No es mal recuerdo para estos dias en los que o disparamos desde dentro del área (y si es posible mejor desde el area pequeña)o casi no llegamos a puerta.

Y para finalizar, esta joya que he encontrado en la red. Es de Diarte. Lo siento, "Lobo", seguro que tú hubieras escogido otro, seguro que no fue ésta tu mejor actuación y que marcaste goles mucho más bonitos e importantes....pero no me resisto a daros esta dirección en demostración de que todo el mundo tiene su pasado.

http://www.zappinternet.com/video/LeNgJutRag/El-Lobo-Diarte-T-Volvers

La falacia del "minuto de gloria"

La frase se repite año tras año: "Luego salen los compromisarios a tener su minuto de gloria". Lo dicen en las teles, en los foros, y hasta los amigos con los que me encuentro y con los que me paro a hablar del Athletic.

Soy crítico con algunos compromisarios. Hay algunos que salen a hablar aunque lo que tienen que decir haya ya sido comentado por otros. Y encima, estos suelen ser de los que salen al atril en todas las asambleas, por lo que es legítimo preguntarse si no salen de casa decididos a hablar pase lo que pase y cueste lo que cueste.

Esa descalificación genérica hacia los que intervienen activamente en las asambleas me paree inadecuada:

Es injusta. Toda generalización lo es, y siempre hay intervenciones interesantes. No las dificultemos creando un clima contrario al que sale a dar la cara.

Es equivocada. Para la mayoría de las personas, salir a la palestra en ese gran escenario que es el Euskalduna, con varios cientos de personas, con radios y TV presentes, no es un minuto de gloria: es un minuto de tortura china.

Peligrosa. El problema del club no es precisamente que los socios intervengamos demasiado. Más bien al contrario. Desacreditar el hecho de que los compromisarios hablen no es sino hacer el caldo gordo a los que quieren devaluar el papel de la Asamblea, y hacer que el que esta trate alguna vez de ejercer su papel de control pueda ser mal visto (¡qué coñazo! ¡otro que sale a dar la vara! ¡con lo tarde que es! yo me quiero ir a casa a cenar, etc) Al propagar el tópico del "minuto de gloria" ¿no hacemos de tontos útiles a favor de la presidencia, presidencia que, claro, tiene todo el año para hablar y solo un día para escuchar, aunque sea a la fuerza? Aunque son listos. Ya se han inventado lo de votar antes de escuchar, para que salir a hablar sea todavía más duro al compromisario que vea una sala vacía o con gente entrando y saliendo, escuchando como quien oye llover.
Antidemocrática. El Athletic somos los socios. Todos. Si lo que se escucha y se ve no nos gusta, que puede no gustarnos, no por ello debemos renegar de ello: es nuestra foto. No querer a los socios, o a los compromisarios porque no son como cada uno quisiera o como cada uno se cree que se debe ser (ese es unionista, ese es nacionalista; ese es tonto, ese es demasiado listo; ese es un ricachón, ese es un muerto de hambre; ese es el típico de Bilbao, ese es de pueblo ...) Ese planteamiento, ¿acaso no es no querernos a nosotros mismos? ¿Se puede querer al Athletic y no aceptarnos a la masa social tal y como somos? No sé. Igual no debería decir esto precisamente yo, que a veces soy muy crítico con todo y con todos, pero dejo esa reflexión ahí, para todos, incluido yo mismo.

Tenemos Asamblea pronto. Espero que se escuche con respeto a todos los compromisarios y que se de marcha atrás a ese vergonzoso cinismo de empezar a votar antes de terminar la deliberación. Y no añadamos una carga extra al duro trago de salir a dar la cara, cada uno con sus luces, su elocuencia y sus ideas, mientras otros estamos cómodos en casita con el pijama, la cervecita fresca y la bolsa de patatas fritas.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Yo confieso.

Confieso que nací con la pasión zurigorri corriendo por mis venas. Confieso que en mi primera foto, que recuerde haber visto, aparezco, allá por la antigua bolera de San Adrián, mañana soleada, de la mano de mi abuelo, balón debajo de la axila, sujeto entre el brazo y las costillas, con mi camiseta rojiblanca, con esas rayas que cruzan el alma, camiseta con la que mi madre, a veces, me dejaba dormir, y unas piernillas delgadas y torcidas que aparecían por debajo del ancho pantalón negro.

Confieso pues que desde que era un gorrión mi universo ha girado alrededor del rojo y blanco. Aquellos tiempos en los que todavía había una inocencia que perder.


Confieso, pues, que no podría explicar qué ha sido mi vida, quién soy y lo que siento sin mencionar al Athletic. Lo confieso, sin importarme la mofa y el escarnio al que por ello me sometan los pseudos-intelectuales y los cretinos de guardia.

Confieso, también, haber vivido mi pasión rojiblanca de cara al campo y de espaldas al palco. Confieso haberme emocionado desde niño al acercarme a San Mamés, haberme encontrado en casa al pisar Lezama, y confieso no haber sentido nada en las cercanías de Ibaigane y haberme sentido "extraño" e "incómodo" las pocas veces que he pisado el edificio.

Confieso mi alergia hacia lo "institucional" y hacia los grupos organizados (a menos que se trate de quedar para cenar). Nunca, pues, me he preocupado de los entresijos del club, de quienes lo dirigían ni de sus componendas. Confieso que lo mío ha sido - Ercoreka dixit- pagar y .....disfrutar o sufrir, (últimamente, sobre todo, sufrir) en el campo.

Ahora, golpean mi conciencia rojiblanca, me dicen que soy responsable, por dejación, de la situación a la que ha llegado nuestro club. Seguramente tienen razón. Recuerdo lo que Shakespeare pone en boca de Casio , cuando dirigiéndose a Bruto en las escalinatas del coliseo le dice, "la culpa, querido Bruto, no reside en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos".

Y aunque confieso que suele, a menudo, invadirme el espíritu kafkiano al considerar que el "sistema es todopoderoso" y poco hay que hacer contra él, siempre hay un momento en el que la gota colma el vaso y el paciente campesino decide tirar el arado y buscar un mejor futuro en el bosque de Sherwood.

Así me confieso hoy aquí, con unas manos, un corazón y un voto. Dispuesto a "molestar" lo que se pueda hasta que aparezca nuestro Robin o muramos, al menos, con las botas puestas.

Crisis?... What crisis?...




Así rezaba en aquella provocadora portada del famoso LP de Supertramp de los años 70. Un hombre en bañador con gafas de sol tumbado en una hamaca bajo una sombrilla, tomándose tranquilamente un combinado mientras escucha la radio en una zona industrial tremendamente degradada y contaminada...



Hemos expuesto estos días atrás diversas opiniones sobre el modelo de cantera y cómo implementarlo. En la mayoría de los comentarios se apuntaba como causa de la crisis de jugadores bien a errores en su formación por utilizar un sistema que parece excesivamente proteccionista y provoca falta de competitividad en los cachorros o bien a los vaivenes en el Plan de cantera en base a la Junta Directiva de turno.



También se señalaba al handicap de no tener en esta década un último eslabón, con un equipo vizcaíno en Segunda A, para que el salto a la Primera División fuese menos traumático.



Pero... ¿Y si el problema no radicase en el sistema de cultivo escogido - léase modelo ecológico vs. invernadero-, sino que estuviese en nuestra propia tierra-madre - representada mitológicamente abajo por la Diosa Erda- que nutre a ambos sistemas de producción de "manzanas", y estuviese tan degradada como la de la portada del disco?.


.


Wotan el tuerto y Erda


Y es que podríamos pensar que es un problema de nuestro modelo de cantera si viésemos como en otros Clubs, siguiendo una metodología diferente, se desarrollasen jugadores de gran calidad en Tajonar, Zubieta, etc...


Pero es que resulta que los modelos de formación de esos otros Clubs vascos son prácticamente similares al nuestro. Es más, probablemente sean una burda copia del mismo. Y tampoco creo que nuestro modelo de cantera sea muy diferente a la de otros Clubs europeos como el Ajax o el Liverpool, por poner dos ejemplos.


Por consiguiente,...


¿No será, mas bien, que lo que realmente está en crisis es el propio fútbol vasco o euskaldún?.


Si hacemos una reflexión del momento actual, podemos ver que en la Selección absoluta que jugó el sábado contra los suecos no había ni un sólo jugador vasco. Es más, en los últimos años tan sólo 3 jugadores, si no me falla la memoria, han acudido a las convovatorias de la roja con alguna asiduidad: Alonso, Etxebe y Del Horno. Estos dos últimos, a la vista de su estado actual de juego, difícilmente creo puedan volver a ser convocados.

Si retrocedemos a los últimos 10 años, a esa cortísima lista tan sólo se podría añadir a Guerrero. Por tanto, nuestro "caché" a nivel internacional se ha reducido en esta década drásticamente hasta números muy preocupantes.


¿Igual el problema estriba en que los chavales que pueblan hoy las ciudades de Euskal Herria no tienen suficiente "hambre" de fútbol como antaño?. Es evidente que la Sociedad vasca de los años 40 y 50 no es la misma que la de ahora mucho mas opulenta y consumista. Aquellos jugadores míticos tuvieron una infancia muy difícil, con muy pocos recursos, donde apenas había que llevarse a la boca y el fútbol podía ser una salida.


Los adolescentes del siglo XXI, en cambio, viven en una sociedad excesivamente protectora, en la que tienen una oferta de deportes y de ocio amplísimas en las que "consumir" su tiempo de juego. Aún así, el fútbol sigue siendo entre ellos el deporte mas practicado.



¿Pero significa eso que realmente les atraiga la práctica del balompié o lo que verdaderamente les llama la atención es la parafernalia mediática que existe en estos momentos en torno al fútbol?.

Los chavales pasan muchas mas horas jugando al fútbol en la Playstation, o viendo la Premier en la TV, a diferencia del que dedicábamos nosotros entonces en la calle echando una pachanga improvisada con dos jerseys de portería y una lata de sardinas. Pero es que seamos sinceros: tampoco en la calle se puede jugar como antaño.


Por otra parte, el nivel de los jugadores de los equipos de fútbol base ha bajado muchísimo. Antes, en mi época- años 60- para que un juvenil (no había otras categorías) llegase a jugar en alguno de los equipos de entonces de mi pueblo, Retuerto, "Sanvi" o Lutxana, tenía que tener un nivel altísimo. Ya no digamos el que había que tener para llegar a jugar en los 60 en el juvenil del Barakaldo.


A día de hoy, y pese al descenso en la población infantil comparado con aquella época, el número de equipos de barrio federados ha aumentado en la localidad fabril hasta duplicarse en 30 años. Además de los 3 clásicos que he mencionado están el Zuazo, el Pauldarrak, Centro Gallego y el Dosa Salesianos. Y eso que este año ha desaparecido el Ansio.


¿Pero eso ha conllevado una mayor calidad?. . .

Mas bien creo que todo lo contrario. Cada fin de semana me hago de bruces viendo la cantidad de "tuercebotas" que militan en sus equipos cadetes o infantiles o en sus rivales. La mayoría de estos chavales que están actualmente federados en estos Clubs modestos se habrían quedado en mi época sentados en el patio viendo como los demás jugábamos en el recreo.





Derby San Vicente - Lutxana de cadetes



Muchos de estos chavales mediocres además juegan obligados casi por sus frustrados progenitores, que desean que sus vástagos sean aquello que ellos no pudieron llegar a ser nunca. Por cierto, en mi época a ningún padre se le ocurría ir a ver jugar a su hijo, y menos comportarse como un energúmeno si iba. Ahora, hasta las madres acuden a los campos a ver que tal les sienta el uniforme a su "perla".


Miro de soslayo lo que ha pasado estos años en otras sociedades europeas avanzadas en las que el fútbol es también el deporte rey y no vislumbro tantos cambios.
.
Miento!...


Me viene a la cabeza la Selección de Francia... En apenas 15 años ha pasado de ser un equipo del montón a ser una de las 4 potencias del mundo. ¿Cómo lo habrán conseguido?.

No hay mas que ver la piel y la cara de los jugadores que la integran y cantan orgullosos "la Marsellesa". Aún se refleja en sus rostros la necesidad por la que probablemente pasaron en su dura infancia,... por muy multimillonarios que sean actualmente los "bleus"...

¿Será ese pues ese problema?...
.

¿Tendrán los chavales vascos que volver a pasar "hambre" para llegar a triunfar?...